Ficha de partido: 01.11.1978: Valencia CF 5 - 2 Arges Pitesti

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 2
Arges Pitesti
Arges Pitesti

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
MoiceanuRadu
14'
Mario Kempes
34'
Mario Kempes
40'
Descanso
45'
Toma
46'
Rainer Bonhof
60'
TurcuDobrin
70'
Enrique Saura
71'
Carlos PereiraJosé Luis Manzanedo
76'
Iovanescu
76'
Daniel Solsona
80'
Speriatu
80'
Ricardo AriasEufemio Cabral
83'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Arges Pitesti

Records vs Arges Pitesti

Máximo goleador: Mario Kempes (2 goles)
Goleador rival: Moiseanu (1 goles)
Mayor victoria: 5 - 2 (01.11.1978)
Mayor derrota: 1 - 2 (18.10.1978)
Más repetido: 1-2 (1 veces)

Crónica

Como los grandes, el Valencia ha clasificado para los octavos final de la Copa de la U.E.F.A., ganando al Arges Pitesti de Rumania por un tanteo inusitado en estos tiempos: 5-2, que deja la eliminatoria definitiva en un 6-4 que despierta por primera vez en la temporada, con todo, entusiasmo, la esperanza de sus aficionados. Porque el Valencia, en algunos momentos de este partido emocionante, ha rayado a una altura futbolística como no lo habíambos visto todavía en lo que va de temporada. Ha habido 25 minutos del primer tiempo en los que el Valencia ha sido el equipo que cabía suponer desde un principio, con una clase futbolística extraordinaria, compenetración entre sus hombres, una identidad de funcionamiento y penetración en busca del gol como, repito, no lo habíamos visto en lo que llevamos de temporada. En ello ha influido en manera el juego de un triángulo que ha sido mágico en el Valencia de hoy: Solsona, Bonhof y Kempes.

Un Kempes que, de esa oscuridad en que se venía desenvolviendo en los partidos anteriores, ha alcanzado en unos instantes la brillantez del juego que parecía perdida. Sus dos goles marcados en la primera parte han puesto el partido en franquía. Después ya todo fue mejor y aunque el Arges Pitesti en un momento dado, cuando el marcador señalaba 4-1, logró un gol y puso la eliminatoria peligrosa, volvió el Valencia a rehacerse y en definitiva logró una victoria por todo lo alto.

Así pues, el primer tiempo del Valencia y de una manera concreta los veinticinco minutos que mediaron desde el cuarto de hora inicial al final de la primera parte han constituido la constatación de que el Valencia que se deseaba, pueda serlo todavía. Ha venido a renacer en este torneo europeo, en el que después de dos eliminatorias ganadas con goles y juego, especialmente ésta, se apunta, como un candidato a grandes házañas.

En la primera parte, el tanteo fue de 0 a 2 y aún pudo llegar otro gol por un trallazo impresionante de Kempes, a los 16 minutos, que se estrelló en un poste. Hasta entonces, el juego del Valencia impetuoso, era frenado con cierta eficacia por el sistema de contención empleado por los rumanos que, conscientes de la ventaja que tenían en el marcador, procuraban ante todo conservarla. Pero el enorme caudal de juego que desplegó el Valencia, la serie de jugadas que forjó Solsona en medio campo y la codícia y acierto de Kempes, pusieron pronto el partido en vía libre. A los 34 minutos llegó el primer gol. Fue una prodigiosa jugada de Kempes que, en una falta a Solsona, lanzó el balón con un efecto diabólico y con una dureza al mismo tiempo tal que el guardameta, aunque llegó a parar la pelota, se le doblaron las manos y el balón llegó a las mallas. Seis minutos después de nuevo Kempes marcaba el segundo tanto en un balón que recibió de Felman un pase atrás que empalmó directamente a gol con un disparo durísimo.

El Arges Pitesti a raíz de encajar estos dos tantos, dejó sus cautelas para lanzarse a un juego más ofensivo y este juego que continuó apenas iniciada la segunda parte le dio el premio de un gol marcado de forma sorprendente para los valencianistas y que ponía la eliminatoria igualada globalmente. Fue en el segundo minuto tras el descanso, una entrega corta de Iovanescu a Toma lo aprovechó éste para desde cerca batir a Manzanedo. Suponía el 2—1 que igualaba el tanteo de la primera vuelta. Se equilibraron un poco las fuerzas porque también el Arges aprovechó el momento de desánimo que tuvo el Valencia para iniciar unos contraataques, aunque de nuevo restableció la ventaja el Valencia al cuarto de hora, al sacarse una falta contra los rumanos en las cercanías del área de penalty. La tiró Kempes por encima de la barrera defensiva y Bonhoff acudiendo rápidamente a cogee el balón, se coló y desde cerca batió al guardameta rumano.

A los 20 minutos, cuando el Valencia dominaba de forma más arrolladora un centro de Botubot a Saura lo aprovechó éste desde cerca para marcar el cuarto tanto. El marcador con 4—1, lo tenía resuelto el Valencia, pero a los 31 minutos, Iovanescu a pase del extremo izquierda Daru, marcó sorprendiendo a Manzanedo, que al realizar el esfuerzo para detener el balón quedó lastimado y fue sustituido por Pereira. Por cierto que el árbitro exigió que el guardameta suplente del Valencia llevará el número de dorsal.

En un clima de gran expectación, aunque la eliminatoria estaba claramente orientada para el cuadro local, marcó el Valencia el quinto tanto, en una jugada prodigiosa de ataque en que Saura, llevando la pelota con Solsona, fue objeto de penalty, pero el balón siguió y Solsona lo impulsó a las mallas. El árbitro, con buen criterio y con arreglo al reglamento, concedió el tanto y amonestó con tarjeta amarilla al guardameta rumano, que acudió a protestarle.

El juego ha tenido intermitencias, pero en general ha predominado la clase del Valencia, que como hemos dicho, en la primera parte tuvo unos momentos verdaderamente sublimes en el juego, de Kempes, Bonhoff y Solsona, si bien todo el equipo ha rayado a gran altura, mostrándose bastante segura la defensa salvo un par de vacilaciones y muy trabajador el medio campo.