Ficha de partido: 18.02.2003: AS Roma 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

AS Roma
AS Roma
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Santi Cañizares
9'
Descanso
45'
CassanoMontella
46'
BombardiniDelvecchio
54'
CufréDellas
54'
Zebina
60'
Kily GonzálezVicente Rodríguez
63'
Kily González
68'
Miguel Ángel MistaFrancisco Rufete
73'
John Carew
78'
Guigou
81'
Miguel Ángel Mista
84'
Carlos MarchenaPablo Aimar
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Olímpico de Roma
Aforo: 72.698 espectadores
Ubicación: Roma / Italia 
Inauguración: 17/05/1953

Rival: AS Roma

Records vs AS Roma

Máximo goleador: Héctor Núñez (1 goles)
Goleador rival: Totti (5 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (25.04.1963)
Mayor derrota: 0 - 3 (26.02.2003)
Más repetido: 0-1 (3 veces)

Crónica

El Valencia logró en el Olímpico de Roma ganar por vez primera en su historia en Italia y asimismo engancharse a la segunda fase europea con todas las opciones de cara a su clasificación para cuartos. En un partido táctico fue Carew quien decidió la suerte valencianista con un tanto afortunado pero con un valor inmenso para el once de Rafa Benítez. El gol de Carew, que sólo él sabe si fue buscado o intentó un centro, sin duda ha dado gran vida europea al Valencia. A un equipo español que bien es verdad durante muchos minutos pareció demasiado cauto y faltó de ambición, pues enfrente tenía a un Roma diezmado por las ausencias y en un mal momento de juego y psíquico.

Además, el Valencia consigue su primer triunfo europeo en Italia, lo que no había conseguido en sus anteriores siete visitas (cinco derrotas y dos empates). En la primera mitad, no obstante, el Roma estuvo mucho más asentado y agresivo, con una defensa adelantada y que con una fuerte presión maniató al centro del campo de un Valencia que perdía muy pronto la posesión del esférico. Además, el argentino Pablo Aimar, muy marcado por el uruguayo Guigou, estaba demasiado ausente y Carew peleaba muy en solitario con toda la defensa romana. El Roma no parecía acusar mucho sus notables y amplias ausencias (Emerson, Samuel, Candela, Totti) y, con velocidad, con Delvecchio como punta central y un Montella más móvil, se permitía poner en peligro la meta de Cañizares.

El meta valencianista protagonizó en el minuto 9 una acción que pudo haber sido nefasta. Salió fuera del área a despejar un balón al que llegaba Montella, pero a quien dio fue al delantero del Roma. El colegiado sancionó sólo la falta y la tarjeta amarilla al meta. Eran unos minutos en los que el Roma, con más fuerza y presión, dominaba a un Valencia fallón, aunque bien es verdad que los locales apenas dispararon con peligro y sólo dieron algún que otro susto con un remate de cabeza de Zebina (m.10). No sería hasta cumplido el primer cuarto de hora cuando el Valencia empezó a salir de su letargo. Baraja y Albelda empezaron a hacer suyo el centro del campo y Aimar empezó a moverse mejor entre líneas. Un disparo de Rufete (m.17), que salió fuera por poco, era el aviso de que su equipo se había despertado, además de servir para cortar las fuerzas del Roma y hacerle pensar en negativo. El propio Rufete (m.25) volvió a meter miedo a los romanistas, con un disparo lejano al que Pelizzoli respondió con una excelente intervención.

El partido ya no sólo se equilibraba, sino que el Valencia, sin un gran fútbol, iba `in crescendo`, mientras que el Roma vivía el camino opuesto y empezaba a esperar al rival y a vivir el ritmo que este le marcaba. Un interesante duelo se vivió en la banda entre el brasileño Cafú y el italiano Carboni. Este último volvía a un estadio donde estuvo siete años jugando con el Roma, del que fue capitán. En el descanso, el técnico romanista dejó en el vestuario a Montella y sacó al campo al joven Cassano, en un intento de que su movilidad y `chispa` pusiera en apuros la contención valencianista. Y la verdad es que los primeros minutos el Roma estuvo mucho más presente que el Valencia. Apenas transcurridos nueve minutos del segundo periodo, Capelllo volvió a realizar cambios: el primero obligado, al lesionarse el griego Dellas; el segundo, algo sorprendente, al quitar a Delvecchio y meter a Bombardini, un centrocampista veloz de banda.

Es decir, Capello dejaba sobre el césped un Roma sin delanteros natos, pero con una mayor velocidad. Rafa Benítez, técnico valencianista, minutos después puso en liza a Kily González y a Mista por Vicente y Rufete. El Valencia, por fin, abandonaba algo su cautela y miraba más a la meta rival. La presencia de Mista dio mayor movilidad al ataque de un Valencia que, además, se encontró en el minuto 78 con el gol a su favor, en una acción inesperada y en su primer disparo a meta de la segunda mitad: Carew, en la banda derecha, amagó un centro, pero le salió un centro-chut tan ajustado que se coló junto al palo derecho sorprendiendo a un despistado Pelizzoli. La verdad es que tan sólo Carew sabe si había sido un golpe de fortuna o fruto de su intención. Poco importa, pues lo que estaba claro es que el Valencia se ponía por delante en el marcador justo cuando había decidido ir a por el triunfo.

Los tres puntos ya eran del Valencia, pues en los minutos postreros el Roma volvió a evidenciar sólo intención pero una total incapacidad para armar buen juego. El equipo valencianista, en cambio, supo estar y no pasar peligro alguno. El premio para el Valencia fueron los tres puntos, mientras que el Roma, tras el pitido final, se llevó una sonora pita de su público. En cambio, los aplausos fueron para Carboni, que desde el campo saludó a su antigua afición, que le pidió ir a la curva a saludar.