Ficha de partido: 08.08.2009: Valencia CF 2 - 0 Arsenal FC

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
Arsenal FC
Arsenal FC

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Bruno SaltorMiguel Brito
45'
David AlbeldaCarlos Marchena
45'
David NavarroAlexis Ruano
45'
David VillaNikola Zigic
45'
Descanso
45'
EduardoVan Persie
45'
FabianskiAlmunia
45'
Joaquín SánchezPablo Hernández
45'
Miku FedorJuan Mata
45'
Míchel HerreroÉver Banega
45'
Rubén BarajaDavid Silva
45'
SagnaClichy
45'
SilvestreGallas
45'
TraoreDiaby
45'
WalcottBendtner
45'
WilshereArshavin
45'
David Albelda
60'
Hedwiges MaduroÁngel Dealbert
60'
GibbsSong
72'
MéridaCesc
72'
Míchel Herrero
75'
David VillaAsist: Joaquín Sánchez
91'
Final del partido
92'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Arsenal FC

Records vs Arsenal FC

Máximo goleador: John Carew (3 goles)
Goleador rival: Aubameyang (4 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (08.08.2009)
Mayor derrota: 1 - 3 (02.05.2019)
Más repetido: 0-0 (3 veces)

Crónica

El Valencia se impuso anoche al Arsenal en el partido de presentación y conmemorativo del 90 aniversario del club. David Villa se reencontró con su público. La afición de Mestalla es benévola y sabe olvidar pronto cuando se le da un poquito de cariño. El graderío le perdonó el fallo en el penalti y el asturiano respondió con su gol en los instantes finales.

El tanto final de Villa y el primero, obra de Míchel, consiguieron animar un choque de presentación que tuvo mucha menos intensidad que el jugado el martes contra el Manchester United.

A pesar de la victoria, merecida, lo ocurrido ante el Manchester, la que fue la primera derrota de la pretemporada, comenzó ayer a cobrar mayor importancia, puesto que el equipo no anda aún nada fino. El Arsenal no pasó grandes apuros en el control del juego, tanto con el balón como sin él.

Sin embargo, fue el Valencia quien gozó de las mejores ocasiones en el primer tramo del partido, en el que una leve tormenta de verano recayó sobre Mestalla. Pablo, Silva y Mata se acercaron con mucho peligro. Sobre todo el burgalés, tras un gran pase interior de Banega. El equipo de Emery vivió de ello en la primera mitad, de las acciones aisladas del tridente de internacionales. El doble pivote Marchena-Banega no funcionó demasiado bien. Aunque el argentino supo ganarse el aplauso de la grada con sus correosos esfuerzos defensivos, apenas pudo repartir bien el juego.

Mientras, el equipo de los gunners, los cañoneros ingleses, se mantenía bien plantado en el terreno de juego. No se inquietó ante los ataques por oleadas. Su superioridad física (lógica porque lleva más tiempo de preparación ante el inminente comienzo de la Premier) y su enorme calidad técnica le bastaron.

Pero los jugadores del Arsenal, o al menos dos de sus estrellas, Arshavin y Van Persie, no tenían su noche. Fueron bien cubiertos por las bandas valencianistas. Tampoco Fábregas tuvo ocasión de hacer magia. Sólo Diaby se plantó una vez ante Moyá. El mallorquín debutó en Mestalla y lo hizo en su posición natural, aunque en sus correctas intervenciones con el pie hizo a más de uno acordarse de su sorprendetente debut como centrocampista.

Así, el encuentro amistoso empezó a decaer hacia el minuto 25, salvo una gran ocasión de Silva en el 30, cuando no picó bien el balón ante un Almunia adelantado. El canario, pese a todo, deslumbra con su buen trato al balón, aunque al igual que sus compañeros de selección no esté bien físicamente.

De los nuevos o retornados, Dealbert se mostró menos nervioso que en Old Trafford, seguro y rápido. Zigic enseñó más cosas que su poderío aéreo, en ambas áreas. Por ejemplo, cumplió con sus balones de cara a Silva, que permiten crear segundas opciones en ataque.

Los jugadores valencianistas salieron en la segunda parte con brazalete negro a un terreno cuyo estado aún no es óptimo. Los 22 futbolistas y todo el estadio se mantuvieron en silencio durante un minuto, en memoria del españolista Jarque, que falleció ayer. Con motivo de esta tragedia, el club decidió suspender el espectáculo piromusical previsto para después del partido.

Nuevamente Unai Emery movió piezas en el descanso, pero esta vez no cambió a todo el equipo. Wenger también dio entrada a jugadores de refresco y en sólo dos minutos (46 y 47), disfrutó de dos claras ocasiones de gol.

Se dice que los experimentos han de hacerse con gaseosa. Y, al menos para el entrenador del Valencia la de anoche era una ocasión gaseosa. El lateral derecho Bruno fue situado en el flanco izquierdo para su primer encuentro con la afición che. El carrilero catalán se quedó por detrás de Mathieu, quien adelantó su posición hacia el medio del campo. Más tarde, Maduro volvió al eje de la defensa, posición a la que fue reconvertido el año pasado por Emery.

No obstante, la mejor ocasión llegó por la derecha: tras un taconazo de Villa que hizo vibrar a la grada y permitió a Joaquín lanzar un cañozado al portero gunner Fabianski. Después, el andaluz se la devolvió con un pase al Guaje, que todavía no ha alcanzado su habitual efectividad de cara a gol. Así se vio en su fallo en el penalti, exagerado por Míchel en su caída, aunque el defensor llegó tarde al balón y tocó al de Burjassot.

La ocasión sirvió para que el Valencia se animara y Cesc tuvo que sacar bajo palos un balón rematado de cabeza por Joaquín. Fue un trueno de aviso, porque poco después Míchel enganchó un balón suelto en el área que tocó en un rival y se coló entre la maraña de piernas que había en el área. El mediapunta valenciano ofreció el primer gol de la campaña 2009-2010 a la afición en el viejo Mestalla.

Después llegó el gol de Villa, en una jugada individual que cerró el enfrentamiento. No fue por el cansancio ni por ser un amistoso. El Guaje apenas celebró el gol por la muerte de Jarque. No corrió con rabia hacia el córner. No pateó el banderín, ni se encaró con un público entregado con él, a pesar de lo ocurrido este verano con Madrid y Barcelona. Villa se reconcilió con una siempre benévola afición. Lo de poder irse a otro equipo ya es, desde ayer, agua pasada.

El tiempo seguirá dando o quitando razones. Pero anoche el 7 del Valencia dio un primer paso para ganarse de nuevo a los que pensaran que se dejó querer demasiado por sus pretendientes. Mestalla, aunque se trate de un partido propicio para público no muy habitual, le concedió la absolución. Sin penintencia.