Ficha de partido: 13.05.2007: Valencia CF 2 - 0 Real Zaragoza

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
Real Zaragoza
Real Zaragoza

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Roberto Ayala
2'
Pablo Aimar
6'
Emiliano Moretti
20'
Chus Herrero
22'
David Silva
43'
Descanso
45'
Sergio
45'
Óscar
48'
Jaime GavilánMiguel Ángel Angulo
63'
Zapater
64'
Hugo VianaDavid Albelda
67'
EwerthonD'Alessandro
75'
MovillaÓscar
75'
Jorge LópezDavid Silva
79'
Jorge López
82'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Zaragoza

Records vs Real Zaragoza

Máximo goleador: Manuel Badenes (9 goles)
Goleador rival: Duca (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (14.02.1943)
Mayor derrota: 1 - 6 (19.04.1959)
Más repetido: 1-0 (13 veces)

Crónica

El acceso a la estratosfera se había convertido en un imposible para el trasbordador valencianista. De la estación de Mestalla había partido buscando la luna, aunque no conseguía adentrarse en la ingravidez. Pero los astronautas blanquinegros jamás desesperan. Poseen una confianza ilimitada que siempre da resultados. El Valencia, con su victoria ante el Zaragoza, se ha situado a sólo cuatro puntos del liderato que comparten Real Madrid y Barcelona. Y, lo que no es menos importante, con un puesto para la Liga de Campeones ya en la saca. Y allí estaban anoche, con pasos firmes sobre el satélite lunar. Y entre ellos, un extraterrestre. David Silva ya no es una promesa, se ha colado entre las maravillas del firmamento futbolístico. Un regalo para la vista. Esculpe arte casi sin quererlo y con resultados. Da goles y los marca. ¡Larga vida al nuevo tótem del coliseo valencianista! Así lo espera una afición que ayer mostró reverencia al nuevo ídolo con pies de oro.

El Valencia vuelve a soñar. Es consciente de que quedan muy pocos capítulos de la película liguera. Pero hasta que no aparece el “The End” todo es posible. Dos partidos de diferencia separan la consecución del objetivo del éxito total. Los tres equipos que preceden al conjunto de Mestalla ya saben que si fallan una locomotora puede arrollarles. Porque marcha a velocidad de crucero y sin frenos. Y todo ello en la primera mitad. Sirvieron 25 minutos para finiquitar la historia. Luego, a disfrutar. Ya tocaba. Todos conocían el empate del Barça y la cara se les iluminaba. Se veían fuertes y lo pagó el Zaragoza. Víctor Fernández había estudiado al milímetro al Valencia. Intentó tejer una red casi indestructible en el centro del campo, con los centrales pendientes del killer Villa. Pero hay algo imposible de sujetar: la magia. Y Harry Potter sacó su varita. David Silva empezó a tocar, a moverse con soltura, a torturar a su marcador. Chus Herrero no sabía qué hacer. Y es que nada podía hacer. Sólo sufrir. Lo hizo y mucho. Y a las nueve minutos comprobó cómo se las gasta el canario. Fue un aviso. A la segunda se acabó el periodo de reflexión. Enganchó un zapatazo en el área que fue en dirección a su compañero Moretti, muy atento en el área, que sólo tuvo que acompañar el balón.

La telaraña maña era ya añicos. Y ya no hubo manera de restañarla. Con espacios el Valencia disfruta, se lo pasa en grande, como chiquillos. Este tramo del partido fue el más dinámico de todos, con un conjunto volcado y con un Zaragoza que sólo acertaba a intentar defender. Gabi Milito sacó un balón desde la misma línea de gol a chut de Joaquín. Era un agobio constante. Y el conjunto de Quique lo quería aprovechar. Había que matar el partido. Sólo siete minutos después llegó la ocasión para apuntillar. Penalti sobre Silva. El internacional aparecía por todos los lados. Parecía que habían varios Silvas sobre Mestalla. Villa, el resolutivo Villa, cogió la pelota. Sabe que no está en su mejor momento de forma y ya había que ponerle fin. Pues no ocurrió así. El asturiano no sale del gafe. César atajó el chut. Pero aquí nadie se desanima. Qué va. El Zaragoza llevaba once jornadas sin conocer la derrota, pero enfrente tenía un morlaco de 500 kilos. No había manera de torearlo. Y el Valencia siguió a lo suyo. Jugando por las bandas, como mandan los cánones de este deporte. Joaquín y Silva se marchaban de sus rivales siempre que querían. Además, recibían la ayuda de los laterales. En una de estas apareció Miguel, se marcó un taconazo a lo Platini, Angulo centró a Villa, que intentó redimirse, pero César repelió el balón con tan mala fortuna para él que cayó en manos de Silva. El extraterrestre se inventó un recorte y marcó el tanto que cerraba la cuenta del Valencia y que dejaba al equipo a las puertas del cielo.

El Zaragoza bajó los brazos. Se vio impotente y sólo esperaba que el árbitro señalara el final del primer tiempo. A reflexionar. Pero los pensamientos no fluyeron en el vestuario y en la segunda fase todo siguió igual. Bueno, no. Al inicio el conjunto maño disparó a puerta. Fue la primera intervención de Cañizares en el partido. Demasiado poco para un ataque tan potente como el del Zaragoza, con Diego Milito, Sergio García y Aimar. Por cierto, ¿jugó Aimar?. Sí, aunque sólo acertó a hacer kilómetros. Nada más. Ni un pase al hueco, ni un regate. Mestalla absorbió a la estrella argentina. Las ocasiones siguieron llegando para el Valencia. A cada cual más bonita. Angulo tuvo una de las más brillantes, pero no acertó a batir a César. Pero la nueva figura del fútbol español quiso cerrar la serie con la más atrevida. Intentó un taconazo tras un centro de un compañero. Erró. Los alumnos más aventajadas no siempre sacan un diez. Y Quique quiso premiarlo cambiándolo. Mestalla ya tiene su imagen a adorar.