Ficha de partido: 10.11.2007: Valencia CF 3 - 0 Real Murcia

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 0
Real Murcia
Real Murcia

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Regueiro
10'
Iván Helguera
11'
Marco Caneira
12'
Miguel Ángel Angulo
19'
David Villa
25'
Álvaro Mejía
29'
Peña
36'
Descanso
45'
David Villa
50'
IñigoIván Alonso
56'
JofreRegueiro
56'
Vicente RodríguezFernando Morientes
59'
Ochoa
67'
Javier ArizmendiDavid Silva
72'
David Albelda
76'
Nikola ZigicDavid Villa
78'
Carlos Marchena
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Murcia

Records vs Real Murcia

Máximo goleador: Mundo Suárez (14 goles)
Goleador rival: Zamora (5 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (06.12.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (25.05.1933)
Más repetido: 2-0 (10 veces)

Crónica

Koeman empieza a espantar los malos espíritus en Mestalla. Una prueba que se debía superar tal como iban la cosas, con la inestimable ayuda de Villa, Albelda y Silva, los tres jugadores más destacados y más comprometidos con la causa.

Ese trío de futbolistas y el técnico holandés devolvieron la tranquilidad a un santuario blanquinegro que se había convertido en el particular infierno del equipo. Sólo dos victorias llevaba apuntadas en casa el Valencia. No había rival pequeño que se creciera en el viejo coliseo y tras la desastre del Rosenborg el martes pasado, se temía lo peor. Pero ayer se impuso la lógica y los valencianistas ganaron un encuentro importante que los afianza en los puestos de cabeza, empatados a puntos con el Barcelona, a falta de los encuentros de esta tarde. También devuelve el factor campo tan necesario para un equipo que aspire a cotas muy altas. A Mestalla se le había perdido el respeto y ayer se pusieron las bases para su recuperación.

Una victoria que además devuelve la confianza a un grupo que tenía la autoestima por tierra. Tres goles y mantener el marcador a cero son una buena tarjeta de presentación para enderezar un proyecto. La imagen del conjunto mejoró, era fácil tras los últimos desbarajustes, y por fin la defensa dio muestras de seguridad.

Había curiosidad para saber si Koeman iba a ser capaz de levantar el ánimo al equipo, tras las derrotas ante el Real Madrid y el Rosenborg, ya que la victoria del sábado pasado en Palma se había vuelto un espejismo. A los castigados el viernes, Joaquín y Fernandes, por cuestión de indisciplina, se unió ayer Moretti. El lateral izquierdo no se había perdido ningún partido todavía y ayer fue otro de los que pagó la mala defensa que exhibía el equipo. Caneira, jugó en su puesto a pierna cambiada. Marchena volvió al centro de la zaga, se notó mucho su oficio, y según la filosofía que pretende instalar Koeman tiene muchas papeletas para quedarse ahí y despedirse de su etapa como centrocampista, donde volverá sólo en situaciones de urgencia. Baraja hizo pareja con Albelda y estuvo muy afinado.

El Valencia saltó al campo seguro que no podía fallar otra vez a su afición. Y los jugadores sabían antes del silbato inicial que su nuevo entrenador no iba a tener piedad con el que no se vaciará durante el duelo. Así aprovechó las dos únicas oportunidades -un remate de cabeza de Helguera a saque de falta de Silva y un contragolpe de Villa-, que tuvo para irse al descanso con una clara ventaja. El marcador a favor daba además una confianza positiva para rematar la faena en el último tramo del partido.

El tercer gol de Villa nada más reanudarse el partido sentenció el encuentro. Una magnífica jugada que empezó en las botas de Albelda, que pasó el balón a Silva para que centrará a medida para que Villa marcará el segundo. El asturiano demostró que se ha recuperado de su lesión tras un mes de baja y que está dispuesto a recuperar los goles perdidos.

Ahora llega el parón de la Liga por los compromisos internacionales y esta vez puede ser muy útil para los jugadores del Valencia. La distancia es buena para olvidar los malos momentos y al mismo tiempo sirve para recuperar el sosiego después de unos días tumultuosos en el Valencia. Tanto revuelo para estar otra vez donde debe estar el equipo.