Ficha de partido: 05.02.1995: Valencia CF 0 - 0 Atlético de Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 0
At. Madrid
At. Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Vizcaino
27'
Descanso
45'
Álvaro Cervera
50'
DobrovolskiDelfi Geli
61'
RuanoPirri Mori
66'
Carlos ArroyoAntonio Poyatos
74'
Oleg SalenkoLubo Penev
74'
Oleg Salenko
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Gárate (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

Están de capa caída, alejados de la gloria y permanentemente emparentados con el fracaso y la desesperación. No podían cambiar. Su enfrentamiento directo, el duelo entre dos grandes que se empeñan en vivir momentos amargos, fue aburrido, mediocre y con escasa capacidad para atraer al amante del buen fútbol. El resultado fue el fiel reflejo de lo sucedido sobre el terreno de juego, de la incompetencia de dos equipos anclados en la tristeza eterna.

El Atlético salió un poco más satisfecho del envite. Al fin y al cabo redujo uno de sus negativos y sigue en zona de promoción. Aún no ha entrado en el descenso directo. Esas pequeñas cosas son las que llevan ahora la alegría a un equipo que no hace mucho pensaba en títulos o al menos en competiciones europeas. El Valencia se estrelló un domingo más en su impotencia. Parecía haber salido del atolladero con sus recientes triunfos sobre Zaragoza y Salamanca pero volvió a las andadas, al fútbol de ideas cortas y errores continuos. No encontró nunca el ritmo adecuado, apenas sacó fruto en forma de ocasiones del aplastante dominio ejercido sobre un contrincante sin ambición y acabó sumido en el despeñadero de los tres negativos. Una cifra que nadie podía esperar cuando comenzó la competición.

El partido no pasó nunca del suspenso. Quizá podría haber cambiado si a los cuatro minutos, el árbitro, tan gris como el encuentro, hubiera decretado penalti en una clara falta cometida por Ferreira sobre Mijatovic. Gil probablemente callará este error arbitral que parece desterrar teorías sobre conjuras judeomasónicas. Al equipo local le pesó esa jugada, perdió pronto el timón y se limitó a esperar alguna genialidad del montenegrino Pedja Mijatovic, siempre el mejor.

El Atlético de Madrid, ni eso. Empezó cerca de su portería y acabó colgado del larguero, encomendándose a todos los santos para que el partido acabara con el triste empate a nada. Hubo algunos intentos de contragolpe, sobre todo en los inicios del segundo tiempo, pero el actual Atlético no está para alegrías ni para pensar en fantasías ni fútbol de salón. Lo suyo son las urgencias, el día a día, el ir tirando hasta que el final de la temporada le saque de la pesadilla.

La presión levantina se acentuó en los últimos minutos del choque. Parreira recurrió al delantero ucraniano Salenko, uno de los muchos enemigos que le han salido en su propia plantilla, y a Arroyo. Pero el dominio siguió siendo estéril y alocado. El Atlético se aferró a la vida, luchó hasta la extenuación sacando balones de cualquier manera y encontró al fin el premio a su esfuerzo, el mísero punto que le permite sobrevivir a duras penas y pensar ahora en el compromiso copero de mañana martes ante el Barcelona. La Copa es otra cosa y los milagros en fútbol son posibles.

El colegio castellano manchego Gonzalo Panadero Martínez, que dirigió el partido Valencia-Atlético de Madrid, no pitó penalti en un derribo a Pedrag Mijatovic, «porque, aunque fue claro, no tuvo fuerzas para hacerlo y temía las críticas posteriores del Atlético», afirmó el propio Mijatovic. La jugada se produjo en el minuto tres de juego, cuando en una penetración en el área de Abel, el futbolista montenegrino fue agarrado por el defensa López, quien le derribó en una acción en la que el público pidió penalti y expulsión del futbolista del equipo visitante. «El Atlético de Madrid ha sido un equipo muy sólido en defensa», explicó Mijatovic, «pero si el árbitro hubiera pitado el penalti, el desarrollo del encuentro hubiera sido muy diferente. Yo creo que vio claramente que era penalti. Lo que pasa es que no se atrevió a pitarlo con tan pocos minutos de juego disputados para que no dijeran que había condicionado el desarrollo del partido y perjudicado al Atlético de Madrid. El técnico, Parreira, dijo que «el árbitro sabía a lo que venía».