Ficha de partido: 04.04.2004: Valencia CF 2 - 0 Real Murcia

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
Real Murcia
Real Murcia

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
GancedoRichi
20'
Miguel Ángel Mista
23'
Descanso
45'
Xisco MuñozJuan Sánchez
56'
Maciel
61'
MichelLuis García
61'
Rubén Baraja
64'
Mauricio Pellegrino
72'
Jorge LópezFrancisco Rufete
75'
JuárezKaranka
75'
Miguel Ángel Mista
82'
Javier GarridoAmedeo Carboni
86'
Clavero
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Murcia

Records vs Real Murcia

Máximo goleador: Mundo Suárez (14 goles)
Goleador rival: Zamora (5 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (06.12.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (25.05.1933)
Más repetido: 2-0 (10 veces)

Crónica

Ahí seguimos. Otra victoria, la quinta consecutiva, vuelve a dejar al Valencia al acecho del liderato de la Liga en una batalla final entre nuestro equipo y el Real Madrid que se presume apasionante. El triunfo merengue del sábado en Albacete ha tenido su réplica en el del conjunto blanquinegro que permanece a un punto de su más directo rival. No ha sido nada fácil, de hecho ha costado mucho más de lo previsto. Hasta el último tercio del choque no han llegado los dos tantos, sufridos, que además han sido consecuencia de sendas jugadas paradas. Esto, al fin y al cabo, es lo de menos. Lo trascendental ha sido que este Valencia sabe sobreponerse a circunstancias adversas y que no se desespera cuando las cosas no acaban de salir.

Al Valencia le costó meterse en la dinámica del encuentro. Por más que lo intentó no lo consiguió en toda la primera parte, período del que no se puede rescatar ocasión alguna. Los jugadores del conjunto pimentonero, con la lección bien aprendida, solo tenía como misión torpedear los avances blanquinegros y para ello se convirtieron en una sombra pegajosa sobre los futbolistas claves de Rafa Benítez. No les importaba que enfrente hubiera un marco al que se supone que hay que batir, y es que el colista de Toshack tampoco está como para cometer locuras. Es esta una historia que se repite sistemáticamente en los encuentros de Mestalla, en los que la máxima aspiración de los visitantes es lograr un punto. En esta ocasión no sucedió como en el anterior encuentro casero ante el Mallorca, cuando un tanto en los minutos finales de la primera parte abrió el camino para la segunda. Aunque pudo haber llegado si el colegiado Undiano Mallenco hubiera señalado un clarísimo penalti por empujón sobre Mista.

Fue reiniciarse el partido y variar radicalmente las coordenadas del mismo. Esto es algo que se aprecia desde el saque desde el medio del campo, desde la primera carrera de Carboni por la banda izquierda, desde que Vicente y Baraja enganchan en línea de tres cuartos y llega la primera gran ocasión en un disparo del vallisoletano con pierna izquierda que se va cruzado por muy poco… Son esas sensaciones que siempre despierta Mestalla cuando el equipo se viene arriba y ya no le importa que prácticamente ninguna de sus piezas está rindiendo al nivel acostumbrado.

Sin embargo, el peligro llegó a sobrevolar por el templo valencianista cuando después de esos minutos de intensa presión tampoco había subido ningún tanto al marcador. Además, el guardameta rojillo Juanmi contribuía al nerviosismo retrasando premeditadamente cada acción en la que contactaba con el balón. Faltaba el gol que encendiera la mecha y sobre todo qu solventara una papeleta que se complicaba por momentos. Y, como los equipos grandes, sobrevino el gol en una acción a balón parado, tal vez la única forma de desequilibrar uno de los choques más cerrados que se recuerdan de esta campaña. Córner botado por el recién salido Jorge López y cabezazo diáfano del “Flaco” Pellegrino que se cuela inapelablemente por el centro de la portería. La primera diana de Mauricio del curso y qué importante ha sido.

Faltaba por ver si se aumentaría la cuenta puesto que el Murcia estaba claro que no iba a variar ni un ápice en sus intenciones. Finalmente sí que aconteció un segundo gol, cómo no, en las botas de Mista, que está a la que cae. Y nunca mejor dicho porque, de nuevo a balón parado, aprovechó un rebote que caía para empalmar una volea rasa que entró cruzada por el palo izquierdo de Juanmi. Justa recompensa para el único equipo que había intentado mover el electrónico.