Ficha de partido: 20.08.1997: Valencia CF 3 - 1 Palmeiras

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 1
Palmeiras
Palmeiras

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Zinho
25'
Romario de SouzaAsist: Guillermo Morigi
38'
Romario de SouzaAsist: Guillermo Morigi
39'
AlexEuller
45'
Descanso
45'
EmilsonMarquinhos
45'
Jose Ignacio SáenzGuillermo Morigi
45'
Romario de SouzaAsist: Ariel Ortega
55'
Nico OliveraMoussa Saïb
60'
WagnerJunior
60'
Claudio LópezAriel Ortega
65'
Goran VlaovicRomario de Souza
65'
Jose Ignacio Sáenz
65'
David AlbeldaJavier Farinós
69'
CrisÓseas
70'
RogerioAmaral
70'
Amaral
78'
Juanfran García
80'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Palmeiras

Records vs Palmeiras

Máximo goleador: Romario de Souza (3 goles)
Goleador rival: Zinho (1 goles)
Más partidos: Javi Navarro (1 partidos)
Mayor victoria: 3 - 1 (20.08.1997)
Mayor derrota: Ninguna
Más repetido: 3-1 (1 veces)

Crónica

Romario equivale al gran espectáculo. Durante los 65 minutos que estuvo sobre el terreno de juego fue capaz de marcar tres espléndidos goles, protagonizar otras tres acciones de gol, jugar para el equipo, obsequiar al público con exquisitos toques de balón y, en definitiva, decir a los incrédulos que el fútbol también es arte cuando existen genios en lugar de "tuercebotas" y, afortunadamente para el Valencia, la calidad empieza a predominar. No es difícil salir satisfecho de un estadio de fútbol donde se ha sabido combinar el espectáculo con un buen resultado. El Valencia resurgió ayer con Romario en el minuto 38 de partido.

En un minuto todo cambió. Romario tomó la iniciativa y le dio la vuelta al marcador, despertó a los espectadores y dejó constancia del porqué es el número es el número uno dentro del área, de cara al gol. Una delicia observar sus movimientos. Y todo ello sucedió en un minuto, cuando el marcador era adverso para el Valencia, cuando el público estaba indiferente y cuando algunas voces salían desde la grada en desacuerdo por las acciones de Morigi.

Morigi se presentó en Mestalla junto a Campagnuolo y algunos errores en la entrega provocaron el desasosiego. Sin embargo, Romario tuvo la virtud de aprovechar dos asistencias maravillosas, precisamente de Morigi, para que el italo-argentino se ganase el favor del público y se reconfortase con los que minutos antes le criticaban.

Durante el primer tiempo, el juego del Valencia no tuvo excesivos alicientes, en cambio se observaba en Romario una actitud positiva: buscaba el balón y estaba inquieto de cara al gol. Fue el jugador que en más ocasiones ensayó el disparo. Se adivinaba en él el deseo de asumir responsabilidades, la búsqueda del gol tuvo su recompensa y ofreció al aficionado tres extraordinarios goles que no sólo sirvieron para cambiar el curso de los acontecimientos, sino para ofrecer a la hinchada una victoria en la jornada inaugural del Naranja. De los tres tantos, nos quedamos con el primero: la asistencia de Morigi y el lanzamiento en plancha del brasileño para tocar el balón con su cabeza lo suficiente paraque sirviese de estímulo a los aficionados y de reacción al equipo.

Con independencia del protagonismo asumido por Romario, circunstancia positiva y a la que habrá que acostumbrarse y estar siempre a la espera de sus actitudes geniales, merecen el elogio jugadores como Saib y Juanfran. Los dos piden por méritos propios un puesto en la titularidad, hecho que Saib parece haber alcanzado, pero existen ciertas dudas sobre Juanfran a pesar de la actitud positiva y del buen rendimiento del valenciano, que le es recompensado por el público con aplausos.

En cuanto a la presencia del guardameta Campagnuolo al igual que la de Nico, no tuvieron excesivo trabajo como para que se pueda desprender una opinión de los mismos. Al igual sucede con Morigi pese a que éste tuvo más minutos de juego. En cambio, sí que se observa que al Valencia le falta trabajo para ser equipo, pero posee un hombre gol capaz de desequilibrar, algo que durante los últimos años se ha reivindicado.