Ficha de partido: 14.04.1990: Valencia CF 4 - 1 Rayo Vallecano

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 1
Rayo Vallecano
Rayo Vallecano

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Nando Martínez
4'
Nando Martínez
8'
Cota
18'
Rodri
35'
Rodri
40'
Descanso
45'
Tomás González
68'
Carlos Arroyo
70'
SotoGambín
71'
Toni Gomes
73'
Toni Gomes
78'
Emilio FenollEloy Olaya
81'
Miguel Ángel BossioRicardo Arias
81'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Rayo Vallecano

Records vs Rayo Vallecano

Máximo goleador: Jonas Gonçalves (4 goles)
Goleador rival: Alvarito (2 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (08.04.1978)
Mayor derrota: 0 - 3 (11.12.1977)
Más repetido: 1-0 (6 veces)

Crónica

Una flojísima entrada en el Luis Casanova, que apenas se acercó a los cinco mil espectadores, que que dejaron una recaudación de 3.750.000 pesetas. El Valencia lanzó 10 saques de esquina por ninguno el Rayo. Arbitró el colegiado catalán Casajuana Rifá. Mal auxiliado por sus jueces de línea, tuvo una floja actuación, mostrando algunas tarjetas de amonestación inmerecidas. Vieron la cartulina Nando y Arroyo, por el Valencia, y Rodri por el Rayo.

Goles: 1-0, minuto 8. Pase en profundidad de Arroyo a Penev, éste pasa a Nando que en claro fuera de juego marca sin dificultad. 1-1, minuto 41. No se entiende la defensa valenciana con su portero, Rodri roba el balón dentro del área y transforma. 2-1, minuto 66. Tomás de lanzamiento directo de falta. 3-1, minuto 72. Toni de cabeza al rematar una falta desde la derecha, ante la pasividad de Férez. 4-1, minuto 80. Jugada de Penev por la banda y su centro es rematado impecablemente al fondo de la red por Toni.

El ex-presidente Tuzón fue testigo de este extraño partido desde su butaca de socio y no desde el palco, como consecuencia de su actual "status" de precandidato a la reelección. Acaso pudo darse cuenta, para bien y para mal, de que este Valencia vuelve a ser uno de los grandes del fútbol español, capaz de luchar no sólo por la UEFA, sino también por el subcampeonato liguero y quizá dentro de algún tiempo por un título importante. La confirmación de esta nuva época de esplendor che se la dio el propio equipo, al complicarse la vida en un partido donde convirtió en un riesgo inútil el propio exceso de autoconfianza.

En parte la culpa la tuvo el propio Rayo, que dejó a un solo hombre en punta, se atrincheró sin éxito en la defensa y encajó el primer gol en los primeros compases serios de partido. Los mejores minutos del Valencia (el segundo cuarto de hora del partido) conquistaron a los aficionados. Hubo buen fútbol, espectáculo y belleza, elementos superfluos y engañosos cuando de lo que se trata es de amarrar la victoria y sumar puntos. El Valencia se dejó llevar por esas condiciones tan favorables y hasta dio la impresión de que Espárrago se había dejado por un día el miedo en el vestuario.

Para bien del propio equipo valencianista, el gol del Rayo, que empató sorprendentemente un partido imposible para el tercer equipo de Madrid, llegó pronto, al filo del descanso. En la caseta debió hablarse con crispación de las oportunidades falladas y de la necesidad de remontar, argumentos que hizo suyos el Valencia colectiva e individualmente para dejar las cosas en su sitio y marcar las diferencias en el segundo tiempo. El resultado fue que con un juego más sobrio, pensando y de disciplina, el cuadro de Espárrago hizo funcionar el marcador y los aplausos. También el Rayo arriesgó en un intento inútil por puntuar en Mestalla esta noche.