Ficha de partido: 01.04.1990: Valencia CF 1 - 0 RCD Mallorca

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 0
RCD Mallorca
RCD Mallorca

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Voro González
23'
Parra
41'
Descanso
45'
Javier SubiratsVoro González
58'
VidalMarcos
66'
Carlos Arroyo
70'
Pedraza
70'
Fernando Giner
72'
ClementeÁlvaro
80'
Emilio FenollEloy Olaya
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Mallorca

Records vs RCD Mallorca

Máximo goleador: Silvestre Igoa (7 goles)
Goleador rival: Morey (3 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (07.05.1950)
Mayor derrota: 0 - 4 (19.02.1961)
Más repetido: 1-0 (10 veces)

Crónica

La lluvia que cayó sobre Valencia, ligera, pero constante, desde una hora antes de comenzar el partido, dejó el terreno de juego encharcado lo suficientemente para que no se pudiera practicar un fútbol espectacular. El público acudió al Luis Casanova con miedo a mojarse y tan sólo se contabilizó una entrada del tercio del aforo total, alrededor de 16 mil espectadores. La recaudación por taquilla, según cifras oficiales del club, ascendió a cerca de 5 millones de pesetas. Arbitró Andradas Asurmendi, del colegio navarro, que tuvo una actuación correcta pese a los clamores del público de Mestalla, que le pitaron en algunas ocasiones con más pasión que razón. Supo imponer orden en los momentos clave donde el juego subió de tono en cuanto a la dureza y sacó tarjetas din dudarlo cuando uno y otro rival transgredieron el reglamento. El gol de la victoria valencianista llegó en el minuto 70. Subirats, de saque de falta, centra un balón que Arroyo aprovecha anticipándose a la defensa y al portero del Mallorca y, de cabeza, marca un señor gol.

Hubo que lamentar una lesión del mallorquinista Alvaro en el segundo tiempo que le obligó a abandonar el rectángulo de juego. Nando y Toni, por el Valencia, acabaron el partido, pero salieron algo tocados, según las informaciones del cuadro médico del club. Actuaron de capitanes Fernando porel Valencia y Nadal por el Mallorca. Los de casa lanzaron ocho córners por uno del Mallorca, en el primer tiempo. Cinco saques de esquina se apuntó el conjunto che y ninguno el mallorquinista en la segunda mitad.

La lluvia posiblemente fue el protagonista principal del partido de ayer entre valencianistas y mallorquines, que acabó con victoria casera por los pelos, porque el meta internacional José Manuel Ochotorena demostró que con suerte y muy buenos reflejos se pueden parar los penalties, los tire quien los tire. Así, en el minuto final del partido, con medio campo buscando las salidas de las gradas, el árbitro navarro, Andradas Asurmendi, no dudó en pitar la pena máxima contra el Valencia por una entrada que le hacía Giner a Guillermo. El balón, en el punto fatídico de los once metros, dejó al escaso público en el Luis Casanova con la respiración cortada, hasta que el encargado de lanzar el penalty, García Cortés, tomó carrerilla, propinó un buen chut al esférico por la parte izquierda de la portería penalizada. Ochotorena, que descansó en la última llamada de la selección española, adivinó la intención del artillero balear y paró el fuerte disparo. Con esta jugada, el guardameta vasco-che rubricaba la victoria valencianista de 1-0, tras un partido en el que el fútbol espectáculo brilló por su ausencia.

El visitante Mallorca, en una posición cómoda en la tabla a estas alturas de la Liga, vino a tierras valencianas a hacer su partido y su primer objetivo lo consiguió con facilidad contener el ataque de los propietarios del campo con un marcaje, hombre a hombre digno de tomar como ejemplo a seguir en casos similares. El Valencia, del otro lado, con la presión que ejerce el jugar en casa padeció a la hora de crear juego ofensivo, entre otras razones, por lo encharcado del terreno que hacía del balón una a modo de bola de billar, deslizándose a placer sin obedecer las intenciones de los jugadores en los pases. Muy pocas ocasiones de gol, por no decir ninguna, creó el conjunto balear, resaltando alguna jugada preciosista de los primeros minutos del encuentro. Valga de muestra esos pases de tacón de Alvaro a su compañero Calderón, allá por el minuto 20 del partido, pero que quedaría en nada.

El jugador estrella valencianista, el búlgaro Luboslav Penev, se contagió de las desapacibles condiciones meteorológicas y tuvo una tarde gris, sin llegar a mayores consecuencias. El veterano Subirats salió después de mucho tiempo a jugar, ya en el segundo tiempo, sustituyendo a un Voro en horas bjas y fue el tópico revulsivo o, por lo menos, quien inyectó algo de agresividad a la adormecida escuadra valenciana que dirige escrupulosamente el uruguayo Víctor Epárrago. Por lo demás, la tarde en el Luis Casanova, pasó sin pena ni gloria. Hubo unos cuantos millares de espectadores que salieron con peor sabor de boca de lo habitual en estas tardes de "no-fútbol": los seguidores del Burriana, equipo de Tercera División que debía jugar también en el mismo campo, inmediatamente después del Valencia, contra su filial, el Mestalla. El partido fue suspendido para evitar que el césped se dañara todavía más, en vistas a recibir aquí a los dos finalista dse la Copa del Rey el jueves que viene, FC Barcelona y Real Madrid. En Valencia, ayer, no llovió a gusto de nadie.