Ficha de partido: 15.01.1967: UD Las Palmas 0 - 0 Valencia CF

Estadio



Nombre: Insular
Aforo: 22.000 espectadores
Ubicación: Las Palmas de Gran Canaria / España 
Inauguración: 25/12/1949

Rival: UD Las Palmas

Records vs UD Las Palmas

Máximo goleador: Manuel Badenes (7 goles)
Goleador rival: Macario (8 goles)
Mayor victoria: 5 - 1 (25.01.1959)
Mayor derrota: 0 - 3 (28.02.1982)
Más repetido: 0-1 (7 veces)

Crónica

Gran partido el jugado el domingo por la noche en el Estadio Insular entre el Las Palmas y el Valencia, con resultado final de empate a cero, que permite al Valencia llevarse un positivo, pero que no hace justicia al juego realizado por Las Palmas, de completa superioridad sobre el once levantino, que no pudo en ningún momento con el equipo canario, en el partido más completo que ha realizado esta temporada en el Estadio Insular. De todas formas, el Valencia se defendió siempre con una gran tenacidad y luchó hasta el último minuto, intentando sorprender en algún contraataque. Por ello el partido fue emocionantísimo y el estadio registró un lleno hasta la bandera, pese a celebrar el día del club.

Las Palmas supo atenazar bien a los más peligrosos hombres del ataque valenciano. Tonono se encargó de Waldo, Castellanos de Ansola y Martín de Poli, al que anuló por completo. Por otra parte, Guillot y Claramunt, aunque tuvieron mucha movilidad no pudieron zafarse del rígido marcaje de los delanteros canarios. También el Valencia marcó bien a los delanteros amarillos, con Roberto sobre Gilberto y Paquito sobre Guedes, para moverse en la zona ancha Poli apoyado por Paquito. Pero la baza fundamental estuvo en el centro del campo y esa la ganaron totalmente Guedes, en partido extraordinario, y Martín, imponiendo siempre un fútbol rápido, desdoblándose mucho al ataque, para hacer que Las Palmas, después de unos primeros minutos de presión valencana se impusieron por completo en los dos tiempos.

El fútbol canario fue de gran calidad, con mucha peligrosidad siempre para el marco de Pesudo. En el primer tiempo tuvo Las Palmas algunas oportunidades de marcar, la más clara en el minuto 21 en que Pesudo sacó el balón apresuradamente, a tiro de Martín. El Valencia, aunque lo intentó, no tuvo oportunidades, debido a que sus delanteros no podían penetrar y sólo cabe destacar una falta lanzada por Waldo, en el minuto 19, que detuvo bien Oregui. Luego el dominio de Las Palmas, se acentuaría cada vez más. A los 33 minutos, Pesudo realiza una gran parada, a tiro de Guedes y en el minuto 37, Ortiz de Mendíbil anuló un gol a Gilberto, por fuera de juego, en medio de una gran protesta, ya que el remate del delantero canario se produjo al rechazar el balón un defensor valenciano.

Tras el descanso, en la segunda parte, el dominio canario fue agobiante, con gran fútbol. El Valencia se replegó casi por entero atrás, pues hasta Poli y Guillot se metieron en el área a achicar balones. De todas formas, el Valencia, con Waldo y Ansola en punta, estuvo siempre atento al contraataque. Pero no tuvo ocasiones hasta el final, por titubeos de la defensa canaria. Las Palmas tuvo ocasiones en los minutos 3, en un fallo de Germán y las más claras en los minutos 17 y 28, con fallos aparatsos de León. En los finales del partido un cabezazo de Mestre lo sacó Aparicio bajo los mismos palos, después de un rechace entre Waldo y Oregui. La presión canaria se mantuvo hasta el final, pero no se alteró el marcador.

Por Las Palmas destacó todo el equipo, en conjunto. Guedes fue el mejo, seguido de Martín. Luego Oregui, Castellanos, Tonono, José Luis, Gilberto y Aparicio, por este orden. José Juan cumplió y los más flojos fueron Germán y sobre todo León. El Valencia fue equipo difícil, luchador, que se vio superado por el juego canario. Sus mejores jugadores fueron Pesudo, Mestre, Paquito y en plano menor Roberto, Sol y Videgany, regulares. Guillot y Poli discretos, y flojo Claramunt, y luchadores, pero muy vigilados, Waldo y Ansola, que no pudieron ni con Tonono ni con Castellanos.

Arbitró el vizcaíno Ortiz de Mendíbil, bien. El gol anulado debió concederlo, pues no pareció pitar antes de producirse el primer tiro de Germán, que dio lugar al rechace.