Ficha de partido: 11.12.1988: Valencia CF 3 - 2 CA Osasuna

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 2
CA Osasuna
CA Osasuna

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Fernando Giner
17'
Bustingorri
18'
Eloy Olaya
24'
Ibáñez
30'
Salvador Revert
36'
Pedro Alcañiz
40'
Milinkovic
42'
Descanso
45'
MilinkovicMerino
46'
Carlos Arroyo
62'
Rípodas
73'
Paco CamarasaSalvador Revert
75'
Pedro Alcañiz
76'
Paco Camarasa
88'
Pepín
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: CA Osasuna

Records vs CA Osasuna

Máximo goleador: Jonas Gonçalves (7 goles)
Goleador rival: Echeverría (7 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (04.05.2013)
Mayor derrota: 2 - 5 (14.01.1962)
Más repetido: 1-0 (11 veces)

Crónica

Algo más de media entrada en el Casanova, con una reaudación de ocho millones. El terreno estaba en muy buenas condiciones y la temperatura no bajó de los quince grados. Dirigió la contienda Sergio Albert Giménez, del Colegio Catalán. Tuvo una actuación correcta, aunque al final del encuentro, ya en tiempo de descuento pitó un penalty en contra de los de casa que le valió una gran bronca del público. Hombre de tarjeta fácil, mostró siete: a los osasunistas Ibáñez, Bustingorri y Milinkovic y a los valencianistas Revert, Giner, Arroyo y Camarasa.

Goles: 1-0, minuto 24. Pase de Fernando en profundidad a Eloy quien en jugada personal lanza un tiro certero por la derecha de Roberto e introduce el balón en la red. 2-0, minuto 40. Saque de esquina que lanza Eloy, recoge después de un despeje Arroyo, que introduce el esférico en el área y Pedro Alcañiz, desmarcado, marca de media voltereta. 2-1, minuto 72. Un centro por la izquierda de Pizo Gómez que aprovecha Rípodas de imponente cabezazo. 3-1, minuto 75. Nando hace un pase en profundidad a Alcañiz que de tiro raso bate a Roberto. El gol hizo levantar al público de sus asientos. 3-2, minuto 91. Penalty por posible empujón a Ibáñez que lanza Pepin, le adivina la intencion Ochotorena pero el balón entra en la portería por la derecha.

Por fin llovieron los goles en el Luis Casanova en este entretenido Valencia-Osasuna en el que el público disfrutó de lo lindo, como no lo había hecho desde hace muchas jornadas. El protagonista del encuentro fue el balón, que rodó y entró en la red culminando jugadas que se merecieron la recompensa del gol, tanto de unos como de otros. Los de casa no es que desarrollaran un juego altamente técnico como para apabullar al visitante Osasuna. Fue más bien que el equipo de Pamplona no ofreció la más mínima dificultad y se dejó, así como suena, llevar por donde quisieron los ches.

Lo de marcar primero debe ser como aquello de que si se pega primero se pega dos veces. Movió el marcador el Valencia en una de esasa jugadas en tanto y tanto protagonizaron esos dos hombres, Fernando y Eloy. Estas vez le tocó a Eloy anotarse el tanto y lo hizo con maestría, preparándose él mismo el balón hasta fusilar a Roberto. Antes del 1-0, ese que hizo frotarse las manos a los de Mestalla, hubo una jugada con peligro de Ciganda, que llegó hasta la portería de Ochotorena pero le traicionaron los nervios y no supo qué hacer con el balón en los pies.

También llegó a centrar Quique al área del Osasuna, pero les faltó olfato a los valencianistas y todo quedó en nada. Anoche, el rey de la fiesta fue Carlos Arroyo, que está sabiendo capitalizar la ausencia de Subirats por lesión y la confianza que en él está depositando el entrenador Víctor Espárrago. Arroyo estuvo arriba y abajo, organizó el centro del campo e impuso el rítmo a sus compañeros. Pudo haber marcado un gol si se hubiera quedado durante cinco minutos en el ataque, pero prefirió sacrificarse y bajar a la zona ancha.

Nando, centrocampista hasta hace poco, salió anoche con toda su fuerza al ataque y brindó balones de oro, como uno a Bossio que desperdició de manera casi imperdonable. En el Osasuna, Rípodas llevaba peligro, pero sin apoyo alguno, y se quedaba a mitad de camino. Y Ciganda tuvo la "mala suerte" de que le tocara de par a Voro, marcador a más no poder, que lo anuló por completo. El cambio de Merino por el yugoslavo Milinkovic que decidió Zabalza para dar más garra a sus hombres, se quedó en buenas intenciones. A veces, las más, se veía al yugoslavo allí arriba solo, como "el llanero solitario", y el balón sin venir...

Los dos tantos con los que se fue el Valencia a la caseta al cumplirse el primer tiempo, le dieron humos suficientes para salir en la segunda mitad poco menos que a comerse el mundo. Pero la cosas no fue para tanto. Fue vistoso el primer cuarto de hora de la segunda mitad por parte del Valencia, pero en una de esas, el Osasuna sacó una falta que tuvo que despejar con apuros Ochotorena. Luego vino el gol de Rípodas que acortaba diferencias y hubo hasta un disparo fuerte desde fuera del área que lanzó Ibáñez y que detuvo Ochotorena.

A partir de aquí, se acabó el Osasuna y no hubiera vuelta a marcar de no haber sido por un penalty dudoso que pitó el árbitro contra los de casa. La versión arbitral del penalty fue que Iñaki Ibáñez fue empujado, pero para la mayoría del público de Mestalla sigue siendo aún una incógnita.