Ficha de partido: 29.01.1989: Valencia CF 2 - 2 Real Zaragoza

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 2
Real Zaragoza
Real Zaragoza

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Carlos Arroyo
7'
Nando Martínez
31'
Descanso
45'
CrespinIskrenov
46'
Lucho Flores
46'
Juanito
55'
SalillasPardeza
59'
Voro GonzálezFernando Giner
77'
Crespin
79'
Vizcaino
84'
Pedro AlcañizEmilio Fenoll
87'
Voro González
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Zaragoza

Records vs Real Zaragoza

Máximo goleador: Manuel Badenes (9 goles)
Goleador rival: Arrúa (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (14.02.1943)
Mayor derrota: 1 - 6 (19.04.1959)
Más repetido: 1-0 (13 veces)

Crónica

Tarde apacible, cielo despejado y temperatura rondando los 13 grados. Tres cuartos de entrada con una recaudación de casi diez millones. En las gradas, una pancarta con la siguiente inscripción: "Adelante Valencia en contra de la violencia". Fernando y Señor actuaron de capitanes. Los locales llevaron brazaletes negros por el fallecimiento del guardameta vasco Gallastegui. Arbitró Sánchez Moreno. Muy buena actuación, pitando de cerca y oportunamente. Aplicó con maestría la ley de la ventaja y los fueras de juego no se le escaparon ni tan siquiera uno solo. Fue asistido por los jueces de línea Yébenes López y Sánchez Sanz. Mostró tarjetas amarillas a Juanito, por derribar a Nando, a éste último por una entrada a Pardeza y a Voro, a dos minutos del final, por una fuerte entrada al aragonés Villarroya.

Goles: 1-0, minuto 6. Arroyo aprovecha un balón suelto en el área visitante a la salida de un córner para marcar de un potente disparo. 2-0, minuto 46. Balón centrado por Nando desde el lado izquierdo y Lucho Flores de cabeza bate a Chilavert. 2-1, minuto 78. Falta a la derecha del ataque zaragocista. Crespín solo dentro del área cabecea lejos del alcance de Ochotorena. 2-2, minuto 84. Salillas cede atrás a Vizcaíno y éste a placer aloja el balón al fondo de la red.

Los goles tempraneros como los conseguids por el Valencia, tienen mucho peligro, aunque animen a las gradas. Los del equipo che, en los minutos 6 y 46, fueron de esos psicológicos de los que dejan al contrario descuartizado moralmente. Pero el Zaragoza, no parece que eso le hiciera mucho efecto, porque logró igualar ese adverso 2-0 que había encajado entre la primera mitad del partido y el primer minuto de la segunda parte.

El 1-0 que materializó Arroyo provocó un retraimiento en el Valencia que sólo se acercó hacia la puerta del paraguayo José Luis Chilavert en contadas ocasiones. El Zaragoza, con Señor, Vizcaíno y Villarroya, sobre todo, llegaba con dificultad a romper la defensa casera, y sus intrusiones no tenían gas, o peligro si lo prefieren. Con un gol tempranero en el bote, la afición y los ches se veían tranquilos. Se tenía puesta la vista en el juego pero también en la megafonía, que anunciaba resultados de otros encuentros. Fue muy aplaudido el 2-1 del derby Español-Barcelóna, pero ni se rechistó cuando vino el 2-2 del mismo encuentro.

Cuando Lucho Flores marcó el golazo de cabeza, fue el "no-va-más" de la tarde con levantada de asiento y aplausos. El mexicano rompía el maleficio que arrastraba de haberse quedado con un solo gol en todo lo que va de temporada. Todo iba a pedir de boca para el Valencia con marcajes hombre a hombre de la defensa valenciana a la delantera maña, hasta llegar a un tiempo de esos que aburren con juego aéreo en el centro del campo.

Pero hasta que todo acaba en fútbol nunca es tarde... y llegó el 2-1. Era el minuto 33 de segundo tiempo y Crispín acababa de inyectar toda la moral del mundo a sus compañeros al marcar el primer tanto del Zaragoza, Juan Antonio había sido el gran ausente del equipo inicial aragonés... pero luego decidió.

Desde entonces empezaron los apuros para Ochotorena, quien no se podía creer lo que le estaba sucediendo a sus comapañeros: se les escapaba el partido, con una facilidad espantosa. En caliente, aún por el primer gol maño, el Zaragoza igualó la cosa a dos tantos en el minuto 39 y aquí empezó el padecimiento de la afición valencianista. Ya no había ni esa ventaja para los de casa ni desventaja para el visitante, unos y otros podían llevarse el gato al agua. En una de esas, Nando cogió carrerilla por su banda, la izquierda (por donde subió todo el Valencia los 90 minutos), y tiró fuerte a puerta con balón cruzado que se estrelló en un poste. Hubo ese "huy" del público, pero enseguida un "venga, rápido, a por otra oportunidad", y la oportunidad, no llegó. El Zaragoza se conformó con el empate que su esfuerzo le costó. Dijo Antic que "es casi una victoria". Por las escaleras de salida del Mestalla se veía en la cara del público la tristeza y la rabia contenidas. El vestuario aragonés era una fiesta.