Ficha de partido: 02.05.2001: Leeds United 0 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Leeds United
Leeds United
0 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Rubén Baraja
65'
Zlatko ZahovicJuan Sánchez
66'
Amedeo Carboni
69'
Vicente RodríguezKily González
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Elland Road
Aforo: 37.697 espectadores
Ubicación: Leeds / Inglaterra 
Inauguración: 1897

Rival: Leeds United

Records vs Leeds United

Máximo goleador: Juan Sánchez (2 goles)
Goleador rival: Peter Lorimer (1 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (08.05.2001)
Mayor derrota: 0 - 2 (08.02.1967)
Más repetido: 1-1 (2 veces)

Crónica

El Valencia supo contener la fuerza ofensiva del Leeds United en Elland Road y con el empate sin goles registrado en el estadio inglés será el viejo estadio de Mestalla el que decida, en el partido de vuelta, el equipo que dispute en Milán la final del torneo el próximo 23 de Mayo.

La seguridad que hoy proporcionó Santiago Cañizares y su defensa fue clave para que el Valencia saliera con serias opciones de poder resolver en su estadio una semifinal que desde el principio fue tan dura como los valencianistas esperaban. La salida del Leeds fue la típica de los equipos ingleses en su feudo, lo que obligó al meta internacional del Valencia a emplearse a fondo con dos buenas intervenciones que desbarataban dos buenas oportunidades en los cinco primeros minutos de partido. El estadio era una olla a presión con el apoyo incansable de su afición. Tal vez por la dureza que se presumía en el partido, el técnico, Héctor Cúper, optó por un jugador de la contundencia de David Albelda en detrimento de la habilidad del argentino Pablo Aimar. Después de diez minutos de acoso total del Leeds, el Valencia se fue adelante, aunque con prudencia.

Así, a los doce minutos el guardameta Nigel Martyn evitaba el gol del equipo español al detener un acrobático lanzamiento del noruego John Carew tras un buen centro de Juan Sánchez. Mendieta, poco después, estrellaba un balón en el larguero. El trabajo del Valencia se centró en evitar las llegadas claras del Leeds al área de Cañizares y forzó que el recurso ofensivo de su rival se limitase a los lanzamientos alejados y en posiciones incómodas de los jugadores ingleses. El Valencia tenía bien aprendida la lección. Sabía que si tapaba bien las bandas tenía mucho ganado y así lo hizo. Jocelyn Angloma y Amedeo Carboni se encargaron de que Harry Kewell y Lee Bowyer se vieran imposibilitados de servir balones a Mark Viduka y Alan Smith. Además, la olla a presión de Elland Road bajaba en intensidad conforme corría el reloj.

Vistas las dificultades de llegar a la portería del equipo español, el Leeds optó por buscar las faltas en la frontal del área y saques de esquina para crear peligro a balón parado, aunque un cabezazo de Smith tras un centro de banda pudo abrir el marcador a cinco minutos del descanso. Sánchez, en el tramo final de este periodo, aprovechó un despiste de la defensa del Leeds, pero su lanzamiento desde fuera del área fue rechazado por Martyn. Sin duda, la mejor ocasión de gol del Valencia en los primeros 45 minutos.

El Leeds volvía a la carga nada más comenzar el segundo periodo, pero en una prodigiosa demostración de reflejos, Cañizares sacaba una mano sensacional sobre la misma línea de gol en un remate de cabeza del defensor Dominic Matteo. Se repetía el desarrollo del primer periodo, el acoso inicial del equipo de David O'Leary era total, si bien el Valencia, en una clase magistral de contención, no daba opción alguna al ataque de su rival, aunque la fortuna acompañó al equipo de Cúper superado el ecuador del segundo tiempo en una jugada en la que el balón se paseó por su área e, incluso, tocó el larguero. El Valencia volvía dormir el partido y las acometidas del Leeds se encontraban con Cañizares, Albelda y el argentino Fabian Ayala, en cada acción cercana a la portería valencianista. Y aunque al final el Leeds buscaba dar el golpe de gracia, fue Vicente, en el último instante del encuentro, en un ajustado disparo, el que obligó a la defensa inglesa a sacar de cabeza el balón justo encima de su línea gol.