Ficha de partido: 01.10.1988: Celta de Vigo 2 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Celta de Vigo
Celta de Vigo
2 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Amarildo
10'
Rodolfo
21'
Julio Prieto
40'
Descanso
45'
Emilio FenollMiguel Ángel Bossio
67'
MaricCamilo
67'
Pedro AlcañizNando Martínez
67'
Voro González
72'
Nacho
74'
NoliAmarildo
84'
Julio Prieto
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Balaídos
Aforo: 32.000 espectadores
Ubicación: Vigo (Pontevedra) / España 
Inauguración: 1928

Rival: Celta de Vigo

Records vs Celta de Vigo

Máximo goleador: Mundo Suárez (23 goles)
Goleador rival: Hermida (9 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (28.04.1946)
Mayor derrota: 2 - 6 (24.11.1940)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Partido ofrecido en directo por las televisiones autonómicas de Galicia, Cataluña y País Vasco, lo que supuso un ingreso de 15 millones para el Celta, más 1.200.000 de taquillaje. Alrededor de 15.000 espectadores en las gradas absolutamente volcados con su equipo. Dirigió el encuentro el internacional Sánchez Arminio, del Colegio Cántabro. Su actuación fue muy desigual. Le faltó entidad en determinadas situaciones conflictivas, como un empujón de Vicente a Flores en la primera parte, dentro del área, y posiblemente, también uno a Maric en los últimos compases del partido. Mostró tarjeta amarilla a Boro, Rodolfo, Julio Prieto y Nacho.

Goles: 1-0. Minuto 12. Fernando cede defectuosamente el balón a Ochotorena, entre un bosque de piernas, Amarildo se aprovecha de la situación y bate por bajo al meta valenciano. 2-0. Minuto 40 del segundo tiempo. Maric cede el cuero a Julio Prieto que hace dos preciosos recortes y suelta un disparo cruzado alto, que entra en el marco de Ochotorena por la cruz izquierda. Un gran gol.

El duelo entre imbatidos tuvo color celtiña. El temido Valencia quiso perono acertó, en determinadas fases del juego, a mantener su excelente racha. El Celta, ambicioso primero y agazapado después (y quizás también algo cansado), a la espera de sorprender a un rival que se fue adelante en busca del empate, se mostró duro, inflexible y además, acertado ante puerta.

En un análisis global de los noventa minutos, no podemos decir que el choque fuera más allá de un discreto pulso, alimentado, eso sí, por la incertidumbre del marcador. El Celta desperdició un penalty con que Sánchez Arminio sancionó unas supuestas manos de Giner dentro del área, cuando apenas se llevaban disputados cinco minutos. Amarildo envió el cuero al otro lado de la ría, pero seis minutos después el brasileño enmendó su fallo, adelantando al Celta en el marcador. Hubo acciones de ataque peligrosas para el marco de Maté, como una ocasión de Flores en el minuto 23, o un derribo al propio jugador, dentro del área, tres minutos más tarde, en una jugada que posiblemente tuvo su origen en un fuera de juego de otro jugador valenciano. De cualquier forma, el Valencia se había estirado y buscaba con interés el empate. La réplica del Celta llegaba a los 35 minutos, Julio Prieto probaba fortuna, a los 43 minutos Amarildo cabeceaba con peligro contra el marco de Ochotorena y momentos después, Vicente, con un disparo raso, obligaba a intervenir de nuevo al meta del Valencia.

La segunda parte tuvo en sus comienzos color visitante. A los 5 minutos, el mexicano Flores disponía de una buena oportunidad para buscar el gol pero a los 17 minutos, un error de Bossio permitía a Amarildo quedarse solo ante Ochotorena, aunque el portero tapó acertadamente el disparo del ariete. Poco a poco, el Valencia se enredaba en una madeja de desaciertos, aunque empujaba lo suyo en su carrera hacia el gol. No había claridad de ideas, y al filo de la media hora, Maric respondía a los intentos valencianistas con un disparo raso que frenó un poco los ímpetus de los jugadores de Espárrago.

Sin embargo, en el minuto 29, el Valencia pudo darle otro cariz al partido. Lucho Flores bajaba el balón con la cabeza para que Fernando soltara un duro disparo a bocajarro, al que respondió Maté con una soberbia parada. A cinco minutos del final, Julio Prieto dibujaba quizás la jugada más bonita de todo el partido rubricada con un soberbio gol que dejaba el duelo visto para sentencia.

El Celta mantiene su imbatibilidad. Se vació para sacar el partido adelante. El Valencia, que tuvo momentos interesantes, esta vez se quedó corto. El Celta se sacaba la espina que el Valencia le clavó en la Liga anterior y se sitúa en una posición envidiable en la tabla. Lo mejor, junto al gol que cerró el marcador, de la noche, ante un rival al que se le mojó la pólvora.