Ficha de partido: 01.08.1922: Valencia CF 2 - 4 FC Barcelona

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 4
FC Barcelona
FC Barcelona

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Arturo Montes
15'
UriachBruguera
15'
Descanso
45'
Mallorqui
50'
'Rino' Costa
55'
Mallorqui
71'
Cella
76'
Gracia
86'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Les Corts
Aforo: 60.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 20/05/1922 (Demolido en 1966)

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

Con mayor interés, si cabe, que el primer partido celebrado entre estos clubs, era esperado este segundo encuentro, toda vez que dado el mal juego que ambos teams habían desarrollado, se suponía, con justo fundamento, que en este partido intentarían borrar el mal efecto causado anteriormente; pero el numeroso público (pasaban de seis mil almas) congregado, sufrió nuevo desengaño, pues prescindiendo del primer tiempo, en que se jugó bastante, aunque nunca lo que correspondía al gran interés existente, el resto fue una cosa sosa, aburrida, alterada únicamente por las naturales protestas del respetable al pésimo juego de los valencianos, aprovechado, lógicamente, por los catalanes, para conseguir el empate y luego la diferencia que les dio la victoria.

A las órdenes del catalán Casadesus, se alinean los teams en la siguiente forma: Barcelona: Bruguera, Conrado, Martínez Surroca, Torralba, Blanco, Rodríguez, Campius, Celia (I), Gracia, Mallorquí, Celia (II). Valencia F.C.: Martínez, Gascó, Pinol, Reverter, Hipólito, Esteban, Riño, Cubeils, Montes, Bellver y Cordellat. Comienza el juego con dominio alterno, que poco a poco se transforma en acentuado dominio valenciano, consiguiendo éstos varios corners. El último de éstos lo recoge Montes de bolea y de fuerte tiro lo introduce en la red, sin que Bruguera, que se lanzó rápido al suelo, pudiera hacer nada por evitarlo, pues, por el contrario, dada la fuerza que llevaba el balón y el golpe al caer al suelo, se dislocó la muñeca, por lo que tuvo que sustituirle Uriach. En esta situación se mantuvo el juego hasta finar el tiempo.

La segunda parte, fue arbitrada por el antiguo jugador Sr. Berrondo, toda vez que el Sr. Casadesus, convencido de las justas protestas que motivó su parcial arbitraje a favor de sus paisanos de Barcelona, cedió el pito a aquél. Los comienzos de este tiempo nos hicieron presagiar que, por lo menos, seguiría desarrollándose idéntico al anterior, juego que, si no era precisamente superior, tampoco era malo. Mallorquí consiguió el empate, rematando un freekik. Nuevo ataque valenciano; varios shoots de Bellver, Montes y Cubells, son repelidos por Uriach, terminando en melée, que remata Rino. Este tanto, en vez de animar a los valencianos, hace efectos contrarios, pues se mantienen en peligrosa defensiva. Mallorquí consigue nuevamente el empate a dos tantos. Esto acabó de desconcertar a los valencianos, pues desde que les marcaron este goal hasta el final del encuentro¡ todos sus jugadores, sin entenderse ni por casualidad y fallando de un modo escandaloso, perdieron un encuentro sin que mediara motivo para ello.

Los delanteros catalanes, junto con sus restantes compañeros, aprovecharon estos momentos para conseguir la victoria; varios balonazos, que merecían ser goals, rebotaron en los postes valencianos; pero al final, Gracia y Celia consiguieron los dos tantos que les aseguraron el triunfo. El Barcelona, en estos encuentros y salvo algunos momentos buenos, por lo general hicieron un juego bastante flojo, impropio de la categoría de muchos de sus componentes; además respecto a juego limpio, no ha sido precisamente en esto en lo que más han brillado Conrado, Martínez Surroca y Rodríguez. Los mejores, fueron: Bruguera, Gracia, Mallorquí, Blanco y M. Surroca.

El Valencia, solamente actuó bien en el primer tiempo del segundo encuentro, pues en el restante estuvo malísimo. Reverter, que con su valentía salvó múltiples situaciones difíciles, puede decirse que fue el único merecedor de elogios.