Ficha de partido: 02.04.1975: Sporting de Gijón 3 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Sporting Gijón
Sporting Gijón
3 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Quini
34'
Aníbal PérezJesús Martínez
45'
Descanso
45'
FanjulCiriaco
45'
Gitano GonzálezRafael Barrero
45'
Garzón
63'
Quini
86'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Molinón
Aforo: 30.000 espectadores
Ubicación: Gijón (Asturias) / España 
Inauguración: 1908

Rival: Sporting Gijón

Records vs Sporting Gijón

Máximo goleador: Antonio Fuertes (7 goles)
Goleador rival: Quini (13 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (29.11.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.04.1923)
Más repetido: 1-1 (15 veces)

Crónica

Por tres goles a cero se impuso el Sporting al Valencia CF en el encuentro disputado esta tarde en el campo de El Molinón, que registró una más que aceptable entrada. Los gijoneses han realizado un partido muy completo y han superado el 3-2 adverso del Luis Casanova, por lo que se clasifican para la siguiente ronda de la Copa del Generalísimo.

El partido, desde un principio, lo han resuelto fácilmente los locales, ya que desde el minuto inicial ejercieron una presión constante sobre el Valencia y las ocasiones de gol rondaron en cada momento la portería que defiende Balaguer. El primer tanto llegó en el minuto 34, obra de Quini en una magnífica jugada de Valdés por la izquierda, con cesión al área visitante, para que Quini, tras acertar a revolverse entre dos rivales, genera habilmente la acción al defensa Martínez y lanza un chut muy colocado, sin que el portero valencianista pudiera hacer nada para evitarlo. Por cierto, que Quini tuvo clarísimas ocasiones para dejar sentenciada ya la eliminatoria en la primera parte, pues a dos servicios, uno de Mejido a dos metros de la puerta, el delantero internacional falló incomprensiblemente, así como en otra ocasión, en balón enviada por Churruca, Quini, en remate de cabeza, no acertó a entrar el balón en la red por escasísimos milímetros.

La tónica de la primera parte fue de dominio total del Sporting, con contraataques espesos y tímidos a cargo del Valencia, que dio una impresión de un conjunto muy pobre. En la continuación siguió la misma tónica de juego, con dominio casi absoluto del Sporting, que ya en el minuto 18 dejaba las cosas claras. Fue una acción por la izquierda, con centro pasado que Quini logró rematar de cabeza. El balón no acertó a blocarlo el guardamente Balaguer y el interior Garzón, muy oportuno, lo envió a la red. Era el 2-0 y el Sporting no pareció conformarse con este resultado, sino que siguió en su presión sobre la portería del Valencia. Así, a los 27 minutos, se produjo una escapada de Churruca desde su pripio campo en acción individual, y de forma sensacional se libró de cuantos le salieron al paso. Cuando estaba cerca de la portería de Balaguer, cedió el balón atrás para que Valdés rematase a placer el que debía de suponer el tercer gol. Pero he aquí que incomprensiblemente, el árbitro, señor Melero, anuló la jugada a indicaciones del juez de línea Ángel Solano, que señaló al árbitro que había habido incorreción en el gol del Sporting. El árbitro tomó la decisión de anularlo, lo que provocó las iras del público y lanzamiento de almohadillas que inundaron casi el terreno de juego.

Con el 2-0 y con un gol anulado, el Sporting siguió en su acción de ataque y, ayudado por el árbitro, que trató de compensar aquel fallo en la anulación del gol de Valdés, pasando por alto alguna que otra falta en el área del Sporting, para que en el minuto 41, en una acción de Mejido y ya pusando el área del Valencia, sería objeto de una falta por Antón. El señor Melero no dudaría en señalar el máximo castigo, que nosotros consideramos que ha sido dudoso. Lanzó el penalty Quini y lo transformó en gol, estableciendo el 3-0 a favor del Sporting, que ya sería definitivo.

Creemos que el resultado justifica con creces la actuación del Sporting, que ha sido bastante completa, rindiendo sus jugadores en una línea muy aceptable. El valencia causó una pobre impresión, y los jóvenes jugadores que tiene el conjunto levantino no responden a esa confianza que ha depositado en ellos el técnico Ciric, pues hubo much bisoñez y Quino se encontraba solo en el ataque sin apoyo ninguno.