Ficha de partido: 09.06.1968: Atlético de Madrid 1 - 0 Valencia CF

Estadio



Nombre: Vicente Calderón
Aforo: 54.851 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 02/10/1966

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Gárate (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

Excesivo calor y excelente entrada, aunque no se llegara al lleno en el Estadio Manzanares, como merecía la importancia del partido. El público ha estado correcto, aunque chillón en demasía. Y al final nervioso, por la corta victoria de los suyos, exteriorizó su descontento contra el árbitro, aunque no fuera justa tal protesta.

El encuentro ha sido de neto corte copero. El Valencia, ya se sabe que es conjunto destacado en esta fórmula de juego ya clásica en él, y ha salvado así su visita al Manzanares, con la mínima derrota encajada ante un contrario como el Atlético de Madrid, que si no se encuentra en su mejor momento, ni mucho menos, es siempre un equipo de categoría en estas competiciones.

El primer tiempo ha sido de juego nivelado, siempre atendiendo más el equipo de Mestalla a su defensa, que al ataque por la zona contraria. Basándose en su formación, netamente defensiva, con Vilar en la media y Paquito en la delantera, siempre retrasado, más Guillot actuando en el centro del campo, han sabido defender los ataques continuados del Atlético, que, a su vez, tenía a Rivilla muy lanzado hacia adelante, al no contar con extremo enfrente que marcar.

Sin embargo, el gol no ha ido llegado ninguno en esta primera parte, más que nada por la línea delantera del Atlético, no se decide a tirar a puerta y el único que venía haciéndolo, Luis esta vez no lo ha hecho. Luis, viene actuando más atrasado y no es el sitio, ni el modo de juego, que le corresponde. Así, de esta forma, la delantera blanquirroja se encuentra sin puntilla.

La defensa valencianista ha estado enérgica, aunque no sucia, y la delantera atlética, ha rehuido cuanto ha podido sus entradas, especialmente el ala derecha en la que, como se sabe, Ufarte siempre se reserva más de la cuenta. También los medios locales no se encuentran en la forma debida, ni Jayo es medio de ataque, ni Iglesias lo es tampoco, y, en consecuencia, se deduce el retraso de Luis para ocupar el sitio que ninguno de los dos viene haciéndolo.

En la segunda mitad el Valencia se ha decidido más a atacar. Ha visto la ineficacia del ataque blanquirrojo y se ha lanzado en busca del tanto que le supusiera ya una ventaja decidida ante el segundo encuentro a jugar el domingo en Mestalla. Pero, precisamente en una de las escapadas que ha motivado este avance continuo del Valencia, ha sido cuando el Atlético ha marcado el que sería único tanto de la tarde. Ha sido a los 12 minutos, Ufarte ha corrido su línea internándose, y ha terminado esta escapada con un centro-chut por bajo que ha pegado en el poste saliendo hacia el campo, pero con la mala suerte para el Valencia y la buena para el Atlético, de que el esférico diera en el cuerpo de Pesudo y entrara en el marco defendido por él mismo, pese a que éste se revolviera con rapidez y lograra apoderarse del balón, aunque no lo suficiente rápido para que el árbitro, colocado en magnífica posición viera, como todos los espectadores, que la pelota había traspasado la línea.

Con este tanto en contra, el Valencia ha aumentado sus ataques, y así hemos visto algunos avances muy bien terminados, por cierto, por la delantera blanca, y defendidos en última instancia por los defensas blanquirrojos, como por ejemplo, a falta de cinco minutos, un remate de Guillot, desbordadó el portero madrileño, ha sido salvado en última instancia, en la misma línea de meta, por Grifa, y poco después un tiro estupendo de Sol, Sanromán lo ha salvado con la punta de los dedos enviándolo a córner.

El partido ha sido muy igualado, con ligera ventaja en el primer tiempo atlética y acentuado el dominio valencianista en el terreno de juego. El 1-0 mínimo del At. de Madrid, no hadecidido ni mucho menos la eliminatoria, y se espera que el domingo en Mestalla, el encuentro revista una excepcional importancia y tenga la clásica dureza que impone el equipo mestallero en sus partidos coperos jugados en su terreno de juego.

El arbitraje del catalán señor Pintado, excelente. Supo cortar el juego debidamente y aunque, como en el principio decirnos, fue especialmente al final del partido protestado. Las protestas vinieron del sector nunca contento, cuando el resultado no va a favor de sus colores.