Ficha de partido: 20.03.1927: Valencia CF 7 - 1 Real Murcia

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
7 - 1
Real Murcia
Real Murcia

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Álvarez
13'
Dámaso Urrutia
15'
Eduardo Cubells
40'
Descanso
45'
'Rino' Costa
53'
Dámaso Urrutia
65'
Dámaso Urrutia
69'
Eduardo Cubells
75'
Benito Roca
80'
Castro
80'
Enrique Molina
83'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Murcia

Records vs Real Murcia

Máximo goleador: Mundo Suárez (14 goles)
Goleador rival: Zamora (5 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (06.12.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (25.05.1933)
Más repetido: 2-0 (10 veces)

Crónica

En el campo de Mestalla, aunque lleno, pero advirtiéndose claros, tiene lugar el segundo match, octavo de final, entre los campeones murciano y valenciano. Esperase del partido un triunfo de los vencedores del campeón catalán, dada la cuenta de la recuperación que parece haber presentado en las filas "merengues". Así ha sido, ya que teniendo como principal norma, el entusiasmo, el Valencia ha inferido a sus vencedores de la primera vuelta, con ser merecidísima la victoria local, no lo debió ser a costa de un tan adverso resultado para el Murcia.

Cómo se jugó
Fué el juego puesto en práctica por los adversarios de ayer en Mestalla, juego de campeonato, tanto por la mayor dureza que hubo con respecto por la inferior calidad que en general se pudo advertir en éste para la misma citada referencia. No hubo en su transcurso ningún momento de verdadera visualidad y brillantez, manteniéndose tan solo el interés a costa de la codicia que unos, los vencedores, más que otros, pusieron en la lucha.

El juego, repetimos, tuvo en general la característica de la dureza, y hasta en algún momento, aunque afortunadamente pasajero, apareció alguna jugada reprobable.

Cómo actuaron los vencedores
Dijimos al principio que la victoria fué merecidísima para el Valencia, y así fué puesto que aparte de su más largo período de dirección de juego, que se tradujo en la diferencia de saques de esquina tan pronunciada a su favor, también en los remates anduvieron mucho más felices que sus adversarios, y ésto respondió en parte a su indudable mejor clase, por un lado, pero no hay que olvidar tampoco, aparte de el mayor empeño que en pos de la victoria pusieron, una circunstancia que por el influjo que tuvo, es muy digna de tenerse en cuenta, y es la gran diferencia que en el juego de las respectivas líneas defensivas hubo a favor de los valencianos.

Individualmente, Pedret actuó con buen acierto, y tan sólo apareció indeciso en una parada que, afortunadamente para él, corrigió a seguido para que no concluyera adversamente. La defensa estuvo magnífica, confirmándose Roca en su nuevo puesto. Con su propio esfuerzo, el de la defensa en conjunto, supieron quitar peligro ante muchísimas arrancadas de la delantera murciana, que al iniciarlas lo llevaban en gran proporción.

Los medios actuaron con gran irregularidad, y en conjunto, con tan sólo un regular acierto. Los tres tuvieron intervenciones felices y otras que no fueron menos. Por excepción, Amorós fué el que menos se lució.

En el ataque, otra vez fué el alma de éste nuestro internacional Cubells, aunque en este partido tuvo un eficaz colaborador en Rey, que aun cuando actuó enfermo, lo hizo con el suficiente acierto para hacer desaparecer el mal sabor que sus próximas pasadas actuaciones había producido. Rino fué el excelente extremo que esta temporada estamos acostumbrados a ver, así como Sánchez, al igual que en el anterior domingo, tuvo que ser constantemente vigilado por el peligro que entrañaban sus escapadas. Urrutia, aun cuando mejoró un tanto, ni así y todo colocóse al nivel de que por sus pasadas actuaciones cabe exigírsele. Un poco más cuidado en la conservación de sus facultades físicas, no le vendría mal.

Árbitro y público
Diez de Cenzano, el colegiado aragonés encargado de juzgar el match, con la cooperación de los valencianos Milego y Leonarte en las líneas, y Vidal Royo y Bonilla en los goals, no nos gustó en la realización de su cometido, ya que tuvo errores en tan gran proporción que no cabe la atenuante de diferencia de apreciación para muchísimas de sus decisiones. Y esto, con ser lamentable, no lo es tanto como el criterio que, por su actuación, dió pábulo a que se formara entre los allegados al club murciano. El público estuvo algo chillón, aunque el objeto de sus iras hay que advertir que fué, con casi única unanimidad, el árbitro.

Cómo se desarrolló el partido
Dijimos, en un principio, y ampliamos la idea, de la baja calidad que, en general, tuvo el juego desarrollado. Por ello, no vamos a detenernos apenas en el detalle de las jugadas, dando tan sólo las notas generales del desarrollo del mismo.

Los primeros momentos del partido fueron favorables para los campeones murcianos, y en ellos, a los 13 minutos de juego, obtuvieron su único tanto. Fué a consecuencia de un bonito avance de Julio, quien se interna y pasa a Álvarez, que finta a Roca, cruzando la pelota para hacer el goal. La ejecución de éste, bien vistosa, aplaudióse a pesar de la sorpresa que, por lo rápido, pilló al portero.

La reacción valenciana fué pronta, pues dos minutos más tarde, Rey sirve un buen pase a Urrutia, quien marca el empate. Faltando cinco minutos para terminar el tiempo, hay un buen pase a Sánchez, que éste centra desde kick, rematando Rey primero y Cubells completa el tanto.

En este tiempo, aunque el juego fué parecido para las dos puertas, el Valencia vióse favorecido por una mayor proporción en los saques de esquina, que fueron seis por uno en su contra, y en la ejecución de todos ellos se desmintió el criterio inglés y se quedaron siendo medio goles.

El segundo tiempo
Y previos unos primeros minutos favorables al Murcia, y más tarde alguna que otra aislada arrancada, fué completamente favorable a los valencianos. A los 7 minutos de reanudada la lucha, hay un remate de Rino para un pequeño lío en la puerta de Jusep, que es el tercer tanto. Llevados 20 minutos, Urrutia, al parecer en fuera de juego, recibe la pelota de Rey y hace el cuarto goal válido para el árbitro. Después, y en un fuerte e inesperado remate de Rino, da en el brazo a Josechu, concediendo penalty el árbitro, que Urrutia convierte en el quinto tanto.

Cubells hizo el sexto y Molina, de un colocado remate que pilla tapado a Jusep, cierra el score. Aún se tiró un corner en este tiempo contra el Murcia. Sufrimos dos colisiones por incidencias del juego entre Rino, por una parte, y Josechu primero y Jusep después, ambas sin sanción arbitral. Un significado foul de Pedret que se da el gran paseo en su puerta llevando agarrotada la pelota y que Cenzano tampoco vió y nada más que merezca especial mención.