Ficha de partido: 14.10.1979: Sporting de Gijón 4 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Sporting Gijón
Sporting Gijón
4 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Cerveró
29'
Abel
35'
Mesa
36'
Mario Kempes
42'
Descanso
45'
Abel
52'
Orlando JiménezJavier Subirats
63'
Enrique Saura
72'
Dani Cabezas
73'
Quini
73'
Daniel SolsonaRainer Bonhof
75'
AguilarQuini
80'
CundiUría
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Molinón
Aforo: 30.000 espectadores
Ubicación: Gijón (Asturias) / España 
Inauguración: 1908

Rival: Sporting Gijón

Records vs Sporting Gijón

Máximo goleador: Antonio Fuertes (7 goles)
Goleador rival: Quini (13 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (29.11.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.04.1923)
Más repetido: 1-1 (15 veces)

Crónica

Casi lleno en El Molinón, con una recaudación de tres millones trescientas mil pesetas. Si tenemos en cuenta que los socios del Sporting son veintiún mil, la recaudación resulta muy importante. Ambiente extraordinario de apoyo contínuo al Sporting desde las gradas. Terreno de juego blando a consecuencia de las lluvias caidas y sin ningún incidente.

Goles: 1-0, minuto 35. Jugada de ataque con balón largo de Joaquín a Uría, que se cuela por el lado derecho, centra al segundo palo, y Abel sólo hace que empujar el balón tras verse desbordado el guardameta Pereira. 2-0, minuto 36. Jugada por la izquierda con centro pasado que Joaquín, de cabeza, deja el balón sobre Mesa que de volea bate al guardameta visitante. 2-1, minuto 42. Colada de Bonhof por la derecha en combinación con Saura, centro al segundo palo y Kempes, de forma espectacular, remata a las mallas. 3-1, minuto 7 del segundo tiempo. Centro de Ferrero y gol de Abel. 3-2, minuto 22. Centro de Palmer desde la izquierda que Saura, solo, ya dentro del área del Sporting, empalma a las mallas. 4-2, minuto 23. Colada de Joaquón por la derecha con centro al segundo palo y Quini, de forma espectacular y a la manera de Kempes, consigue otro magnífico gol.

Causó una sensación francamente sensacional el Sporting, sobre todo en la segunda parte, donde realizó un juego espléndido en momentos y cuajando una actuación todo el equipo sensacional. Fue una avalancha ante un Valencia que se quedó desbordado ante la fuerza, rapidez, empuje y formas de jugar del equipo gijonés que en ataque parece imparable si tenemos en cuenta que en cinco partidos lleva un promedio superios a los tres goles por encuentro. Sin embargo, el equipo gijonés, por su inclinación ofensiva, no cubre las formas a la hora de guardar las espaldas, por lo que ha encajado bastantes goles, pero no cabe duda de que eso ayuda al espectáculo y el aficionado que en la tarde de ayer se dio cita en el campo de El Molinón lo pasó francamente bien al ver el juego desplegado por el equipo gijonés, que encontró en momentos una buena réplica del Valencia que jugó muy a la defensiva, pero en los contragolpes se mostró peligroso, sobre todo en la primera parte, donde hubo acciones aisladas de Kempes, con mucho peligro y en una de ellas conseguirían el gol los valencianistas.

En el segundo tiempo ya no quedó más equipo que el Sporting, que supo imponer su rítmo, que se adptó al campo blando, prueba de que sus jugadores están para todo terreno y en un momento físico y técnico extraordinario en estos momentos de la Liga. Quizás la marcha del equipo gijonés pueda sorprender mucho a la afición española, pero lo cierto es que Novoa tiene a los jugadores en un momento óptimo que es difícil encontrar en otro equipo cuando se está en los primeros lances del campeonato. Hay que aa Quini, en este partido, anotó el gol doscientos de la Liga, no cabe duda, una cifra que viene a confirmar la marcha extraordinaria de este jugador que sigue siendo fundamental en el Sporting y que a sus treinta años rinde como en sus mejores tiempos. Pero sin embargo, los dos hombres fuertes del equipo en esta ocasión fueron Uría y Joaquín, que jugaron espléndidamente bien, encontrando buen apoyo en los demás compañeros, así como hay que decir que el guardameta Castro tuvo dos intervenciones de mérito.

El Valencia, bien en la defensiva hasta encajar los dos goles, que puede decir fue un poco sorpresa porque vinieron en un minuto nada menos que dos tantos del Sporting. Después, cuando intentó abrir lineas, démostró fisuras. Tal vez quien más aguantó fue el defensa libre Dani mientras que en el centro del campo hubo algunos detalles del alemán Bonhof y en ataque sólo los destellos de la calidad de Kempes y algo de Saura. Por lo demás demostró ser un equipo vulgar, que no está en su mejór momento de juego y que, sin duda, debe aspirar a algó más que a ir a los campos lejos de Mestalla para defenderse.