Ficha de partido: 07.04.1968: Valencia CF 2 - 3 RCD Espanyol

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 3
RCD Espanyol
RCD Espanyol

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Vicente Guillot
45'
Vicente Guillot
59'
Bergara
80'
Rodilla
82'
Re
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Martínez (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Con el terreno de juego en excelente estado, tiempo primaveral y un poco de viento, Rodilla y Mestre han capitaneado uno y otro equipo. El primer tiempo ofreció cierta superioridad valencianista mientras el Español marcaba su compás defensivo que tantas veces le hemos visto, aun en Sarria, con ese 4-4-2, siendo los últimos guarismos cubiertos por Rodilla y Re. Pese a aquella presión, truncada por atisbos atacantes del Español, el primer gol, único del primer tiempo, se llegó hasta más allá de los cuarenta y cinco minutos consiguiéndolo, naturalmente, el Valencia. Este equipo tuvo anteriormente otras oportunidades de marcar que frustraron el propio desacierto en el tiro como esa tarde defensiva de los españolistas a que nos hemos referido.

Y fue el veterano Guillot, que reapareció con entusiasmo casi juvenil, quien logró casi fuera de tiempo, el primer mareaje de la tarde. Waldo le ganó la acción por alto a Mingorance y Guillot se encontró con la pelota y lo aprovechó para batir a Romero de un buen tiro. Mucho peloteo por el centro del terreno en esa primera mitad, mayor mando territorial del Valencia y embarullamiento casi general con entregas al contrario, fueron incidencias normales del primer tiempo.

Reanudado el juego, el meta visitante tuvo que emplearse a fondo y muy seguro en los balones por alto. Un tiro esquinado de Martínez, estorbado por el arbitro, pareció ser el comienzo de los conatos de juego atacante de los españolistas. Pero Guillot, siempre en la brecha, a los cinco minutos después de una desafortunada intervención de Sabaté, establecía el dos a cero que pareció tal como iban las cosas, que sentenciaba el resultado.

Pero el fútbol, tiene sus sorpresas y no fue así por cuanto el Español, después que el Valencia con la ventaja adquirida se replegara, lanzándose al ataque dando a entender que no se resignaba a perder o que, por lo menos, intentaba mejorar aquel tanteo de dos a cero. Y al igual que el Valencia en Sarria, en que dio la vuelta al partido, cuando con cuatro goles a uno en contra, ganó después por cinco a cuatro, esta tarde, en Mestalla (campo contrario en el que siempre encuentra pocas facilidades el visitante), esta ventaja «campera» y la que en el marcador figuraba, fue meritoriamente superada por un Español que de dos a cero en contra había de apuntarse, final y brillantemente el triunfo, por dos a tres.

Uno cree que es lejos del campo propio donde ha de demostrarse la valía de los equipos consiguiendo empates o triunfando. El Español, ha obtenido, últimamente y como se recordará, victorias en San Sebastián, Bilbao y hoy en Mestalla, entre otros positivos resultados logrados con anterioridad. Pero en Sarria, a su vez, ha perdido nueve puntos, recientemente, ante los dos equipos madrileños y cedió empates al Elche, Atlético de Bilbao, en el curso de la competición y yéndonos hacia atrás en el calendario. Y fuera de casa cosechó diez puntos, incluidos los de hoy. Que pudieron ser más en cada caso de no haberse mostrado el Español como conjunto eminentemente defensivo.

En un admirable final de partido, los espectadores de Mestalla han visto cómo el Español, francamente en desventaja, daba la vuelta al resultado, adjudicándose dos puntos que podríamos denominar «de la tranquilidad» a todos los efectos clasificatorios, faltando tres jornadas para que termine la Liga actual. Este admirable final de partido de hoy, a cargo del Español es difícilmente descriptible por cuanto todo el equipo, lanzado al ataque, arrolló al Valencia que vio cómo el resultado y los dos puntos cambiaban de signo y de mano. Y ante su público que hubo de rendirse a la evidencia a la vez que su equipo claudicaba ante el españolista.

Debutaba en el Valencia el extremo zurdo Blayet, ex jugador del Levante, y como es de rigor en estos casos, su primera jugada fue un fallo, aunque luego ofreciera otras de calidad. En lo que a goles respecta la presión valencianista resultó infructuosa en la primera parte en que lanzó cinco saques de esquina mientras el Español le anotamos tres sobre la meta de Adelardo.

Reseñados ya los dos tantos de Guillot diremos que en el descanso nuestro compañero radiofónico y ex seleccionador nacional de ciclismo, Luis Puig, calificó en el descanso el partido como de «fiesta mayor», quizás con excesiva severidad. Pero éste cobró, después del dos a cero, un mayor interés. Y unos avances de Vidagany, yéndose de área a área, en solitario, encandilaron al público para que, poco después, un lesionado, Roberto, estuviera a punto de conseguir el clásico «gol del cojo», a los 34 minutos del segundo tiempo. José María, mandaba en el centro del campo, mientras Martínez ocupaba el puesto de extremo zurdo, y era aquél el encargado de lanzar los saques de esquina. Unas innecesarias y esporádicas durezas valencianistas preceden a un casi gol después que intervinieran el meta Romero, Waldo y Blayet despejando finalmente Bergara.

Nuevos saques de esquina contra la meta españolista por dos contra el Valencia enviando José María a las manos del meta valenciano un saque libre indirecto. Poco después y debido a un agarrón de Mestres a Re que iba por el buen camino hacia el marco contrario se castiga al Valencia. Bergara tiró la falta con gran precisión marcando el primer tanto del Español qué reduce distancias en el marcador, a los 35 minutos de la segunda parte.

Cuatro minutos después es Rodilla quien logra el empate de un buen cabezazo previa intervención en la jugada de Bergara y Mingorance, muy adelantado éste pues el Valencia se hallaba metido en su medio campo. Con la natural alegría se acoge la igualada por los jugadores blanquiazules y por sus numerosos seguidores desplazados a Valencia.

Se llega al final del partido y Re tira fuera acosado por Vilar. Pero como han habido varias interrupciones para atender a lesionados de uno y otro equipo también nos vamos más allá del tiempo reglamentario y en el último córner que tiró muy bien Martínez desde la derecha, Re conecta el balón de cabeza y así obtiene el tanto de la victoria. Una circense voltereta de Re y la natural alegría de sus compañeros rubrican ese gol conseguido de modo tan poco corriente hoy día. De un buen remate directo y de cabeza en un saque de esquina, sin que interviniera ningún adversario. La satisfacción de los españolistas contrasta con la decepción valencianista.