Ficha de partido: 14.08.2005: Valencia CF 0 - 1 Udinese

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 1
Udinese
Udinese

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Muntari
25'
Fabio AurelioEdu Gaspar
33'
Carlos Marchena
39'
Felipe
43'
Descanso
45'
MauriVidigal
45'
Pablo AimarPatrick Kluivert
45'
ZenoniTissone
58'
Marco Di VaioDavid Villa
65'
Di Natale
78'
GustavoJuárez
80'
Mauri
81'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Udinese

Records vs Udinese

Máximo goleador: Ninguno
Goleador rival: Di Natale (1 goles)
Mayor victoria: Ninguna
Mayor derrota: 0 - 1 (14.08.2005)
Más repetido: 0-1 (1 veces)

Crónica

El Valencia dista mucho de ser el equipo que quiere Quique. En el Trofeo Naranja ha puesto de manifiesto unas carencias que ya evidenció en encuentros anteriores. Se convirtió en mera comparsa y se despidió del torneo colista y con más pena que gloria. Ha sido un bloque gris, con muy pocas ideas y menos acierto. Los conceptos que trata de imprimir el entrenador cuesta asimilarlos o se hacen mal. Ayer tuvo una reacción tardía. Sólo por momentos, en el segundo tiempo, se vio cierta intención cuando coincidió la fantasía de Aimar y Vicente. Y la visita del Hamburgo, amén del inicio de la Liga, está ahí, a la vuelta de la esquina...

Quique ha reclamado desde tiempo un lateral derecho. Ha soñado con Sagnol y, aunque el presidente aseguró que la plantilla estaba cerrada, el técnico dejó las puertas abiertas de par en par. Sabe que Subirats busca desesperadamente cumplir con una necesidad que debería haberse saciado tiempo atrás, cuando se afrontó la planificación, y ahora tiene el peligro de acabar en un remiendo, puesto que en el club esperan para el curso siguiente la llegada del lateral francés del Bayern. No sólo falla la defensa
Pero los males del Valencia no se reducen a la defensa, porque el equipo cojea del ala derecha y de algunas zonas más. Ese es el trabajo en el que Quique está poniendo todo su empeño para afrontar el campeonato con garantías.

El escaso peligro que creó el Valencia durante el primer tiempo llegó siempre por la izquierda, con Vicente como protagonista. Él fue quien puso las notas más brillantes en un equipo que necesitaba golear para llevarse su torneo, pero se mostró con escasa ambición y menos ideas. Las tres pinceladas del zurdo de Benicalap y la fortaleza de Albelda en la zona media fue lo único destacado. Quique mantuvo su habitual dibujo (4-4-2). Por delante de Mora mantuvo a Pedro López en la derecha, Albiol y Marchena como centrales y Moretti en el otro extremo. Albelda y Edu (luego Fabio) formaron el eje de la media, mientras Angulo y Vicente ocuparon las bandas –intercambiando la posición en ocasiones– y Kluivert y Villa se situaron por delante. Los italianos emplearon su planteamiento tradicional (3-5-2), en el que aparecen tres mediocentros defensivos y los dos jugadores de basculan según la situación sea ofensiva o defensiva.

En la segunda parte Vicente contó con la inspiración de Aimar, que accedió al puesto de Kluivert, y el Valencia mejoró. Fue un equipo con mayor mordiente, más decidido, más implicado. Los dos contagiaron al resto y por momentos se observó el espectáculo que había faltado. Cada vez que los blanquinegros –esta vez jugaron de azul– iniciaban un ataque los aficionados se desgañitaban dándoles apoyo. Fue un Valencia que practicó un fútbol más alegre, más ofensivo, con más intención, aunque también es verdad que le favoreció el hecho de que los italianos fueran bajando paulatinamente el ritmo y achucharan menos porque el resultado les era más que favorable para llevarse el trofeo. Y se lo llevaron con todo merecimiento porque aprovechando un rapidísimo contragolpe, Di Natale hizo el gol que, además, le convertió en pichichi de la competición.

El mérito del equipo valencianista radica en que no agachó la cabeza y hasta el tramo final estuvo buscando a la desesperada el marco defendido por Paoletti, que instantes después del 0-1 vio como el balón cabeceado por Aimar se estrellaba en el larguero, al rematar un espléndido servicio de Vicente. Después el portero italiano se lució en un remate de Fabio Aurelio. Jorge Bellver, alcalde en funciones de Valencia, y el presidente del Valencia, Juan Soler, bajaron al césped para hacer entrega al capitán del Udinese, Iaquinta, del trofeo conquistado en la XXXIV edición del Naranja. Un premio que se llevan a Italia de una manera absolutamente merecida.