Ficha de partido: 04.01.2006: Villarreal CF 0 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Villarreal CF
Villarreal CF
0 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
César Arzo
28'
Peña
42'
Descanso
45'
Mario Regueiro
53'
ForlánGuayre
60'
Barbosa
64'
David Villa
66'
López VallejoRoger
66'
TacchinardiMarcos Senna
68'
Miguel Ángel AnguloDavid Villa
70'
Javi Venta
77'
Hugo VianaMiguel Ángel Mista
79'
Raúl AlbiolFabio Aurelio
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Madrigal
Aforo: 25.000 espectadores
Ubicación: Villarreal (Castellón) / España 
Inauguración: 17/06/1923

Rival: Villarreal CF

Records vs Villarreal CF

Máximo goleador: Juan Sánchez (7 goles)
Goleador rival: Rossi (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (09.09.1954)
Mayor derrota: 0 - 3 (19.01.2008)
Más repetido: 1-0 (9 veces)

Crónica

El Valencia tiene el pase a los cuartos de final de la Copa del Rey en su mano. El próximo miércoles, en Mestalla, tendrá que decidir si se aferra a él o lo regala al Villarreal porque, además de ganar ayer con claridad en El Madrigal, sigue siendo un equipo con una solvencia defensiva soberbia que, a su vez, y sin mucho trabajo, crea ocasiones.

El Submarino más irreconocible de los últimos tiempos en la alineación lo fue también en el juego. El toque habitual dio paso a la lucha; mal síntoma en un equipo que ama el balón hasta la extenuación. Así, con semejantes condimentos, el de ayer fue un derbi en toda regla: mucha intensidad; juego brusco; errores para dar, tomar, vender (y repartir); numerosas ocasiones; y, por desgracia, poco fútbol. Y no debe extrañar, pues las apuestas de ambos técnicos (que se olvidaron, por ejemplo, de Aimar y Riquelme) no invitaban al optimismo.

Con una medular formada por Héctor Font, Senna, César Arzo y Roger, el Villarreal se quedó sin el balón, la piedra filosofal alrededor de la cual ha crecido en las últimas temporadas. En el Valencia, más de lo mismo, con Fabio y Albelda en el meollo de la medular y Rufete y Regueiro en los costados, explotaba más la velocidad que la creación. Pese a las notables ausencias, nadie quería regalar la Copa. Con rotaciones, sí, pero con ganas. La primera parte se convirtió en una playa: a cada ola de los blanquinegros, correspondían los amarillos con la consiguiente resaca.

Y es que fue el Valencia el que dio primero. Villa, tras jugar (y ganar) la lotería del rebote, inició en el minuto 8 su duelo con Barbosa (con cuentas pendientes desde la Liga), quien despejó su disparo. Héctor Font contrarrestó con un centro peligroso que Lucho convirtió en estéril. Mista inició una nueva oleada che, pero cabeceó ahí donde estaba las manoplas del meta amarillo poco antes de que Quique Álvarez despejara un pase de la muerte de un Regueiro que, al menos ayer, se pareció al mejor Vicente. El marcador no iba a estrenarse a pesar de que Lucho y Regueiro protestaron dos penaltis inexistentes. Y, sobre todo, porque Villa no se fía de su siniestra y remató al poste, con la diestra, una internada por la banda de un Albelda explosivo. Y porque el disparo de Miguel, tras el involuntario desvío de Quique Álvarez, lamió ese mismo palo, el derecho, de la meta del Submarino. Y porque Lucho despejó una falta lateral botada por el Guaje.

Todo cambió en el segundo episodio. Regueiro falló la primera... pero no la siguiente: regate sobre Javi Venta y zambombazo a la madera, que remata al fondo de la red. El Villarreal tuvo una tímida reacción (Marcos Senna, en el 59, ponía a prueba por primera vez a Butelle), pero este Valencia muerde y hace las mismas faltas tácticas que en su anterior época dorada. Y cuando Villa consumó su venganza, se acabó el derbi: encara a Barbosa, penalti y roja para el meta. El atacante, un especialista en penas máximas (incluso para robarle unos centímetros al punto fatídico), sentencia. Entre otras cosas, porque Pellegrini no acertó con los cambios. Con Lucho y Guayre tocados, el chileno optó por sustituir al canario antes de dar entrada a Tacchinardi (¡más madera!). Muchas faltas poco deportivas y dos remates de Forlán y Lucho pusieron el epílogo.