Ficha de partido: 08.10.1997: Hércules CF 0 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

Hércules CF
Hércules CF
0 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
AntónMartagón
45'
Descanso
45'
MiljanovicSandro
45'
Guillermo MorigiJavier Farinós
60'
Fernando Gómez
65'
Chemo Del SolarFernando Gómez
70'
Paquito
70'
BoloR. Gómez
73'
Miguel Ángel Angulo
76'
Juanfran GarcíaLuis Milla
78'
Chemo Del Solar
87'
Giner
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: José Rico Pérez
Aforo: 29.500 espectadores
Ubicación: Alicante / España 
Inauguración: 03/08/1974

Rival: Hércules CF

Records vs Hércules CF

Máximo goleador: Mundo Suárez (9 goles)
Goleador rival: Kustodic (5 goles)
Mayor victoria: 8 - 2 (14.11.1954)
Mayor derrota: 0 - 4 (18.03.1956)
Más repetido: 1-2 (9 veces)

Crónica

Fernando abrió el camino del triunfo, y Angulo y Del Solar dotaron a su equipo de una cómoda ventaja que le permitirá, salvo que suceda una catástrofe, el pase a la siguiente eliminatoria de la Copa del Rey. Para que esto sucediese hubo que esperar hasta el minuto 65 cuando Fernando aprovechó la única ocasión de gol que dispuso para dejar constancia de su sello personal. Un gol de bella factura, de los que sirven para marcar las diferencias, al conectar un gran disparo con su pierna izquierda, tras asistencia de Anglomá al borde del área, que se coló en la meta de Marí. Curiosamente, al mismo tiempo que Fernando protagonizaba su acción, Ranieri dialogaba con Del Solar para proceder al cambio. El gol le sirvió para gozar de cinco minutos más de juego y recibir la felicitación de su entrenador cuando abandonó el terreno de juego.

Hasta dicho momento, había sido el Hércules, por mediación de Rodríguez y Ronald Gómez, el que desperdició dos mano a mano con Andoni Zubizarreta. A raíz de que Fernando marcase, el Valencia fue prosperando en su juego, mientras que el Hércules entró en una fase de absoluto declive, sin confianza en sus movimientos, además de estar muy limitados en sus recursos técnicos.

La superioridad del Valencia quedó dibujada en goles y juego. Otra consideración a tener en cuenta es que, mientras unos creen en el sistema de Claudio Ranieri, los otros desconfían de lo que trata de imponer Quique Hernández. Durante los primeros 45 minutos, sólo en una ocasión crearon verdadero peligro de gol tanto un equipo como el otro. La primera fue obra de Rodríguez, en el minuto 28, y cuatro más tarde Angulo mandó el balón al palo izquierdo ante la mirada estoica de unos y otros. Pese al poco bagaje ofensivo, esta fase del partido resultó entretenida, pues no hay que dudar de que los dos equipos buscaron la puerta adversaria, pero resultó sumamente dificultoso llegar a las proximidades de Zubizarreta o de Marí, a pesar de que este último evidenció su inseguridad en el bloqueo del balón e dos o tres lanzamientos que, desde lejos, le hicieron los jugadores valencianistas.

Claudio Ranieri mantuvo su mismo esquema que le dio tan buen resultado en Valladolid, es decir, seis defensas definidos, tres hombres para el centro del campo y Angulo solo ante el peligro. Fue tanta la soledad de este jugador que en ocasiones ofrecía la imagen de la desesperación, y todo ello a pesar de que por la banda izquierda, el italiano Carboni subió con suma facilidad y ensayó con acierto su asistencia al punto de penalty. Seis defensas por parte del Valencia y temor en el lado del Hércules trajeron consigo un primer tiempo en el que el balón prefirió transcurrir por la zona ancha del campo, donde el equipo de Ranieri era más eficaz en la triangulación que el de Quique Hernández.

Con el inicio del segundo tiempo, el Hércules dispuso de las citadas dos ocasiones de gol, que un equipo con aspiraciones no puede desperdiciar, y máxime ante un Valencia que con su actual diseño defensivo no es nada proclive a dar ventajas. Desaprovechadas estas dos ocasiones, fue el Valencia el que se decidió a dar por resuelta la eliminatoria, aprovechó el nerviosismo y la falta de colocación de su rival para golpearle tanto por las bandas como por el centro de su defensa, convirtiéndolo en un equipo sin recursos, impotente y deseando, en cierta medida, que el partido finalizase.

El Valencia, en dos partidos, dos victorias, seis goles y ninguno en contra, lo que deja en el ambiente un síntoma claro de mejoría y, sobre todo, un espíritu de confianza colectiva en el hecho de que salga quien salga al terreno de juego, existe en el banquillo un hombre que marca las decisiones a seguir y que tiene en un jugador como Fernando su prolongación en el terreno de juego.