Ficha de partido: 05.11.2005: Villarreal CF 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Villarreal CF
Villarreal CF
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Figueroa
23'
GuayreJosé Mari
35'
Descanso
45'
Guayre
45'
Miguel Ángel MistaMiguel Ángel Angulo
80'
RogerFigueroa
80'
David Albelda
85'
Patrick KluivertDavid Albelda
88'
ArzoRiquelme
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Madrigal
Aforo: 25.000 espectadores
Ubicación: Villarreal (Castellón) / España 
Inauguración: 17/06/1923

Rival: Villarreal CF

Records vs Villarreal CF

Máximo goleador: Juan Sánchez (7 goles)
Goleador rival: Rossi (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (09.09.1954)
Mayor derrota: 0 - 3 (19.01.2008)
Más repetido: 1-0 (9 veces)

Crónica

El Valencia sigue sin levantar cabeza. Ni la necesidad de remontar el vuelo tras dos tropiezos consecutivos en Mestalla, ni la suculenta prima ofrecida por Juan Soler sirvieron anoche para puntuar en El Madrigal. Por duro que resulte para la afición blanquinegra, el Villarreal es hoy por hoy el mejor equipo de la Comunidad. Un gol de Lucho Figueroa (23’) certificó el triunfo del conjunto de Pellegrini.

Tres partidos sin ganar y nueva derrota en Villarreal, otra vez con Iturralde como árbitro. El Valencia sigue sin hilar fino y, a pesar de mejorar en su juego, sobre todo respecto al día del Racing, ayer estuvo negado de cara al gol. Ni jugando con cuatro o cinco delanteros, como acabó en El Madrigal, es capaz de remediar sus males. Quique había apostado porque la historia pusiera a cada cual en su sitio. Su gozo en un pozo. La historia, como la camiseta, no es suficiente para ganar. Hacen falta otras cosas, que se siguen echando en falta. Y la derrota lleva consigo agravantes, porque enfrente tuvo a un rival mermado, sin Viera, Gonzalo, Josico, Sorín y Forlán, al que fue incapaz de superar. La historia, más bien, se repite. Derrota como en la pasada campaña.

Figueroa sacó petróleo del primer balón que tocó. Era el segundo remate local a la portería del Valencia y se convirtió en el gol que ponía por delante a los amarillos. El intento precedente lo protagonizó Senna, con un disparo desde fuera del área que atrapó Cañizares. Sería el propio Senna –¡que jugadorazo!– el que metió el balón a la frontal del área. Allí, saltaron Ayala y José Mari –Carboni rompía el posible fuera de juego–, tocando involuntariamente hacia atrás el argentino para prolongar hacia donde estaba Figueroa, que no desaprovechó la asistencia. Cruzó con comodidad y batió a Cañizares.

El gol descompuso al Valencia, que había empezado muy bien el partido. Pero acusó el golpe, hasta el punto de que pudo encajar el segundo cuatro minutos después, en remate de José Mari a una falta botada magistralmente por Riquelme. Y fue una pena, porque los de Quique salieron bien plantados y mostrando un entendimiento correcto en la presión, a la hora de bascular y de hacer las coberturas. Miguel estuvo centrado y jugó sin el freno echado. Se proyectó bien en ataque y no sufría atrás. Aimar y Angulo fueron los primeros en probar fortuna, aunque sin acierto.

Se veía un Valencia que se movía con fluidez, con sentido, abriendo el juego a las alas y con un dinamismo esperanzador en Baraja, Aimar, Villa y Vicente. A los 19 minutos, Arruabarrena estuvo providencial al abortar una jugada de Vicente que se metió hasta la cocina. Pero fue rebasar el ecuador de este primer acto y cambiar las tornas. Los locales empezaron a morder, especialmente Javi Venta, Tacchinardi y Arruabarrena, con Angulo y Vicente como blanco de sus tarascadas. Riquelme empezó a tener el balón y a distribuirlo como sólo él sabe hacerlo y, arropado por Senna y con un Cazorla espectacular, llegó el gol y hubo pasta para algo más ante el delirio de la parroquia local.

El inicio del segundo acto fue un calco del que tuvo el partido. El Valencia sacó la rabia y tomó el mando. Empezó a llegar, pero volvió a fallar en la definición. Primero Peña a punto estuvo de marcar en propia meta. Después probó Villa, consiguiendo sólo un córner. Y enseguida, tras gran jugada de Aimar, zapatazo de Miguel que despejó Barbosa. Los de Quique se pusieron las pilas y demostraron que cuando se lo proponen saben hacer buen fútbol. Sin embargo, volvieron a fallar en los metros finales y se vieron impotentes para batir a un Barbosa que se estrenaba como titular en Liga.

La parroquia local, temiendo lo peor, animó a los suyos. Senna, Riquelme y compañía habían cedido el mando ante los Baraja, Albelda y un Aimar que se movió más cerca del área rival y un Villa que siempre llevaba peligro. Lástima que Vicente no tuviera su noche. No desbordó nunca y tampoco tuvo la inspiración de otras veces. Con el paso del tiempo, el Valencia se fue diluyendo hasta sumar una nueva derrota y tres jornadas sin saber lo que es ganar. Mal panorama.