Ficha de partido: 14.04.1996: Real Sociedad 5 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Sociedad
Real Sociedad
5 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Iomar Mazinho
10'
Gracia
11'
Luis Pérez
12'
Luis Pérez
15'
Loren
25'
Craioveanu
32'
Carlos ArroyoEnrique Romero
34'
Luis Pérez
35'
José Manuel SietesIomar Mazinho
38'
Craioveanu
39'
Paco Camarasa
43'
Descanso
45'
Gracia
47'
Fernando Gómez
49'
ImazCraioveanu
52'
Pedja Mijatovic
65'
IdiákezLuis Pérez
71'
Karpin
74'
Javi Navarro
77'
AlbísteguiRamirez
79'
Pedja Mijatovic
80'
Albístegui
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Anoeta
Aforo: 32.076 espectadores
Ubicación: San Sebastián / España 
Inauguración: 13/08/1993

Rival: Real Sociedad

Records vs Real Sociedad

Máximo goleador: Mundo Suárez (21 goles)
Goleador rival: Satrústegui (10 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (15.09.1940)
Mayor derrota: 0 - 7 (06.05.1928)
Más repetido: 0-1 (18 veces)

Crónica

La Real Sociedad de Javier Irureta (le tiene tomada la medida al Valencia, al que ganó en la ida en su debut en el banquillo donostiarra) acabó con la racha del Valencia en Anoeta, al que no había conseguido vencer desde la inauguración del nuevo estadio. Fue un partido brillante de los jugadores de Javier Irureta, que alejan a los de Luis Aragonés de la lucha por el título de liga.

Era un partido especial para Karpin. Los continuos rumores que le colocan en el Valencia de cara a la próxima temporada así lo confirmaban. Incluso el propio jugador había declarado que le gustaría marcar un par de goles para demostrar su valía. Karpin marcó pero el protagonismo en cuanto a goles se lo robó un hombre de la casa: Luis Pérez. Tres goles suyos, más uno del rumano Craioveanu en la primera parte, pusieron patas arriba cualquier planteamiento del partido.

Fue una primera mitad vertiginosa. La mejor según Irureta desde que entrena a la Real. Incluso la renta pudo ser mayor ya que los donostiarras dispusieron de claras ocasiones en ese primer tiempo para irse a la caseta con un marcador a la antigua usanza. Curiosamente el Valencia comenzó dominando, pero cuatro goles en 23 minutos setenciaron el partido. El Valencia contribuyó a ello con errores infantiles en la zaga, impropios de un equipo que aspira a ganar la Liga.

En el minuto doce se adelantó la Real. Fue una jugada de estrategia, al sacar de banda De Pedro hacia Kapin. El ruso engañó a la defensa, dejó pasar la pelota para Luis Pérez y éste de cabeza sobrepasó a Zubizarreta. En el quince llegó el segundo gol al marcharse Craioveanu de Javi Navarro y centrar a Luis Pérez quien remató sin ninguna oposición al fondo de la red. Y en el 30, el tercero: Craioveanu aprovechó un medido centro de su compañero De Pedro y batió por bajo a Zubizarreta. Karpin protagonizó la jugada del cuarto gol, tras dos magníficos remates y posterior asistencia a Luis Pérez, quien sólo tuvo que empujar el balón.

La segunda parte fue diferente. Nadie podía pedir a la Real el mismo grado de eficacia y concentración que en el inicio. El Valencia, por su parte, debía de intentar lavar su imagen. La expulsión dé Gracia contribuyó al mayor dominio foráneo. Fueron minutos de desconcierto, que Fernando aprovechó para recortar distancias. Pero pronto se demostró que aquello era un espejismo. Jabo Irureta introdujo a Imaz en el partido y todo volvió a la normalidad. El Valencia no lograba hacer peligro. E incluso la Real amenazaba con marcar algún gol más al contragolpe.

Así fue. Y fue precisamente Karpin, el hombre sobre el que se centraban muchas de las miradas de Anoeta, el que cerró la cuenta local, al aprovechar un medido centro de Uría. Si la segunda parte ya sobraba de por sí el quinto gol blanquiazul la convirtió en un auténtico carrusel. En una de las idas y venidas de tío vivo, Mijatovic se encontró un balón dentro del área, aprovechó el único fallo defensivo local, y puso el 5-2 final. Fue la guinda final a un partido atípico, en el que la contra de la Real y los errore s defensivos visitantes demolieron a un Valencia que en ningún momento justificó su candidatura al título de Liga.