Ficha de partido: 02.09.2003: CA Osasuna 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

CA Osasuna
CA Osasuna
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Rubén Baraja
49'
Miguel Ángel Mista
54'
AlfredoPuñal
56'
David Albelda
60'
Iván RosadoRivero
61'
Alfredo
65'
Amedeo Carboni
65'
Vicente Rodríguez
66'
Fabián CanobbioVicente Rodríguez
70'
MoralesAloisi
70'
Izquierdo
71'
Juan SánchezRicardo Oliveira
73'
Javier Garrido
76'
David NavarroMiguel Ángel Mista
79'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Sadar
Aforo: 19.800 espectadores
Ubicación: Pamplona / España 
Inauguración: 02/09/1967

Rival: CA Osasuna

Records vs CA Osasuna

Máximo goleador: Jonas Gonçalves (7 goles)
Goleador rival: Echeverría (7 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (04.05.2013)
Mayor derrota: 2 - 5 (14.01.1962)
Más repetido: 1-0 (11 veces)

Crónica

El Valencia consiguió ayer el primer triunfo de la temporada. Un gol de Rubén Baraja le dio los tres puntos en el Sadar. El equipo de Rafa Benítez llegó a Pamplona muy mermado de efectivos por las ausencias de los internacionales argentinos Aimar y Ayala, así como cuatro jugadores lesionados, y a pesar de esta circunstancia plantó cara ante el equipo que dirige Javier Aguirre y le superó tácticamente. No fue un partido para el recuerdo, porque el juego en general resultó bastante flojo. No hubo espectáculo y lo mejor fue la victoria, los tres puntos que el Valencia coloca en su casillero y que ofrecen mucha tranquilidad, sobre todo después del tropiezo inicial en casa frente al Valladolid, aparte de la desazón que ha producido el nuevo enfrentamiento entre Benítez y el director deportivo, Jesús García Pitarch. Aunque las heridas pueden tardar en estañar, las victorias siempre empeñan este tipo de circunstancias y las hacen más llevaderas.

El Valencia comenzó jugando muy ordenado, realizando una buena presión y anticipándose al rival, pero a medida que fueron transcurriendo los minutos fue perdiendo concentración y cometió bastantes errores en la entrega facilitando el juego ofensivo del equipo navarro. Basculando perfectamente en todas sus líneas, el equipo de Benítez llevó inicialmente el mando y controló a la perfección con una buena predisposición basada en las habituales premisas: presión, robo del balón y contragolpe. Sin embargo, en la última parte de estas tres claves quedó un tanto huérfana porque aunque Mista puso muchísimo empeño, moviéndose con inteligencia para crear huecos a sus compañeros, Oliveira no estuvo tan fino y aparte cuando intentó la combinación bien con aquel o con Vicente erró en el pase o llegó tarde a la jugada dando toda la ventaja a sus oponentes.

El Valencia no ofreció demasiado peligro ante el marco de Sanzol, aunque hubo tres buenos disparos desde la lejanía de Mista, Jorge López y Oliveira con escasa puntería en los dos primeros y falta de fuerza en el último caso. Cuando Baraja tomaba la iniciativa el Valencia parecía funcionar mejor. Sin embargo, esto ocurrió en pocas ocasiones. Al equipo le faltaba un director de orquesta. Pipo intentaba convertirse en el motor, pero tuvo poca participación en tal sentido porque el doble pivote del equipo navarro, con Pablo García y Puñal, este último muy encima de él, no le permitió maniobrar con comodidad. Hubo algunos destellos simplemente.

El tanto marcado por Baraja apenas iniciado el segundo tiempo fue determinante para el posterior desarrollo del partido porque el Valencia volvió a estar ordenado como al principio, basculó bien a un lado y a otro, taponando las incursiones que el rival pretendía realizar por las bandas y acabó saliendo airoso de un terreno que no le había sido propicio la temporada pasada. El Valencia se mostró más entero y más equipo que el Osasuna. El doble pivote y la presión en las bandas asfixiaba el juego de los de Aguirre, que no se daban por vencidos y por momentos atacaban por el centro facilitando la labor defensiva. El Valencia intentó incluso el contragolpe, pero volvió a evidenciar que hacer goles le resulta muy complicado.

En los últimos minutos del partido el Osasuna se volcó literalmente sobre el marco de Cañizares y a punto estuvo de conseguir el empate con un centro desde la izquierda que el meta no pudo atajar en una salida errónea y el balón se paseó por su área ante la desesperación de jugadores y aficionados locales que veían la jugada como última opción para evitar la victoria visitante. Así se llegó al final y los tres puntos viajaron a Valencia, mientras el Osasuna perdió el liderato. El triunfo del Valencia debe servir para que la serenidad impere en el club, más ahora que la Liga sufre un parón. Las desavenencias entre el técnico y el director deportivo han encontrado un revulsivo con esta victoria, aunque la procesión va por dentro.