Ficha de partido: 09.02.1975: Valencia CF 0 - 0 Real Zaragoza

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 0
Real Zaragoza
Real Zaragoza

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
'Quino' SierraToni Ferrer Díaz
60'
Blanco
71'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Zaragoza

Records vs Real Zaragoza

Máximo goleador: Manuel Badenes (9 goles)
Goleador rival: Duca (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (14.02.1943)
Mayor derrota: 1 - 6 (19.04.1959)
Más repetido: 1-0 (13 veces)

Crónica

Nos habíamos hecho a la idea de que el Valencia iba mejorando en su juego, aumentando su rendimiento y también sus posibilidades después de sus dos últimas actuaciones en que goleó en Murcia al equipo titular y en Madrid apabulló durante mucho tiempo del partido al líder. Se esperaba esta visita del Zaragoza, segundo de la clasificación, confiándose en que el Valencia ante este equipo que generalmente le ha resultado un hueso en Mestalla ratificara esa mejoría en su línea de juego, pero la verdad es que no ha sido así y habrá que decir que si el Valencia ha mejorado, al menos hoy no lo ha demostrado y en cambio el Zaragoza ha venido siendo el clásico hueso que es siempre en este campo. Un campo que le va de maravilla, en el que rara vez deja de puntuar y en que una vez más no se ha marchado de vacío.

El partido ha terminado con empate, habrá que añadir... y gracias, puesto que dentro de la nivelación de fuerzas que hubo, del equilibrio que imperó, el encuentro si hubo algún equipo que se aproximara a la posibilidad de marcar fue el Zaragoza. Un equipo que jugó mejor que el Valencia, que desplegó a sus hombres con un fútbol más expeditivo, más fluido y mejor ligado en contraste con el juego descohesionado que practicó el Valencia. Así nos encontramos que aún sin imperar un severo marcaje personal el Zaragoza cerraba de manera hermética los accesos al área de Keita y Jara y así cercenaba en flor las posibilidades valencianistas limitadas casi exclusivamente en su versión ofensiva a estos dos jugadores porque Planelles, demasiado frío, y los centrocampistas Ferrer, Barrero y Claramunt, en su desdoblamiento hacia el ataque muy flojos, no han conseguido forzar casi nunca la ágil, fuerte y segura defensa del Zaragoza. Así, aún dominando ligeramente el Valencia, sus ataques carecieron de verdadera penetración y profundidad y eran más inquietantes los que montaba el Zaragoza por mediación de Diarte y Arrúa con buenos servicios de Rubial, un extremo muy en su puesto que les servía juego constantemente. No hubo jugadas de auténtico peligro por ese equilibrio que imperó y a partir de los 25 minutos se fue desvaneciendo un poco el juego valencianista para atacar en más ocasiones el Zaragoza aunque también sin sacar el fruto que cabía esperar de la calidad de sus delanteros.

Se llegó al descanso con el resultado empatado, ya que éste fue el final, del encuentro y en la segunda mitad se mantuvo ese tono oscilante de dominio sobre una y otra área en que persistió el acierto de las lindas defensivas sobre las de ataque. El Valencia en este menester, con el buen hacer de Martínez y las actuaciones acertadas de Tirapu especialmente, cortó de manera radical las penetraciones de Diarte que buscaba la zona izquierda para colarse hacia el marco. El Valencia, por su parte, tuvo que apelar a intentos personales a cargo de Claramurnt y Jara que tampoco dieron resultado. Las mejores jugadas precisamente las protagonizaron estos dos jugadores. A los 2 minutos, un fenomenal lanzamiento de Claramunt sobre Jara, que había conseguido desmarcarse plantándose ante el portero con toda la ventaja para él, remato muy mal desperdiciando una ocasión clara de gol.

Claramunt, que había estado bastante desdibujado también, protagonizó en el último minuto de juego una espléndida jugada personal, una intervención con todo el salto de su calidad en los mejores momentos burlando contrarios desde la banda derecha, donde inició la jugada, hasta situarse en el centro y rematar de forma peligrosa. El portero con apuros interceptó la jugada. Estos fueron casi los únicos actos de presencia auténticos que el Valencia mostró en un partido en que habrá que pensar que, una vez más, las cámaras de televisión le resultan negativas al Valencia cuando mejor se le presenta y cuando mejor imagen quiere dar ante todo el país, suele ocurrirle esto de hoy, que da una imagen desbahida e incolora de un equipo que sigue dando a lo largo de la temporada una de cal y otra de arena. Ni siquiera ese remozamiento que el entrenador ha introducido en sus filas con muchos jóvenes en ellas le ha dado el resultado que se esperaba, porque hoy ni los veteranos ni los jóvenes han estado a la altura que cabía esperar.

Total un empate que hay que aceptar y casi darle las gracias, porque de lo contrario, de no haber habido empate, dado el juego practicado, tal vez las pesas hubieran caido del lado zaragocista. El campo registró una floja entrada como suele ser corriente cuando asoma le televisión al terreno de juego.