Ficha de partido: 20.01.1935: Atlético de Madrid 5 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

At. Madrid
At. Madrid
5 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Chacho
11'
Sornichero
21'
Descanso
45'
Gaspar Rubio
51'
Elicegui
53'
Sornichero
57'
Elicegui
75'
Severiano Goiburu
81'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Viejo Vallecas
Aforo: 3.000 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 19/03/1930

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Gárate (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

Ha ganado un partido, más el Athletic pero ha perdido una excelente oportunidad para reconciliarse con el público. Porque es difícil hallar un enemigo tan fácil, tan blando y tan desinteresado como el Valencia que salió derrotado del Stadium Metropolitano.

Los rojiblancos, salvo la consabida excepción de Elícegui, al que comienza a añadirse en entusiasmos el defensa Mesa, jugaron con todo el desorden posible; sólo superado por el desbarajuste de las líneas valencianas, para ofrecernos, en suma, un espectáculo vulgar, sin más alardes que las dos o tres genialidades de Rubio, y bajo una
temperatura (lo que ya no me atrevo a cargar en las culpas del Athletic) absolutamente siberiana.

El equipo local, empujado por un viento muy fuerte, dominó la mayor parte del primer tiempo. El primer goal entró a los doce minutos. Fué un pase de Lafuente a Marín, este adelantó para ceder a Elícegui, y el delantero centro, muy marcado, vió perfectamente la jugada, dejando pasar la pelota hasta Chacho, y éste disparó un magnífico tiro raso imparable.

Después de unos minutos de reacción valenciana, el Athletic volvió a imponerse, y a los veintitrés minutos marcó el segundo tanto. Un centro de Lafuente planteó una melée ante el marco de Cano, cayó Marín "tocado" de una patada y cuando el lío era más completo, Sornichero empujó el balón hasta la red.

En la segunda parte, Rubio, que antes había actuado de interior izquierda, pasó a delantero centro, y al principio animó el ataque con cierta actividad, aunque conservándose siempre lejos de la zona de peligro. Este esfüerzo valenciano, durante el que ofrecieron sus únicos momentos de juego, terminó con su primer tanto: un magnífico centro de Santi, que Jaso quiso rematar cayendo al suelo al propio tiempo que Guillermo despejaba. Pero el esfuerzo del portero quedó a medias frustrado, y Rubio, tan oportunista como siempre, aprovechó el balón para introducirlo fácifaiente en el marco.

Entonces pudo el Valencia haber sacado ventaja de su situación; pero opto por seguir a la deriva, y a los veinte minutos, en un excelente centro de Lafuente, saltó Elícegui aprovechando la indecisión de Cano y remató con la cabeza el tercer goal. El partido estaba, pues, resuelto, y sólo quedaban escapadas sueltas de una y otra vanguardia. El cuarto goal, tres minutos más tarde, fue un centro-shoot de Sornichero, que Elicegui, en clarísimo offside, remato fácilmente. Por fin el quinto goal athlético, a la media hora de juego, fue precedido de un fallo de Elícegui pero rectificó la jugada Lafuente con un centro que en posición, mucho más difícil remató Elícegui de nuevo. Sólo que esta vez Cano, dejó pasar la pelota sin intentar siquiera la que parecía fácil parada.

Entonces quiso reaccionar el Valencia, y sus delanteros dispararon varios tiros magníficos; y hasta Rubio se permitió el lujo de ofrecernos una jugada maravillosa y personalísima que terminó con un tiro cruzado tan duro, que Guillermo blocó el balón, pero cayó al suelo desvanecido, mientras sus compañeros salvaban la situación. De la presión del Valencia surgieron varios corners, un shoot de Richart que rechazó el poste, y un último córner que Goiburu remató imparablemente con la cabeza. Fue el segundo goal del Valencia, y la señal sin duda para que las hostilidades se trocarán en tranquilas carreras para no enfriarse. Para no enfriarse los jugadores, porque los espectadores a esas altura estábamos congelados.

Sorprendió, en este partido, sobre todo, la desgana del Valencia, de cuyo equipo solo podrían salvarse, el medio-centro, el derecha y la bulliciosa ala Goiburu-Santi, que quiso animar el ataque infructuosamente. El trío defensivo, muy flojo, singularmente por la lentitud de Pasarín. En cuanto a Cano, catastrófico. Del Athletic, mejor el ataque que otras veces, gracias a la colaboración de Marín, que vá soldándose eficazmente con sus compañeros, bien los medios alas y más acertado Mesa que su colega.

La actuación de Arribas, sereno y ponderado, no tuvo más fallo que el goal de Elícegui, marcado en offside. Menos mal que no habrá quien se lamente de que el silbato del referee ha influido lo más mínimo en un resultado a tono con los movimientos, tan fríos como la temperatura, de los equipos rivales.