Ficha de partido: 12.12.1984: Barcelona Atlético 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Barcelona At.
Barcelona At.
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Ángel Castellanos
38'
Descanso
45'
Vicente PalonésJesús García Pitarch
45'
José Carlos GraneroQuique Flores
65'
Carlos
72'
Iriarte
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mini Estadi
Aforo: 15.276 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 23/09/1982

Rival: Barcelona At.

Records vs Barcelona At.

Goleador rival: López López (2 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (09.01.1985)
Mayor derrota: 0 - 1 (19.10.1986)
Más repetido: 0-1 (2 veces)

Crónica

Lleno hasta la bandera como ocurriera recientemente con motivo de la visita del Sabadell, en noche algo fría y césped en buenas condiciones. Actuaron como capitanes el azuigrana Gil y el valencianista Saura. El Barça At. botó un córner por seis el cuadro che. En el miiuto 79 de juego hubo un apagón parcial del alumbrado eléctrico que persistió hasta el final del partido. Martínez Vilaseca dejó en la grada a Cañizares por llegar éste siete minutos tarde al Mini Estadi, cubriendo su lugar en el equipo el ariete Carlos. Arbitró Valdés Sánchez, del Colegio Oeste. A pesar de seguir de cerca el juego, en más de una ocasion tuvo que consultar con los línieres que se equivocaron en algún fuera de juego. Cómoda su labor, favorecida por la deportividad de ambos equipos. Sólo mostró dos tarjetas amarillas, a Castellanos, por entrada a Marcelino, y a Iriarte, por pérdida de tiempo.

Gol: 1-0, minuto 27 de la reanudación. Bermell no acierta a atenazar un balón sobre el punto de penalty por el que pugnaba Carlos. Ambos caen al suelo pero es el ariete quien recuperará rápidamente la verticalidad para lanzar, a la media vuelta, un certero disparo sin que ningún defensa pudiera desviarlo. El Mini-Estadi fue un auténtico clamor.

El Valencia perdió la imbatibilidad que había mantenido en las últimas seis jornadas ligueras en el Mini-Estadi. El gol de Carlos, prototipo de picardía y rapidez de reflejos, vino a premiar el generoso derroche de facultades esgrimidas por los jugadores azulgrana a lo largo y ancho del cotejo. Todo lo contrario que los valencianistas, que vinieron a buscar descaradamente el 0-0 inicial confiando en su teórica superioridad técnica. Y pagaron caro su conformismo.

No puede decirse que el Barcelona Atlético realizara un gran encuentro entre otras cosas porque un equipo no puede jugar al fútbol si el otro no quiere. Los severos marcajes a los que fueron sometidos los barcelonistas durante el primer tiempo les hizo incurrir en varios errores tanto en el pase como en la recepción del balón. Delante de Bermell se había montado una auténtica muralla ante la que poco se podía hacer. El Valencia se limitaba a verlas venir y tan sólo utilizó con cierto peligro su contragolpe en el minuto 11, con un chut de Cabrera al que respondió Covelo con una gran intervención. Ese fue todo el bagaje ofensivo de un equipo de Primera División, que marcha tercero en la Liga, a lo largo de todo el partido. Jugando así, no nos extraña que sea mister empate. Ocho ha conseguido ya en el campeonato liguero.

Los azulgrana, por su parte, intentaban todo, pero nada le salía bien. Gonzalo y Carlos, las puntas, se hartaban de correr por las bandas pero sus intentos siempre morían en las botas de los zagueros levantinos. Los centros, que se prodigaron en demasía, tampoco encontraban nunca un rematador. Tendillo y Arias imponían claramente su ley en el área. Pese a todo, el Barça At. pudo haber inaugúrado ya el marcador en este primer tiempo. Recordamos un chut de Carlos en el minuto 12 que salió rozando el larguero y otro cañonazo de Martín, en el 39, que fue despejado providencialmente por un defensa cuando el balón iba muy bien dirigido.

Suponemos que en el descanso Roberto Gil debió leerles la cartilla a sus jugadores. El espectáculo que estaba ofreciendo era realmente deprimente y había que enmendar la plana. Se entiende así que los valencianistas forzaran un poco más, sólo un poco, su ritmo en los primeros minutos del segundo período. Se sucedieron algunas melees en el área local que, sin embargo, fueron bien resueltas por la cobertura barcelonista, sin que Covelo tuviera oportunidad de entrar en acción.

Tan sólo fueron fuegos de artificio. Poco a poco, el Barcelona Atlético fue asentándose más y más en el terreno de juego y el nerviosismo inicial fue desapareciendó hasta el punto de poner entre las cuerdas a un Valencia que, a cada minuto que pasaba, iba a menos. Castellanos, en el minuto 13, tendría que derribar a Marcelino al borde del área grande cuando éste se disporía a fusilar a Bermell y a los 21, Carlos probarla fortuna con un chut que saldría ligeramente desviado. El juego de los azulgrana resultaba primoroso y era jaleado con gritos por los aficionados que llenaron el Mini-Estadi. El éxtasis llegó en el minuto 27 con el gol de Carlos que, en principio, debía ocupar plaza de suplente y que salió inicialmente en lugar de Cañizareas. Bermell se hizo un lío con el balón, se le escapó de las manos, y el ariete barcelonista, oportuno, no desaprovechí la oportunidad. Aún pudo aumentar la ventaja el conjunto de Vilaseca con sendas oportunidades protagonizadas por Marcelino y Carlos, pero Bermell, rectificado el error en el gol, supo solventar favorablemente ambas situaciones. El inesperado apagón a falta de once minutos para finalizar el encuentro no dio para más.