Ficha de partido: 25.02.1990: Real Zaragoza 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Real Zaragoza
Real Zaragoza
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Chilavert
11'
Juanito
34'
Lubo Penev
37'
Descanso
45'
SalillasPablo Alfaro
45'
Redher
61'
Lubo Penev
65'
PascualRedher
70'
Carlos ArroyoFernando Gómez
79'
José Miguel Torres
85'
Carlos ZurdiLubo Penev
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: La Romareda
Aforo: 34.596 espectadores
Ubicación: Zaragoza / España 
Inauguración: 08/09/1957

Rival: Real Zaragoza

Records vs Real Zaragoza

Máximo goleador: Manuel Badenes (9 goles)
Goleador rival: Arrúa (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (14.02.1943)
Mayor derrota: 1 - 6 (19.04.1959)
Más repetido: 1-0 (13 veces)

Crónica

Arbitró Enríquez Negreira. Pésimo estado fisico el de este colegiado, apenas se movió del centro del terreno e influyó en el resultado, pues señáló un penalty de Chilavert a Penev cuando el portero sacó limpiamente el balón con la mano. Mostró tarjetas a Chilavert, por obstruir a Penev fuera del área, Juanito, por una falta en que salió lesionado, y a Redher. Por el Valencia, vieron la cartulina Penev, por falta sobre Juanito, y Torres, por entrada sobre Pardeza. El gol de la victoria valencianista lo marcó en el minuto 65, Penev, al transformar un penalty que según el colegiado Chilavert cometió
sobre él mismo.

Tarde primaveral, 16 grados de temperatura. El estado del terreno de juego era bueno. Tres cuartos de entrada, con una taquilla de casi 6 millones de pesetas. Actuaron de capitanes Señor y Subirats. El saque inicial lo hizo el equipo de casa. El Zaragoza lanzó 7 saques de esquina por ninguno el Valencia. El síndrome del penalty volvió a resurgir en La Romareda. El Zaragoza, que fue eliminado en la tanda de las máximas faltas por el Valencia precisamente en la Copa, ayer volvió a perder de penalty, transformado por Peven. Enríquez Negreira fue el protagonista de la tarde, apenas podía correr y tenía que seguir el juego desde muy lejos, no pudindo precisar con claridad lo que sucedía en las áreas. Desde una distancia de unos 30 metros señaló penalty en la salida de Chilavert, que alargó el brazo para tocar la pelota que se fue a córner, mientras que el búlgaro chocaba posteriormente con el cuerpo del guardameta.

Lamentable el lance que dio la victoria a un Valencia que en no fue el equipo que jugó tan buen fútbol en la visita copera. Bien es verdad que el conjunto che tenía ausencias notables en sus filas, pero también el Zaragoza, que con las ausencias de Vizcaíno y Sirakov y con una plantilla superjusta, no puede compararse con la calidad de los suplentes de ayer del equipo che. Baste decir que Pascual Sanz tuvo que salir a jugar a veinte minutos del final sin estar curado de su lesión, pero es que ayer Radomir Antic ya no podía alinear a casi nadie más.

Los méritos de uno y otro, a excepción de la jugada del penalty, estuvieron bastante equilibrados, y si el Valencia tuvo su ocasión en el minuto 63 en las botas de Fenoll, tras jugada de Penev y fallo de Chilavert, el Zaragoza, por su lado, tuvo en el 60 la más clara ocasión de todo el partido. Se había escapado Higuera por la banda derecha y metía un centro de oro a la bota de Pardeza, quien controlaba solo dentro del área pequeña y lanzaba mal a las manos de Ochotorena.

La defensa del Valencia se agrupó y Villarroya, bastante flojo por cierto, tuvo en el minuto 8 de partido también su ocasión desperdiciada, tras un saque de Chilavert que le ponía el balón en franquicia para que se fuese solo hacia Ochotorena y disparase mal. Después, en las postrimeríasdel partido, vendría el agarrón a Pardeza al borde del área en el minuto 72 no señalado por el árbitro y otra ocasión de Salillas, al igual que sus compañeros, poco afortunado.

El equipo valencianista no vino en esta ocasión a La Romareda a hacer las cosas bonitas y montó un entramado en el medio campo que cerraba las ofensivas de los delanteros zaragocistas, que durante todo el primer tiempo anduvieron romos en ataque, pues los marcajes de Torres sobre Pardeza y de Boro sobre Higuera fueron la clave. Después, en la segunda parte, cambiaron los aires del Zaragoza, que trenzó jugadas de peligro y jugó mucho más que el Valencia. Una parte para cada equipo, en definitiva, pues el Real Zaragoza trabajó mucho más y supo controlar perfectamente a los hombres claves. Penev fue secado literalmente por Villanova, mientras que Fenoll tan sólo pudo moverse un poco más a raíz del descanso del marcaje que le practicaba Pablo, que se quedaba en la caseta para gozo del valencianista, pero es que Antic arriesgaba el todo por el todo y metía a un Salillas muy torpe por el defensa con el marcador equilibrado. Los más atrevidos, al finalizar el choque, aseguraban que de no haber sido por la pésima actuación de Enríquez Negreira, el resultado hubiera sido muy distinto.