Ficha de partido: 21.02.1979: Valencia CF 4 - 1 Real Sociedad

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 1
Real Sociedad
Real Sociedad

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Enrique Saura
15'
Descanso
45'
Satrústegui
66'
Lobo DiarteJosé Cerveró
68'
IdígorasSatrústegui
77'
Darío Felman
79'
Rainer Bonhof
81'
Juan Daniel CorderoDarío Felman
88'
Ricardo Arias
91'
Final del partido
92'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Sociedad

Records vs Real Sociedad

Máximo goleador: Mundo Suárez (21 goles)
Goleador rival: Satrústegui (10 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (15.09.1940)
Mayor derrota: 0 - 7 (06.05.1928)
Más repetido: 0-1 (18 veces)

Crónica

El FC Barcelona se las verá con el Valencia en la cita copera de los octavos de final. La próxima semana tendrán ahí, en el «Camp Nou», frente a ese «Barça» relanzado por la victoria sobre el Real Madrid, a un Valencia que esta noche se ha reconciliado con su hinchada, dando la cara buena, la faz amable de un equipo de campanillas, que ha batido a un gran rival, la Real Sociedad, que incluso en muchas fases ha hecho un fútbol más compacto y de mayor calidad, pero que a la postre ha tenido que inclinarse ante el «punch» valencianista que, sorprendentemente, en esta ocasión no tuvo en Mario Kempes a su principal protagonista goleador, puesto que los autores de los tantos «ches» fueron saura, Felman, Bonhof y Arias.

Goles: M. 16 del primer tiempo, 1-0. Jugada entre Arias y Kempes con entrega a Saura que, adelantándose a la defensa, bate a Arconada. M. 28 de la segunda mitad, 1-1. Colada de López Ufarte por la izquierda con centro sobre Satrústegui, que se aprovechó de la pasividad de Bonhof y del portero para igualar el tanteador. M.33,2-1. Combinación entre Saura y Diarte que culmina finalmente Felman. M. 36, 3-1. Acción personal de Bonhof, que avanza desde la defensa para largar un trallazo impresionante que después de dar en la mano de un zaguero donostiarra se cuela en la red sin que Arconada, sorprendido por el desvío, pueda reaccionar a tiempo. M. 45. Jugada entre Solsona, Kempes y Arias, con gran remate de este último que batió nuevamente a Arconada, estableciendo el resultado definitivo.

Gran partido, con salsa, color y calor de eliminatoria copera de altura, el que han brindado esta noche Valencia y Real Sociedad en el Estadio Luis Casanova, que registró una gran entrada y cuyos espectadores salieron plenamente del desarrollo del «match» y del plato futbolístico que habían presenciado. No sólo, aunque ello lógicamente influyera, por la victoria valencianista, sino también porque el encuentro (de cuán poco se puede decir lo mismo en estos dias), valió la pena, fue de los que hacen afición y demostró que en el fútbol español aún quedan conjuntos capaces de jugar con calidad y con fuerza.

Les hablábamos en nuestra crónica de avant match que la Real Sociedad había impresioñado vivamente a través de lo visto en la pequeña pantalla contra el Sporting de Gijón y que se temía a los donostiárras. El 1-0 de Atocha, en condiciones normales, no parecía insalvable, pero quedaba en pie el interrogante de siempre: ¿cómo actuaría el Valencia? ¿Sería el de las grandes jornadas o el de las decepciones? La incógnita quedó despejada rápidamente porque los valencianistas salieron en tromba, poniendo cercó al portal de Arconada y fruto de su gran juego llegó, rápidamente, apenas rebasado el cuarto de hora, el primer gol, que equilibraba ya la eliminatoria.

Sin embargo, fue entonces cuando se puso de manifiesto que el temor que provocaba la Real no era infundado. Aunque algunos de sus hombres acusaron sin duda el enorme esfuerzo desplegado en El Molinón, la Real se soprepuso al temprano tanto, equilibró el mando valencianista y empezó a crear peligro ante el portal de Pereira. Alonso, Zamora, López Ufarte, Satrústegui, comenzaron a carburar y sobre el campo se vio a un conjunto, el realista, que actualmente, pensamos, es uno de los más en forma del panorama nacional y, sin discusión, uno de los de mayor futuro. El Valencia, no obstante, pudo capear el temporal e incluso recobrar el dominio en los compases finales del período inicial, al que se llegó con ese 1-0 que dejaba las espadas en alto cara a la reanudación.

La segunda mitad se inició con dominio donostiarra, siempre con López Ufarte de batuta mágica, respaldado por Zamora y por Diego, mientras Alonso nerdía algo de gas. Este juego realista alcanzó su justo premio en el tanto del empate, al que colaboró la poca feliz intervención de Bonhof y de Pereira. Era el minuto 28 y en aquel momento, quien más quien menos en el Estadio, pensó que la suerte estaba ya echada y que al igual que la pasada temporada, el Valencia caería eliminado de la Copa frente a la Real. Pero está visto que este Valencia de Marcel es más temible cuando menos se lo esperan sus aficionados y el equipo rival...

En efecto, con el 1-1, los valencianistas despertaron como sacudidos por un rayo. Moviéndose con una velocidad y con una furia increíbles, obligaron a que la Real tuviera que replegar velas y defenderse a la desesperada. Fue un «sprint» final el valencianista, que enfervorizó al público y que llevó, uno trás otro, hasta tres balones a las mallas de Arconada. Lo que al principio pareció fácil, luego difícil más tarde imposible, se había concretado: el Valencia, billantemente, estaba ya en los octavos de final de la Copa, habiendo dejado en la cuneta a una Real Sociedad con vitola de equipo grande y en gran forma. Comprensible, pues, que la afición «che» espere ahora con la máxima confianza esta próxima confrontación copera, aunque el adversario sea, nada menos, que el Barça, actual campeón.