Ficha de partido: 07.01.1998: Valencia CF 2 - 1 UE Figueres

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
(Prórroga)
UE Figueres
UE Figueres

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Amedeo Carboni
12'
Justo Ruiz
14'
Viñals
34'
SantosJusto Ruiz
39'
Descanso
45'
Goran VlaovicJavier Farinós
45'
Miroslav Djukic
48'
Salas
59'
Claudio López
61'
RaúlDolz
66'
Adrian Ilie
75'
VallejoNan Ribera
77'
Gerard LópezGaizka Mendieta
79'
Goran Vlaovic
83'
Gerard López
85'
Guillermo MorigiAdrian Ilie
90'
Inicio prórroga
90'
Oronoz
93'
Moner
103'
Arnau
112'
Miguel Ángel Angulo
115'
Final del partido
120'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: UE Figueres

Records vs UE Figueres

Máximo goleador: Roberto Gil (3 goles)
Goleador rival: Campos (1 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (06.09.1960)
Mayor derrota: Ninguna
Más repetido: 1-0 (2 veces)

Crónica

¡Qué horror! Un equipo con un presupuesto superior a seis mil millones, que perciben unos salarios libres de impuestos que producen escalofríos, dio anoche una lección de vulgaridad, de ausencia de ideas y de estar a merced de un equipo como el Figueres, que defiende su suerte en la Segunda División B. Fue un pésimo Valencia que provocó que su propio público le despidiese a la finalización del partido con una espectacular pañolada y, encima, para que el castigo aún doliese más, se rindió ante el rival, al que obsequió con una fuerte ovación.

El Valencia ve conseguido, no obstante, su objetivo de seguir en la Copa del Rey, sin embargo, sus manifestaciones futbolísticas dejan mucho que desear y como el rumbo no varíe de forma radical en próximos acontecimientos, el futuro que espera a esta reunión de jugadores es más que dudoso. Es injusto hablar ahora de que el Valencia tiene un equipo, porque de hecho no es así. En nada se parece a lo que debe ser un conjunto, una reunión de ideas y en consecuencia un trabajo colectivo. Anoche, el Valencia estuvo sobre las cuerdas gran parte del encuentro y ninguno de sus jugadores se salva. La aparición de Fernando en el centro del campo le dio un poco más de sentido futbolístico pero, sin nada que destacar, cayó en la vulgaridad como el resto.

No es de extrañar que el futuro de Claudio Ranieri esté en entredicho, y ahora todo va a depender de lo que sea capaz de hacer su propio equipo frente al Mallorca pero, con independencia de los resultados, el técnico italiano no está aportando nada y su teoría del patadón hacia delante es la más clara manifestación de cómo se echa a la gente de los campos de fútbol. El gol de Viñals provocó el enfado del público, que lo manifestó con una bronca al palco y aplausos para el Figueres. Se trataba de un contrasentido, tan habitual en el fútbol cuando el equipo que se encuentra arropado por su afición sólo provoca disgustos y pésimo juego.

Los primeros 45 minutos del Valencia fueron para olvidar, y no se los merece una afición que llenó en un importante número las gradas. Cuatro minutos antes de que Viñals marcara el primer gol, Nan Ribera dio el primer aviso. El Valencia, por su parte, sólo dispuso de una ocasión para haber marcado, y ésta se produjo en el minuto 15 por mediación de Anglomá. El juego ofensivo de este equipo brilla por su ausencia pese a que anoche el rumano Ilie lo intentó, pero tuvo un mal acompañamiento desde un descontrolado Claudio López. Este jugador no termina de cuajar y sus alternancias en el transcurso del partido dejan mucho que desear.

Durante el segundo tiempo, el juego del Valencia mejoró y en consecuencia llegó el gol del empate que servía para igualar el partido y la eliminatoria. Por unos minutos, se dio la sensación de que el Figueres podía salir goleado de Mestalla, pero este equipo nunca perdió la compostura, superó la singladura que le era adversa y forzó la prórroga, una circunstancia que le resultaba positiva y que, a su vez, la interpretó casi como un triunfo. El público estuvo más animoso, quiso respaldar a sus jugadores pero éstos pocos argumentos les ofrecieron, y aún así fue constante el aplauso, aunque en el minuto final pidió que el árbitro indicase el tiempo de prórroga, puesto que el Figueres dispuso del balón que hubiese significado el pase a la siguiente ronda. Y en un ambiente de congoja, de susto, se llegó al tiempo suplementario donde, a falta de 5 minutos, Angulo resolvió una jugada confusa sobre la misma línea de gol.