Ficha de partido: 18.04.2004: Valencia CF 2 - 2 Real Sociedad

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 2
Real Sociedad
Real Sociedad

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
David Albelda
13'
Descanso
45'
Potillon
52'
Amedeo Carboni
54'
Xavi Alonso
64'
Juan SánchezJavier Garrido
67'
Karpin
68'
Roberto Ayala
68'
Vicente Rodríguez
71'
Vicente Rodríguez
73'
AranburuNihat
83'
AranzábalGabilondo
83'
Alberto
90'
Miguel Ángel Mista
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Sociedad

Records vs Real Sociedad

Máximo goleador: Mundo Suárez (21 goles)
Goleador rival: Satrústegui (10 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (15.09.1940)
Mayor derrota: 0 - 7 (06.05.1928)
Más repetido: 0-1 (18 veces)

Crónica

Teixeira Vitienes. Este es el nombre de uno de los colegiados de la primera división española que va a pasar a la historia negra del valencianismo. Como, entre otros muchos, su compañero Tristante Oliva. Nunca queremos que sea así pero es que se empeñan en convertirse en los protagonistas de este espectáculo llamado fútbol. Los dos árbitros tienen en común que de momento han sido determinantes dentro de la lucha entre el Valencia y el Real Madrid, aunque esperemos que la consecución del título de Liga está marcado por factores puramente deportivos. El primero de ellos, Tristante, impidió que el Valencia se llevara el triunfo y el liderato en el estadio Santiago Bernabeu señalando un penalti inexistente en el último minuto. El segundo fue otra vez clave en el resultado cosechado por nuestro equipo en Mestalla, en esta ocasión con otras coordenadas. El rival era la Real Sociedad, que parecía jugarse la final de la Champions League o algo parecido. El Real Madrid, el sábado por la noche, había recuperado la primera posición provisionalmente después de imponerse al Atlético de Madrid gracias a la concesión de un tanto ilegal a todas luces.

El Valencia se jugaba, pues, volver a demostrar que era el jefe de la competición doméstica… y lo ha conseguido. A pesar del buen encuentro que le planteó el conjunto donostiarra y a pesar de Teixeira. Ni una actuación absolutamente lamentable pudo impedir que el Valencia puntuara, empatara, y por lo tanto mantuviera su posición de privilegio, eso sí, empatado a puntos con el cuadro merengue. Más allá de las acciones decisivas y puntuales, en las que luego entraremos, fue la actitud desplegadaç, el diferente rasero empleado para cada equipo. Estaba más pendiente de ver las reacciones de los jugadores que de arbitrar. El partido vino marcado por la no señalización de un penalti claro cometido sobre Angulo en la primera parte, con el marcador empatado a cero. El Valencia, en esa primera parte, lo había intentado de todas las maneras posibles pero la Real se mostró implacable en defensa. Era su único cometido, defender, y lo cierto es que lo hizo bien. Perdió todo el tiempo que quiso, ante la permisividad arbitral, por supuesto.

A los jugadores de Rafa Benítez, entre el acoso visitante y la mala gana que les entraba por las decisiones de Teixeira y que no entraba el primer gol, les pudo un poco la ansiedad. Y la Real se aprovechó, no se sabe muy bien cómo, en un disparo de Xabi Alonso al saque de una falta que cogió desprevenido a todo el mundo. Teixeira, otra vez tiene que salir, casi hunde psicológicamente al Valencia al pitar un penalti a favor de la Real que Karpin transformó en el 0-2. El árbitro se lo inventó pues Ayala rebañó clarísimamente el balón en la frontal del área. Y cuando el equipo parecía perdido llegó la reacción de este Valencia, al que no hay quién le pare, ni el peor de los árbitros ni el mejor de los rivales. El equipo sacó la casta y llegó a empatar gracias a un tanto primero de Vicente y otro después de Mista, los dos máximos realizadores. El de este último fue en un trallazo con la derecha que entró tras golpear en el larguero aunque por si acaso Baraja la había rematado con la cabeza. El Valencia es cierto que no firmó un partido brillante pero le hubiera bastado para ganar de no ser por el parcial arbitraje de Teixeira que, cómo no, tenía que aparecer al final de esta crónica. El cuarteto arbitral, porque hasta el cuarto árbitro quiso hacerse famoso, abandonó el estadio en medio de una bronca espectacular, viendo una pañolada de escándolo y escuchando el grito famoso de ‘Así gana el Madrid’.