Ficha de partido: 25.03.2004: Valencia CF 2 - 0 Gençlerbirligi SK

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
(Prórroga)
Gençlerbirligi
Gençlerbirligi

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Amedeo Carboni
34'
Descanso
45'
Miguel Ángel MistaRicardo Oliveira
58'
Vicente RodríguezFabián Canobbio
61'
Miguel Ángel Mista
62'
Ozkan
71'
M'BayoUmit Bozkurt
75'
M'Bayo
76'
Momo Sissoko
76'
Ozkan
86'
Inicio prórroga
90'
Miguel Ángel AnguloJavier Garrido
90'
Serkan
94'
Vicente Rodríguez
94'
VeyselSerkan
96'
Final del partido
120'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Gençlerbirligi

Records vs Gençlerbirligi

Goleador rival: Daems (1 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (25.03.2004)
Mayor derrota: 0 - 1 (11.03.2004)
Más repetido: 0-1 (1 veces)

Crónica

El Valencia sufrió de lo lindo para clasificarse para los cuartos de final de la Copa de la UEFA. Un tanto de Vicente en la prórroga,un gol de plata que vale su peso en oro, sirvió para eliminar a un correoso Gençlerbirligi y quedar emparejado con el Burdeos francés en la siguiente ronda de la competición. El denominado gol de plata permite al equipo que lo marca clasificarse en el descanso de la prórroga. No hace falta llegar al final. Y eso es lo que, con apuros, logró el Valencia. El Gençlerbirligi demostró el porque se ha convertido en el equipo revelación del torneo. Es un bloque de granito. Muy duro. Presiona enseñando los dientes e imprime un ritmo muy alto al partido. La velocidad es de vértigo. Sus futbolistas juegan convencidos. Van a por todas. De ese fundamentalismo futbolístico ha salido algo grande.

En cierta medida asemeja al Valencia. Sin embargo, el equipo de Benítez cuenta con hombres de más calidad individual. Pero otros jugadores que no tanto. Porque ayer se volvió a demostrar que cuando hay rotaciones, y se prescinde de hombres como Albelda, Vicente o Mista, por ejemplo, las prestaciones del colectivo bajan un escalón. Por ello el Valencia encontró muchas dificultades para poner en apuros a un rival muy motivado, que hacía de cada jugada una cuestión personal, de orgullo y de amor propio. Para poder superar las líneas de presión que montó el Genç, que buscaba como un poseso robar la pelota desde que Cañizares la ponía en movimiento, era necesario meterse en el partido tanto como lo hizo el conjunto turco, y añadir ese plus de calidad que diferencia a ambos equipos.

Por ello, y tras una primera mitad que sembró la duda en Mestalla por la incapacidad del Valencia para, al menos, igualar la eliminatoria, Benítez tuvo que confiar su suerte a los jugadores que había dejado en el banquillo. Ni Canobbio ni Oliveira mantuvieron el nivel mínimo exigible a un equipo del potencial del Valencia. Que los fichajes no funcionan ya es un secreto a voces. Y no es un problema de los jugadores, que lo intentan cada vez que disfrutan de la oportunidad, sino del responsable de sus contrataciones. Si ayer, ante un equipo como el Gençlerbirligi que no está entre la aristocracia europea no sacaron la cabeza, ¿cómo se le exige al Valencia que supere al Madrid?. Benítez tiró de Mista al inicio del segundo tiempo. El técnico buscaba esa profundidad y el remate que faltaba a su equipo. No se lo pensó dos veces cuando llamó a Vicente y lo metió en el campo para que fuera el segundo revulsivo de la noche. Porque la cosa no pintaba nada bien para el Valencia. Y jaleado por la afición llegó el gol que igualaba la eliminatoria. Mista salió de un regate fuera del área, y disparó con mucha precisión pegado al poste, sin que el portero Botonjic pudiera hacer nada para detener su disparo. Mista y Vicente le dan otro potencial ofensivo al equipo.

El gol dio un giro radical al partido. El Valencia y la grada se animaron. Había esperanza. El equipo se estiró y comenzó a llegar con peligro al área de Botonjic. Primero Mista, luego Vicente, AyalaÉ. Pero el encuentro estaba abierto. Porque el Genç tampoco renunció al empate. ¡Valientes estos turcos!. Incluso estando con diez jugadores tras la expulsión de Ozkan. En el tramo final del partido, el Valencia fue un vendaval. Y el guardameta Botonjic, un muro. Fiel a la tradición europea de porteros que acaban siendo los héroes de las noches de Mestalla, el meta del Genç inscribió su nombre en esa lista negra encabezada por Toldo, del Inter. Gracias a sus intervenciones, el conjunto turco forzó la prórroga. Y al posible gol de plata. Ese que marcó Vicente ante el delirio general.