Ficha de partido: 15.06.1997: Valencia CF 2 - 1 Real Oviedo

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
Real Oviedo
Real Oviedo

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Jose Ignacio Sáenz
9'
Antonio PoyatosClaudio López
11'
Leandro Machado
12'
Berto
14'
César Martín
21'
Oli
33'
Iván Iglesias
36'
Descanso
45'
Fernando GómezVicente Engonga
45'
ToniBerto
62'
Gaizka Mendieta
69'
Valery Karpin
70'
Rubén NavarroLeandro Machado
74'
JaimeBorrelli
83'
ThomasCésar Martín
83'
Patxi Ferreira
91'
Final del partido
92'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Oviedo

Records vs Real Oviedo

Máximo goleador: Waldo Machado (14 goles)
Goleador rival: Lángara (12 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (25.10.1942)
Mayor derrota: 0 - 7 (22.02.1934)
Más repetido: 1-1 (10 veces)

Crónica

Qué distinto se ve un partido cuando no existe un objetivo. La desgana planeaba sobre los jugadores del Valencia, que se plantearon un partido con el peligro constante de caer en el insoportable tedio. Aunque el ambiente se preveía frío, los más de 30.000 aficionados que acudieron al estadio de Mestalla recordaron a sus jugadores y al consejo de administración que la temporada había sido una mala comedia de despropósitos. La pitada con que fue recibido el equipo tuvo continuidad con la pañolada inicial que vio el palco de Francisco Roig. El espectáculo deportivo fue nefasto. El Valencia sólo puso ganas en los primeros minutos, con la intención de mejorar una imagen mala a lo largo de la temporada. Fruto de esta garra inicial vino el gol de Leandro.

Pero, a partir de ahí, el Valencia pasó de todo. El Oviedo se jugaba el tipo, con la promoción encima. El cuadro asturiano despertó tras el gol y apretó a un Valencia que sólo quería despedirse rápido de su gente. El empate del Oviedo fue un calco de lo que ha sucedido esta campaña. Romero y Zubizarreta erraron y Oli sólo tuvo que enviar el balón al fondo de las mallas. Tras el descanso, el mismo aburrimiento, salvados con el gol que marcó uno de los gafado, el ruso Karpin. La despedida, tan triste como siempre.