Ficha de partido: 12.01.1992: Sporting de Gijón 0 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

Sporting Gijón
Sporting Gijón
0 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Paco Camarasa
24'
Tomás González
24'
Tati
38'
Descanso
45'
NilssonIordanov
58'
Lubo Penev
60'
Iván IglesiasJuanma
61'
Lubo Penev
62'
Toni GomesEloy Olaya
77'
Toni Gomes
86'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Molinón
Aforo: 30.000 espectadores
Ubicación: Gijón (Asturias) / España 
Inauguración: 1908

Rival: Sporting Gijón

Records vs Sporting Gijón

Máximo goleador: Vicente Seguí (7 goles)
Goleador rival: Quini (13 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (29.11.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.04.1923)
Más repetido: 1-1 (15 veces)

Crónica

Unos 20.000 espectadores en El Molinón en tarde fría. Faltando media hora para que acabara el encuentro los espectadores, desilusionados, empezaron a abandonar los graderíos. Los que se quedaron hasta el final, asi como en algunas fases del encuentro, aplaudieron el juego del Valencia, que sin duda fue efectivo y de gran belleza. Cinco millones de pesetas de recaudación. Dirigió el encuentró el colegiado Brito Arceo. Buena su labor. Mostró cartulinas amarillas a Tati, Toni y Camarasa. A este último fue por entrada a Manjarín, cuando el asturiano era el último jugador, para llegar al portero. El público le protestó que no le enseñara la roja. No influyó en el resultado.

Goles: 0-1, minuto 24. Combinación entre Penev y Fernando, con pase final a Tomás, quien desde unos 25 metros lanza un gran disparo y bate a Emilio. 0-2, minuto 61. Pase en profundidad de Fernando a Penev, quien tras despiste de la defensa sportinguista logra el segundo gol del Valencia. 0-3, minuto 63. Jugada entre Fernando y Roberto, con pase final a Penev, quien vuelve a fusilar a Emilio.

El Sporting de Gijón perdió ante el Valencia los dos positivos logrados la pasada jornada en Pamplona, en un partido en el que el conjunto visitante realizó un magnifico juego. El Valencia sacó provecho de su único tiro a puerta para acabar la primera parte con un gol de ventaja a pesar de que el Sporting dominó territorialmente y gozó de varias ocasiones.

La vuelta de Manjarin a El Molinón trajo algunas jugadas de mérito para el equipo local y también la más polémica, con un posible penalty que el árbitro no señaló á pesar de las protestas del público. Joaquín y Arturo, por los locales, y Roberto, por el Valencia, dispusieron de sendas ocasiones para marcar, pero sus respectivos disparos fueron detenidos con acierto por los guardamentas.

El primer gol valenciano fue obtenido por Tomás en un disparo lejano que sorprendió a Emilio, a quien el balón le botó justo delante. Se le ponían mal las cosas al Sporting, sin que se hubiera traspasado la media hora de juego. El Sporting, pese a la sensación de dominio, no conseguía ver puerta, mientras los de Guus Hinddink la vieron con meridiana claridad.

En la segunda parte, varios fallos en la defensa del Sporting facilitaron que el Valencia marcara dos nuevos tantos en apenas tres minutos de diferencia. Los cambios introducidos por Ciriaco suscitaron las iras de los aficionados, ya que cambió a Iordanov por Nilsson, cuando el búlgaro era el único hombre con ideas en el centro del campo. Esta sustitución provocó un desconcierto en la línea media y antes de que se volvieran a realizar los ajustes en los marcajes, el Valencia marcó los dos goles que sentenciaron el encuentro.

El búlgaro Lubo Penev, justo cuando se producía el segundo cambio en las filas del Sporting, dejó sentenciado el encuentro con su primer gol, en un error de la zaga sportinguista. Y un par de minutos después volvió a demostrar su olfato goleador, con otro tanto de bella factura. El Valencia, como juego de bloque, estaba dando un autentico baño a los de Ciriaco, que se descomponían por momentos sobre el césped.

Los aficionados de El Mólinón empezaron a abandonar los graderíos faltando media hora de juego, descontentos con el juego exhibido por su equipo, y los que se quedaron siguieron aplaudiendo a un Valencia que ayer lo bordó, con un centro del campo perfecto en posicionamiento y entregas, y un Penev que ayer fue un martirio para el buen guardameta Emilio.

El Valencia, al que le ha costado levantar cabeza, pasó ayer por El Molinón dejando una impronta de equipo ya perfectamente compenetrado, y con ganas de afianzarse en los primeros lugares de la tabla. Los del Luis Casanova están en pleno auge de juego y con una visión goleadora fuera de toda duda.