Ficha de partido: 22.12.2002: Valencia CF 0 - 1 Deportivo Coruña

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 1
Dep. Coruña
Dep. Coruña

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Makaay
20'
César
28'
DuscherValerón
33'
Descanso
45'
Pablo Aimar
46'
Andrés Palop
54'
LuqueMakaay
59'
Miguel Ángel MistaJohn Carew
73'
CapdevilaAmavisca
75'
Juan SánchezPablo Aimar
75'
Ximo EnguixMauricio Pellegrino
77'
Scaloni
84'
Víctor
88'
Sergio
93'
Final del partido
94'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Dep. Coruña

Records vs Dep. Coruña

Máximo goleador: David Villa (10 goles)
Goleador rival: Bebeto (5 goles)
Mayor victoria: 7 - 1 (23.01.1949)
Mayor derrota: 1 - 5 (19.02.1950)
Más repetido: 2-1 (14 veces)

Crónica

El Valencia ejerció un dominio absoluto sobre el Dépor en todo el partido y fue el equipo que acumuló más méritos para salir airoso y, de esta forma, afrontar la Navidad desde la perspectiva de la felicidad de la victoria. Fue un dominio agobiante ante un equipo que decepcionó y sólo se limitó a defender, situando un verdadero muro en la frontal del área. El conjunto gallego perdió en numerosas ocasiones el balón, nunca lo tuvo en su poder, pero al final se llevó los tres puntos de forma injusta, pero ya sabemos que hablar en estos términos en el fútbol también es estéril.

Con esta derrota, el Valencia se aleja de la Real Sociedad en siete puntos. Nunca hizo tanto para no recibir recompensa alguna. El único pero que se le puede encontrar a la actuación valencianista fue el referente a las pérdidas de balón, en exceso para un equipo de su nivel. Al mismo tiempo, tampoco hay justificación a los errores de Carew en el área. Ya son demasiados y, en ocasiones como ésta, se pagan. Del mismo modo, Aimar también tuvo protagonismo en este aspecto. Durante el primer tiempo el peso del desarrollo del juego lo llevó el Valencia, que fue el equipo que desde el inicio del encuentro imprimió un fuerte ritmo a sus acciones, en una clara demostración de querer ganar el partido.

Sin embargo, al llegar al minuto 20, y en un balón que era claro para Pellegrino, se vio sorprendido por la velocidad de Maakay y, al mismo tiempo, pilló a Palop fuera del área, lo que aprovechó el delantero holandés para colar el balón entre ambos desde una esquina del área. Fue un jarro de agua fría caído sobre los espectadores, que observaban como su equipo ofrecía buenas vibraciones y demostraba su superioridad sobre el rival, pero el conjunto gallego aprovechó una de las dos oportunidades que tuvo.

Más de media docena de ocasiones fueron, en cambio, las que tuvieron los hombres de Benítez para no sólo haberse adelantado, sino para establecer una clara diferencia. Algunas de ellas fueron tan claras como un remate desde el borde del área pequeña de Aimar, que Juanmi neutralizó, o un sobresaliente disparo de Carew que el propio Juanmi desvió a córner. Fueron ocasiones en las que el público primero vibró y después se desesperó por aquello de que a un equipo con el poderío del Deportivo no se le pueden hacer concesiones. El público reaccionó muy bien a raíz del gol gallego, ya que se volcó con sus jugadores y les expresó apoyo incondicional a pesar de que en el tramo final del primer tiempo, primero Ayala y luego Carew, volvieron a fallar oportunidades que, al menos desde la grada, se vieron como fáciles de concretar.

El único hándicap que había que aplicar al Valencia en esta fase del partido fue el excesivo número de balones perdidos en la zona ancha, al mismo tiempo que en ocasiones el balón estuviese bajo el control de Marchena, Ayala o Pellegrino, con la responsabilidad de iniciar la jugada, y ya se sabe que si de alguna condición carecen es la creatividad. Para crear había que esperar a Bajara, muy desdibujado, o Aimar, al que le costó entrar en juego, pero que cuando lo hizo demostró las cualidades que le suelen adornar, que no son otras que su carácter para imprimir fluidez al juego.

La última media hora del partido se disputó en el terreno del Deportivo, donde sus jugadores fueron incapaces de poder protagonizar algún contragolpe. Sin embargo, se encontraron con el factor suerte, con una excelente actuación de Juanmi y con los errores de los valencianistas en los metros finales. Los hombres de Benítez, en su afán por conseguir al menos la igualada, y empujados por el público, se desenvolvieron con precipitación en sus movimientos y siempre recurrieron, en último extremo, al balón bombeado sobre el punto de penalti, una faceta del juego que casi siempre favorece al equipo defensor.