Ficha de partido: 05.01.1991: Athletic de Bilbao 0 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Athletic Club
Athletic Club
0 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Nando MartínezEloy Olaya
22'
Roberto Fernández
28'
Descanso
45'
Roberto Fernández
45'
Lubo Penev
46'
Lacabeg
51'
GaritanoLuque
76'
José Miguel TorresQuique Flores
76'
MendigurenAndrinúa
76'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: San Mamés
Aforo: 40.000 espectadores
Ubicación: Bilbao (Vizcaya) / España 
Inauguración: 21/08/1913

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Arbitró Merino González, del Colegio Canario. Su único lunar claro fue un penalty por derribo de Alkorta a Penev en el minuto 8, que dejó de sancionar. Sin embargo, la claridad del triunfo valenciano disimuló este error arbitral. Mostró dos cartulinas amarillas. La primera a Roberto, en el minuto 28, por zancadillear a Lakabeg, y la segunda, a este jugador por propinar una patada, en la disputa de un balón, a Nando.

Goles: 0-1, minuto 45. Falta cometida por la cobertura bilbaína cerca del vértice izquierdo del área. La ejecuta Tomás y Roberto, con un impecable cabezazo, le gana la acción a sus marcadores, enviando el cuero, cruzado, lejos del alcance de Iru. 0-2, minuto 47. Internada de Penev en el área que llega casi hasta el fondo, y Andrinúa, en el último momento, le derriba claramente por detrás. El penalty lo lanzó el propio Penev engañando por completo a Iru.

Buena entrada en San Mamés, pese a la presencia de las cámaras de las televisiones autonómicas, que ofrecieron en directo las incidencias del partido. Terreno bastante pelado, aunque el balón corría con facilidad. Andrinúa y Fernando, en función de capitanes. El Athletic botó diez saques de esquina, por cinco del Valencia.

El Valencia no le dio tiempo al Athletic de Bilbao a disfrutar los dos positivos conseguidos en Sarriá. El Valencia, que por cierto estrenó por fin su cuenta de positivos, dejó al desnudo todas las deficiencias dél cuadro rojiblanco, imponiéndose de punta a punta en un partido que llenó de estupor las gradas de San Mames. Victor Espárrago volvió a irse con las maletas llenas de la catedral, donde no conocela derrota y deja sumida a la afición bilbaina en la incertidumbre sobre qué Athletic es verdaderamente el fiable. El que vieron en esta noche de reyes no, desde luego...

El ambiente era bueno entorno a una formación que el domingo anterior había nutrido considerablemente su cuenta de positivos, haciendo concebir esperanzas de cara a la segunda vuelta del campeonato y los comienzos del cuadro local tuvieron empuje y ganas. No mucho más pero el Athletic hacía su juego. Había que ver cómo respondería un Valencia gris, hasta entonces.

Pero se llevaban jugados ocho minutos de juego cuando una incursión de Lubo Penev por la banda izquierda fue cortada en falta por Rafa Alkorta dentro del área. Suspense en las gradas y Merino González que señala... el córner. Fue el primer aviso de un Valencia ambicioso, que iba a utilizar sus dos torres, Cuxart y Penev, para enturbiarle la noche a la cobertura bilbaína. Bordeando la media hora, Cuxart cabeceaba a la salida de un córner pero Iru, bien coloado, atajaba esta vez el peligro. Un tremendo lío dentro del área, al borde del descanso, confirmaba que las ideas del Athletic eran cada vez más confusas y çuando ya se cumplía el tiempo reglamentario, una falta lanzada por Tomás daba origen al principio del fin. Roberto metía la cabeza y el Valencia plasmaba en el marcador su mejor concepción del juego, su mejor colocación sobre el terreno.

El Valencia tuvo en la noche bilbaína, entre otras muchas, la virtud de no dejar pensar al rival, no dejarle tiempo para moverse y serenar sus ideas. Apenas habían transcurrido dos minutos desde que se reanudó el juego cuando Penev, siempre Penev, se iba por la izquierda, superando esta vez a Andrinúa que lo derribaba por detrás, en una acción muy similar a la polémica de los cómienzos del partido. Esta vez, Merino no pasó por alto la infracción y el lanzamiento del búlgaro, por la izquierda de Iru, dejó el partido visto para sentencia.

Los valencianos sacaron a relucir su mejor espíritu y lejos de encerrarse en defensa de la sabrosa ventaja, maniataron al Athletic con contragolpes casi continuados que acabaron de desorientar a una defensa que hizo aguas por los cuatro costados. Nando tuvo un gol cantado pero pifió el tiro, Iru le tapó a Quique un remate a bocajarro y ya en la recta final Penev recibió un balón de oro de Roberto pero se entretuvo lo suficiente para que la defensa desbaratara un gol que llegó a cantarse en la grada.

El Athletic acabó entregado y sin recursos. La victoria del Valencia es incuestionable, la fraguó con fútbol de calidad, tremendamente contrastado con el corretear sin rumbo de un equipo que sólo tuvo en los destellos de Valverde, cuando al "Txingurri" le llegó algún balón en condiciones, algún signo positivo. Lo demás, para olvidar.