Ficha de partido: 23.01.1983: Valencia CF 1 - 1 CA Osasuna

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
CA Osasuna
CA Osasuna

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Esparza
29'
Ángel Castellanos
30'
Lumbreras
40'
Descanso
45'
Pablo RodríguezÁngel Castellanos
45'
Mario Kempes
66'
BustingorriMartín
67'
IriarteEsparza
69'
Manuel GálvezDarío Felman
81'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: CA Osasuna

Records vs CA Osasuna

Máximo goleador: Jonas Gonçalves (7 goles)
Goleador rival: Echeverría (7 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (04.05.2013)
Mayor derrota: 2 - 5 (14.01.1962)
Más repetido: 1-0 (11 veces)

Crónica

Partido jugado en el estadio Luis Casanova, con asistencia de unos veintiséis mil espectadores. El Valencia fue acogido con tracas de ánimo que se repitieron durante el descanso y en alguna otra fase del encuentro. Dirigió el partido el colegiado balear Borrás del Barrio, que tuvo una actuación regular. Como árbitro que tiene fama de casero se le reprochó por parte del público una falta valencianista en su área, a los 7 minutos, con olor a penalty y en cambio el que concedió a favor del Valencia fue más que discutible. Omitió por el contrario, un par de faltas cometidas por el Osasuna en el área de penalty que pasó por alto, cuando alguna de ellas pudo ser castigada con la máxima pena. Total, una actuación regular tirando a mal.

Goles: 0-1, minuto 30. Sorprendente avance del Osasuna, cuando estaba dominando el Valencia, con rápida internada del defensa Esparza, que combina con Martin para rematar el propio Esparza desde la frontal del marco batiendo limpiamente a Bermel. 1-1, minuto 66. El Valencia estaba atacando de una manera alocada y vehemente, inicia un avance más por medio de Subirats que es derribado en el área de una manera bastante aparatosa a la que tal vez contribuye él en su caída. El árbitro se apresura a señalar penalty, que ejecuta Kempes con un tiro fortísimo, próximo al ángulo, que vale el tanto del empate.

El árbitro señaló otro penalty a favor del Osasuna, a los 6 minutos de la segunda parte, originado en una escapada rapidísima de Arechavaleta al que zancadillea Moreno, apenas trasponer, el área de penalty. Lo lañzó Rípodas con un tiro al ángulo sobre la derecha de Bermell quien, en gesto intuitivo, consigue desviar el balón y Serrat lo manda a córner.

Nuevo tropiezo valencianista en el Luis Casanova y la verdad es que pocos paliativos pueden ponerse esta vez al empate local. El cuadro de Miljan Miljanic volvió a incidir en los defectos de siempre y cedió un punto a un Osasuna que hizo su partido y que pudo muy bien llevarse mayor tajada de acertar en un penalty que hubiese puesto el marcador en un poco menos que insalvable 0-2.

Ciertamente, fue Osasuna quien jugó mejor en la primera mitad. Los locales, nerviosos e imprecisos en sus pases, se vieron superados por un Osasuna más organizado y que sembró el pánico en sus peligrosos contragolpes. En uno de ellos consiguió el gol y ni que decir tiene que esa circunstancia acrecentó el nerviosismo y la carencia de ideas en el cuadro valencianista.

La segunda mitad fue algo mejor por parte del Valencia. Los blanquillos, de todas formas, apenas si ofrecieron un mayor bagaje en entrega y lucha. Poca cosa más. Se dominó, pero sin orden ni concierto, lo que facilitó la defensiva navarra y la repetición de esos contragolpes que hubiesen sido mortales si Rípodas no llega a marrar un penalty con 0-1 en el marcador.

Pero esa jugada seria providencial para el Valencia por cuanto la intervención de Bermell espoleó a los locales que volvieron a la carga. Llegó el empate, en un derribo a Castellanos sancionado con la pena máxima, y los últimos minutos fueron realmente dramáticos. Los locales agobiaron a Vicuña, pero Osasuna, con gran orden, fue capeando el temporal alcanzando un empate ciertamente valioso.

En suma, pues, un nuevo punto que se escapa del Luis Casanova y que deja al Valencia un poquito más hundido en la Segunda División. Los navarros se llevaron un positivo con toda justicia y, esa circunstancia les permite, además, superar en gol average a los discípulos de Miljanic. Pero tal como fue el encuentro, eso es lo menos malo que le podía pasar al Valencia. Porque pudo ser peor.