Ficha de partido: 29.01.1978: Cádiz CF 1 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Cádiz CF
Cádiz CF
1 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Baena
40'
Descanso
45'
Blanco
52'
Pep ClaramuntÁngel Castellanos
56'
QuinoM. Ángel
62'
Javier SubiratsDarío Felman
65'
Higinio García
69'
José Cerveró
80'
EscobarBlanco
83'
Enrique Saura
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Ramón de Carranza
Aforo: 15.500 espectadores
Ubicación: Cádiz / España 
Inauguración: 03/09/1955

Rival: Cádiz CF

Records vs Cádiz CF

Máximo goleador: Fernando Gómez (6 goles)
Goleador rival: Mágico González (5 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (06.05.1967)
Mayor derrota: 0 - 2 (08.12.1991)
Más repetido: 0-2 (3 veces)

Crónica

Preocupación y sorpresa han sido los prolegómenos de este encuentro. Preocupación por parte gaditana ante las bajas de cuatro titulares que obligaron a Mariano Morena a montar una alineación de circunstancias, trastocando todas las líneas del equipo, y sorpresa también por el once valenciano, totalmente distinto al de otros domingos. Y además, con lo que ya no se contaba era con una tercera contingencia, el aburrimiento y el mal juego de ambos conjuntos. Porque si bien, ya se temía algo de los locales, nunca se esperaba una actuación tan mediocre y anodina como la que realizó el Valencia, sobre todo en los primeros cuarenta y cinco minutos.

Dispuso el equipo valencianista un sistema defensivo por zonas, con cerca de seis hombres ante Manzanedo, y dos puntas, Eloy y Felman, y algunas ocasiones Kempes o Saura, que se alternaron en sus cargos de ayudar al medio campo. El Cádiz como en estas últimas ocasiones siguió jugando con mucho temor, y sin exponer gran cosa, ya que tanto Canito como Ibañez jugaron excesivamente retrasados.

El dominio correspondió al Cádiz, pero sin peligro real. No obstante debió llegarse al descanso con ventaja de un gol, porque a los veinticinco minutos Blanco realizó una buena jugada pasando por el centro a Ibáñez, éste aprovechando la salida de Manzanedo, tiró fuerte y cruzado lejos de su alcance estrellándose el balón en la parte interior del poste volviendo al campo y a las manos del cancerbero valencianista. Esta puede considerarse la única ocasión con marchamo de gol en los cuarenta y cinco minutos, ya que el resto de las aciones fueron de lejos y con ventajas para ambos guardametas.

No variaron las posiciones ni la táctica de ambos equipos en la segunda parte, siendo también el Cádiz el que llevó la iniciativa con un cuarto de hora de juego entusiasta y acometedor aunque falto de técnica. En esa fase, además del gol que abrió el marcador hubo remates muy peligrosos de Manó y Blanco que rondaron el poste. El primer gol llegó en el minuto 52, tras una falta sacada por Urruchurtu casi en el centro del campo para que Baena pasara de cabeza a Blanco, quien sin parar el balón lo envió a la red.

Tras el gol gaditano no sabeamos si fue el Cádiz quien retrasó sus líneas o que el Valencia se echó hacia delante, lo cierto es que el dominio pasó a manos de los valencianos. En esto influyó sin duda, la inclusión de Claramunt, que al sustituir a un hombre dfensivo como Castellanos, dió profundidad al ataque. Kempes, en el minuto 70, estuvo a punto de empatar al rematar de cabeza pero Santamaría desvió en una gran parada el balón a córner. Siguió insistiendo el Valencia en el ataque ante el exagerado retraso de los gaditanos hasta llegar el gol del empate, cosa que ya puso nervioso al Cádiz y obligó de nuevo a lanzarse al ataque pero ya contrarreloj y con demasiados nervios, dando facilidad con ello a la defensa visitante que como era lógico actuó a placer, incluso con contragolpes peligrosos que cogían a la defensa gaditana demasiado adelantada en su afán de forzar el partido. En el minuto 77, una colada de Subirats que centra muy cerrado, Santamaría no alcanza el despeje de puños e Higinio conecta un cabezazo a la red.

Por si fuera poco, llegó la jugada del segundo gol valencianista, en un auténtico despiste local tanto de Santamaría como sus defensas. Fue en el minuto 88, en una jugada inofensiva en el centro del campo, con pase en profundidad por el centro. Sin haber ningún jugador valencianista, Santamaría sale incomprensiblemente del área grande a despejar pero llega antes Barrachina que desvía el balón hacia Saura, que tira desde muy lejos al ver la meta vacía y marca. Bronca al final a los jugadores que dejaron escapar de forma incomprensible unos puntos que tanto pueden influir en la marcha de la Liga.