Ficha de partido: 25.04.1993: Valencia CF 5 - 6 PSV Eindhoven

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 6
PSV Eindhoven
PSV Eindhoven

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Romario
5'
Linskens
9'
KlompVan Tiggelen
10'
Ignacio Ibáñez
20'
Mario Kempes
25'
Ellerman
34'
Mario Kempes
36'
Romario
38'
Ellerman
40'
Romario
43'
Descanso
45'
ThornengerLinskens
45'
Tomás GonzálezCarlos Arroyo
45'
Mario Kempes
52'
Aquilino EtxarriVoro González
70'
Roberto GarcíaEloy Olaya
70'
Fernando GómezMario Kempes
80'
SchreuderRomario
81'
Tomás González
82'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: PSV Eindhoven

Records vs PSV Eindhoven

Máximo goleador: Mario Kempes (3 goles)
Goleador rival: Romario (5 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (23.08.1994)
Mayor derrota: 1 - 3 (03.08.1991)
Más repetido: 1-1 (2 veces)

Crónica

La afición del Valencia soñó ayer con los ojos abiertos. Acudió al Luis Casanova para despedir a Mario Alberto Kempes, pero muchos debieron pellizcarse cada vez que el argentino entró en acción para darse cuenta de que el partido no pertenecía a diez o quince años atrás. El Matador dijo adiós a lo grande: marcó tres goles y ofreció una lección de ese fútbol mágico que le caracterizó durante su estancia en Espáña. El público agradeció el generoso esfuerzo que derrochó a sus 38 años y las muestras de exquista calidad que surgieron de sus botas y, puesto en pie, le despidió con una atronadora ovación cuando abandonó el campo mediada la segunda parte. Ni siquiera la actuación del brasileño Romario, que marcó otros tres tantos y quiso sumarse así al espectáculo aportando sus grandes cualidades técnicas y realizadoras, logró eclipsar su exhibición.

Kempes manifestó en la víspera que su presencia en el encuentro no iba a ser testimonial. No sólo cumplió su palabra y jugó sesenta minutos a buen ritmo, desmostrando que se encuentra todavía en condiciones de seguir en activo. Mario Alberto rememoró sus mejores días para dejar constancia de las condiciones que le convirtieron en un gran futbolista. Los tres goles de Kempes fueron un reflejo de las características que presidieron su carrera. El primero fue de oportunismo. El joven Sánchez centró en perpendicular desde dentro del área y el Matador, siguiendo la jugada atentamente, remató a puerta. Van Breukelen evitó el tanto, pero su rechace cayó de nuevo a pies del homenajeado, que no tuvo más que golpear el balón.

El segundo fue una maravilla. Kempes mató con la pierna derecha un balón servido desde la esquina y con la izquierda conectó un disparo que se coló por la escuadra de la portería del PSV. El público (unas 20.000 personas) recibió el gol con pañuelos y coreó el nombre de su ídolo. En la segunda parte, el argentino completó su recital con un magistral lanzamiento de falta con la zurda que se coló junto al poste. Van Breukelen se quedó estático.

Kempes, que durante el tiempo que estuvo en el campo llevó a cabo varios desplazamientos largos con una increíble precisión, tuvo aún tiempo de levantar a los aficionados de sus asientos cuando superó a un rival pasándole el balón entre las piernas. La grada estaba entregada y tributó una atronadora ovación a uno de los jugadores más carismáticos que jamás han desfilado por el Luis Casanova. El Matador fue despedido como los toreros.

Pero la afición che también tuvo tiempo para soñar con el futuro al ver en acción al deseado Romario. El brasileño cuajó una primera parte perfecta y en algunos momentos pareció empeñarse en restar protagonismo a Kempes. Así, por ejemplo, cuando el campo aún no había digerido el segundo gol del argentino, él replicó con uno de sus tres tantos. Romario hizo diaburas y también se le oVacionó cuando dejó el campo por su gran dominio del balón. Hubo quien pensó que sus compañeros, a quienes les ha recriminado por tenerle muy desastido, le sirvieron más juego para facilitar su traspaso y, a su vez, la defensa del Valencia le permitió campar a su sanchas como justificación de su fichaje.