Ficha de partido: 11.01.1976: Racing de Santander 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Rac. Santander
Rac. Santander
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
LoloPérez
15'
Chinchón
27'
Salif Keita
40'
Ufarte
43'
Descanso
45'
ErrandoneaUfarte
45'
Jesús Martínez'Quino' Sierra
71'
Enrique SauraPep Claramunt
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Sardinero
Aforo: 30.000 espectadores
Ubicación: Santander (Cantabria) / España 
Inauguración: 20/08/1988

Rival: Rac. Santander

Records vs Rac. Santander

Máximo goleador: José Vilanova (7 goles)
Goleador rival: Cisco (9 goles)
Mayor victoria: 8 - 1 (03.10.1954)
Mayor derrota: 0 - 5 (31.03.1935)
Más repetido: 1-2 (13 veces)

Crónica

Al Valencia se le temía, pero la verdad es que a lo largo del encuentro no ha hecho grandes cosas para justificar ese temor. Muy conservador desde el principio, con sólo dos jugadores en punta y ocho en zona defensiva, planteó el encuentro al Santander sin excesiva peligrosidad, como lo demuestra el hecho de que el gol que ha marcado y que le han valido dos puntos, ha sida un regalo santanderino, un gravísimo error de Geñupi, que aprovechó muy oportuno el moreno Keita, el jugador que más presionó sobre la portería de Santamaría.

Un regalo casi al final del primer tiempo situó al Valencia en condiciones de llevarse el partido, porque, además, y antes de este gol, habían ocurrido dos hechos que, a nuestro entender, tuvieron una influencia decisiva en el juego de los santanderinos. Juan Carlos, cuya experiencia y técnica no es necesario descubrir aquí, se lesionó en el minuto 15, y tuvo que abandonar el campo. El Santander, sin Juan Carlos perdió muchos enteros. Este hecho actuó en favor de los valencianos mucho más de lo que podían suponer. Zuviría pasó a medio y Lolo a defensa derecho, en donde no dio una a derechas. Poco después, a la media hora, otro jugador clave del equipo, Ufarte, también se lesionó y aunque continuó hasta el final de la primera parte, no siguió en la segunda, cediendo el puesto a Errandonea, que tampoco se centró en el partido.

Ya puestos a relatar infortunios, Sergio, el jugador que mejores partidos ha hecho en El Sardinero, en lo que va de Liga, actuó como despistado, sin dar una, como si estuviera asustado en presencia de sus antiguos compañeros de equipo. Y es así que el Vaencia, que esperaba encontrarse a un Santander fuerte, con fuego y entusiasmo, se halló a otro Santander muy distinto, con entusiasmo, eso sí, pero sin fuego, sin más valores positivos en el campo que Díaz, el mejor de todos, algo de Quinito en el primer tiempo, Portu, seguro en la segunda parte, junto con Zuviria y Chinchón. Zuviria, muy luchador, pero excesivamente individualista.

Era, este Santander de hoy el equipo ideal para ser batido, incluso con amplitud, pero el Valencia, bien por ese espiriiu conservador que le impedía toda iniciativa o por no querer comprometer la victoria, estuvo muy conformista buscando en el contraataque, no muy peligroso, el aumentar el tanteador, pero aguantando en su área la agobiante presión del Santander, fuerte pero inoperante, ya que apenas ponía en peligro la meta de Marro.

Hay mas todavia, hay un árbitro, el señor Lamo Castillo, castellano, que se empeñó en equivocarse. Y perdonó varios penalties en el área valencianista y clarísimos empujones de Aitor Aguirre. En los castigos de las faltas señaló muchos más al Racing que al Valencia, lo que exasperó al público, que le tributó una gran bronca, a la vez que arrojaba almohadillas en diferentes fases del partido. En definitiva, que en esta tarde todo se puso en contra al Santander: las lesiones de Juan Cerios y Ufarte, el desacierto de jugadores clave en otras oportunidades y el árbitro.

Y esto explica, sin duda alguna, este resultado de 0-1 en contra y frente a un Valencia que, en resumidas cuentas, no jugó con la audacia que era imprescindible para ganar con más amplitud. Defensa y medio actuaron bien con facilidad y fuerza, pero sin convencer demasiado. Y no porque sus jugadores carezcan de técnica, que la tienen; sino por eso que decimos de su carencia de ambición. Algo en verdad inexplicable.

El partido en conjunto ha sido más bien flojo, en razón a los muchos errores cometidos por el Santander, justamente cuando más necesitaba de no cometerlos. E El Domingo recbe al Madrid y el juego de noy no es para animar a nadie. El único gol se marcó a los 8 minutos. Geñupi se hizo con un balón, dudó entre dárselo a Santamaría, al fin se decidió pero a quien se lo entregó fue a Keita, que se encontró asi con el gol regalo. El campo registró una buena entrada.