Ficha de partido: 13.01.1991: Valencia CF 1 - 1 CA Osasuna

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
CA Osasuna
CA Osasuna

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
De Luis
17'
Miguel Ángel Bossio
31'
Fernando Gómez
44'
Descanso
45'
Martín G.
48'
Paco Camarasa
55'
Carlos ArroyoToni Gomes
67'
Enrique Cuxart
74'
Martín D.
74'
SolaUrban
78'
CholoZiganda
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: CA Osasuna

Records vs CA Osasuna

Máximo goleador: Jonas Gonçalves (7 goles)
Goleador rival: Echeverría (7 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (04.05.2013)
Mayor derrota: 2 - 5 (14.01.1962)
Más repetido: 1-0 (11 veces)

Crónica

Tarde fresca y casi lleno en el viejo Mestalla. La recaudación ascendió a 17.478.000 pesetas. Fernando y Castañeda actuaron de capitanes. El Valencia sacó 6 córners, por ninguno el Osasuna. Arbitró Riera Morro, del Colegio Balear. En un partido sin excesivas complicaciones, demostró lo malo que es como juez deportivo. A tres minutos del final del encuentro, no señaló un claro penalty a Penev que pudiera haber supuesto la victoria valencianista. Amonestó, por parte local, a Bossio y a Cuxart, y por parte rojilla, a De Luis, Martín González y Martín Domínguez, todos ellos por acciones violentas.

Goles: 1-0, minuto 43. Fernando, de penalty tras unas claras manos de Bustingorri, bate a Roberto alojando el cuero en la redjunto a la cepa del poste derecho navarro. 1-1, minuto 54. Centro desde la izquierda de Bustingorri, sin excesivo peligro, que intenta despejar a córner Paco Camarasa con tan poca fortuna que introduce el balón en su propia portería, ante la mirada impotente de Ochotorena.

Dos prodigiosas intervenciones del meta osasunista Roberto y un posible penalty a Lubo Penev no señalado por el nefasto Riera Morro fueron las notas definitorias del empate obtenido ayer por los de Zabalza en el Luis Casanova, en un encuentro donde faltó calidad. En la primera mitad, los locales comenzaron atacando abiertamente pero sin obtener ocasiones claras de gol, merced al serio planteamiento ofensivo de un Osasuna que vino a hacer su partido y no complicarse la vida jugando el balón. El cuadro rojillo sólo se acercó al área de Ochotorena mediante rápidos e imprecisos contragolpes que más de una vez pillaron desprevenida a la defensa del Valencia, en la que sobresalió la veteranía y el buen hacer del libero Ricardo Arias.

Ninguno de los dos equipos fue capaz de disparar entre los tres palos hasta que, en el minuto 42, un inocente cabezazo del brasileño Toni permitió a los comentaristas radiofónicos nombrar al portero osasunista Roberto. Un minuto después, Bustingorri salvó un gol hecho con la mano tras un barullo enorme en el área pequeña visitante. El justo penalty fue transformado por Fernando, yéndose el Valencia al descanso con un sorprendente 1-0 a favor.

Los de Espárrago, espoleados por ese gol psicológico, salieron en la segunda mitad dispuetos a comerse el mundo bajo la batuta de Fernando, a quien el portero del Osasuna impidió aumentarla renta favorable a los 3 minutos de la reanudación. Cuando mejor juego estaban desplegando los che, un contraataque sin excesivo peligro de Osasuna acabó con el desafortunado gol en propia puerta de Camarasa, que le hizo una perfecta vaselina a Ochotorena. A partir de ahí, el juego siguió en una línea pobre en cuanto a calidad, hasta que el Valencia apretó de firme el acelerador en el último cuarto de hora, cuando el tiempo escaseaba. Faltando cinco minutos para la conclusión, un perfecto cabezazo de Boro, a centro de Fernando, fue respondido por una parada sensacional de Roberto, que salvó un tanto que todos cantaban. Posteriormente, el búlgaro Lubo Penev fue objeto de un emparedado que Riera Morro ignoró, ante el clamor de los aficionados valencianistas, que pese a todo se fueron del viejo Mestalla con un empate que no podría calificarse de injusto, por cuanto Osasuna supo controlar en todo momento el ritmo del partido. El planteamiento de Zabalza no permitió al Valencia desarrollar su habitual juego, muy técnico, y los che no supieron utilizar otros recursos para vencer.