Ficha de partido: 20.04.2013: Valencia CF 5 - 1 Málaga CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 1
Málaga CF
Málaga CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Dani Parejo
25'
Roberto Soldado
28'
Demichelis
30'
Roberto Soldado
30'
Sergio Canales
31'
Sofiane FeghouliSergio Canales
35'
Éver Banega
38'
Baptista
45'
Descanso
45'
Joao Pereira
45'
DudaSaviola
46'
Isco
47'
Camacho
50'
David Albelda
51'
Éver Banega
56'
Sergio SánchezCamacho
66'
Víctor RuizDavid Albelda
69'
Weligton
71'
Duda
72'
Juan BernatJonas Gonçalves
85'
PiazonIturra
86'
Jesús Gámez
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Málaga CF

Records vs Málaga CF

Máximo goleador: Waldo Machado (6 goles)
Goleador rival: Dely Valdés (3 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (31.01.2004)
Mayor derrota: 0 - 4 (24.11.2012)
Más repetido: 1-0 (12 veces)

Crónica

El Valencia goleó este sábado a un triste Málaga en Mestalla y le ganó la pugna por jugar Champions League la temporada que viene, igualando el goal-average particular y superándole en todos los aspectos. Los de Valverde lograron cuatro goles en seis minutos mágicos de la primera mitad, que acabaron con el partido antes de tiempo y llevaron alegría a la afición y al equipo para aparcar la crisis institucional del club.

Empatados a puntos y cuatro de la enrachada Real Sociedad, ninguno de los dos conjuntos podía permitirse el lujo de perder en un duelo directo, pero solo existieron los locales, desde el principio más agresivos e impetuosos, y que además no desaprovecharon la 'pájara' visitante tras encajar el 1-0 para tener un partido plácido, el mejor argumento para que lo deportivo ensombrezca al tumulto en otras esferas de la entidad.

Por su parte, los de Manuel Pellegrini, con la seña defensiva como gran virtud toda esta temporada sin hacer acto de presencia en el feudo valencianista y volviendo a ser goleados como hace dos semanas en Anoeta, parecen haberse quedado 'clavados' en su dramática eliminación en Dortmund, y a su carrusel de errores que le costaron el partido añadió una ineficacia en su fútbol ofensivo. Al final, perdió incluso el 'goal-average' que tan brillantemente había logrado en la primera vuelta en La Rosaleda.

Y es que desde el pitido inicial el Valencia ofreció siempre mejores sensaciones, aunque carentes de ocasiones reales, salvo un mano a mano de Sergio Canales, nuevamente lastrado por el infortunio en forma de lesión, y que estorbado por Weligton no supo superar a Willy Caballero. Enganchados al cántabro, Banega y Parejo, los de Ernesto Valverde le quitaron el balón a su rival, privado de este modo de la calidad de Isco, muy pitado por Mestalla, y Joaquín, sus principales puntales.

Sin embargo, su insistencia premió a los locales. Parejo, aliado con los rechaces y el malabarismo, se llevó un balón ante la falta de contundencia de la zaga malaguista y puso el 1-0. El marcador a favor desató al equipo valenciano y encogió aún más al Málaga, que acusó el golpe y fue arrollado por el aluvión 'che', encabezado por una sensacional e 'inesperada' jugada de Cissokho, que fue dejando jugadores por el camino para lanzar un pase al área que recogió Soldado para hacer el 2-0 tres minutos después.

Con Mestalla eufórico, los futbolistas malaguistas se miraban unos a otros pidiéndose explicaciones y tranquilidad al mismo tiempo, pero el mensaje no debió llegar porque el resultado fue perder de forma inocente dos saques de centro de forma consecutiva, que acabaron en penalti y gol de Soldado, y en el tanto de Canales, justo antes de lesionarse. La goleada dio un respiro al Valencia, y una inocente falta al borde del área con el tiempo cumplido permitió que Baptista maquillase el marcador.

Pellegrini no varió en exceso el equipo en la segunda mitad en busca de una remontada épica. Quitó a Saviola y metió a Duda, sin duda para ganar efectividad a balón parado. No surtió efecto, sobre todo porque Banega evitó cualquier atisbo de emoción con un buen gol tras jugada individual. Ahí se cerró, si no lo estaba ya antes, un encuentro que prometía emociones fuertes y que sólo duro 25 minutos.