Ficha de partido: 05.03.1967: Valencia CF 2 - 1 RCD Espanyol

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
RCD Espanyol
RCD Espanyol

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Fernando Ansola
13'
Vicente Guillot
23'
Marcial
35'
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Valencia, en la duermevela de sus fiestas, a punto para estallar en alegría y pólvora, fue el domingo una gran capital deportiva. Coincidiendo en la hora, con público bastante para animar las dos competiciones, tuvimos la etapa final de la Vuelta Ciclista a Levante y el Campeonato de España de cross. El festival de las bicicletas lo ganó José Pérez Francés para ser el vencedor parcial Perurena y, en la gran prueba atlética, se impuso con gran estilo el especialista de fondo Aguilar.

El «clon» deportivo lo constituyó el encuentro Valencia-Español que con los graderíos de Mestalla casi a tope se celebró a partir de las cuatro y media de la tarde. Un «final» de programa óptimo. Magnífico en cuanto a fútbol porque a la calidad del juego se unió, para darle todavía más interés, el fantasmilla de la incertidumbre. Hubo equilibrio en varias fases del encuentro, también dominio acusado ora por parte del Valencia ora del Español. Fue éste, en definitiva, un gran partido jugado con ardor e ilusión. Mestalla, esa instalación estupenda de la capital del Turia, vibró durante los noventa minutos del encuentro haciendo notar, a su final, cuan complacido había quedado el aficionado. Una ovación cerrada acompañó a los dos equipos hasta que éstos desaparecieron por el túnel de los vestuarios.

A los veinte minutos de juego el Valencia había marcado sus dos goles. El inicio no podía ser más alarmante para el Español porque, además, no se habían producido los dos tantos de forma extraña sino como fruto del tremendo empuje valencianista. El vendaval blanco pilló al Español a contrapié, en el área de Carmelo, y el barullo llegó a ser tremendo porque los cinco delanteros del equipo local parecían dispuestos a ganar por KO fulminante. A los 10 minutos lanzaba el segundo saque de esquina contra Carmelo. Este, que lo había forzado al desviar un envío de Paquito, intentó el corte sin conseguirlo, tocó ligeramente Waldo y Ansola, a un metro de la línea, remató sin remisión. Con el gol siguió el ataque valenciano y el "ay" fue la música que coreaba las continuadas acciones sobre la parcela de Carmelo. Waldo tiró durísimo desde muy cerca, hubo lío e incluso reclamaciones argumentadas en que un defensa españolista había desviado con la mano.

Como el colegiado sólo ve las faltas del Español, dando lugar con ello a que se lancen varios castigos a favor de los locales, continúan los peligros para la meta españolista aun cuando poco a poco va cogiendo la onda el once de Kalmar, sacudiéndose el dominio. En plena recuperación de su temple el Español recibe el segundo gol. Nace de una falta de Sol a José María, ignorada por Alciturri. En tanto el extremo españolista reclama el arbitro, Sol envía a Claramunt, éste hacia el centro a Guillot quien, sin parar, lanza un tremendo disparo que se cuela junto al poste izquierdo y a ras de hierba Carmelo, seguramente tapado por sus defensas, llega tarde y el tiro lejano del interior blanco sirve para que el dos suba al marcador.

Así se pone el partido de buenas a primeras. El Valencia coge notable delantera gracias a la condescencia del colegiado, empeñado ya a partir de aquel instante en demostrar que, efectivamente, el problema arbitral vuelve a primer plano. El gol de Guillot no debió llegar en aquella jugada precisamente aunque es cierto que los merecimientos del Valencia hasta entonces habían sido notables. Pero, como suele ocurrir, los que debieron ser no fueron y el qtue iba a quedar reflejado en el marcador llegó por la puerta falsa.

He dicho que el Español ya había entrado en juego. De ahí que Pesudo tuviera que intervenir con grave riesgo para cortar dos remates de Rodilla en jugadas compuestas y creadas en el centro del campo por Osorio, Juan Manuel y Marcial., Ahora el dominio es casi completo del Español. Hay profundidad en los avances y las combinaciones al primer toque se suceden en cadena. A los 32 minutos, un primoroso «zig-zag» Marcial-Amas-Rodilla precede al remate de Marcial que de cabeza obtiene el sol blanquiazul. Sigue a esta frutífera acción un disparo fortísimo de Marcial que Pesudo sólo acierta a repeler y otro de Be que obliga al meta valencianista a enviar a córner.

El partido se mete en los minutos más vibrantes; los ataques y contragolpes se suceden dando lugar a buenas intervenciones de Carmelo y Pesudo. A los 41 minutos Juan Manuel llega con facilidad al área blanca y su envío, templado y a esa altura que parece aconsejable para el remate, lo conecta con habilidad Rodilla para que Pesudo se luzca cediendo un nuevo saque de esquina. No pasa nada en el lanzamiento desde el rincón pero sí pasa en la continuación de la jugada. Avanza Guillot con el esférico bien controlado, contra hacia la parte derecha y Ramoní para el balón con la rodilla perfectamente, pero rebota el cuero en la pierna y da en el brazo del volante blanquiazul sin que éste pueda evitarlo y, claro, como el arbitro está de un casero subido, decreta penalty en medio del estupor de los más, la indignación mesurada de los españolistas y la aprobación de esos aficionados que piensan más en los dos puntos que en el reglamento.

En esta jugada se podía haber acabado el buen partido. Con el presentido 3-1 la cuestión quedaba lista para sentencia. No fue así. Waldo, singular aspirante al título de máximo goleador quiso incrementar la cuenta empleando para ello la fuerza y olvidándose de la maña. Total, destructivo cañonazo del moreno y el balón incrustaido en el poste derecho poniendo a prueba la solidez del marco. La injusticia del castigo encontró adecuada réplica en la madera, esta vez salvadora, para el Español que volvía a animarse y a crear juego de muchos quilates. Los cuatro minutos siguientes, es decir, los que faltaban para el descanso, son de dominio, en propiedad del Español. El partido no se había acabado, pese al arbitro.

En la segunda Darte la balanza, se decantó casi en su totalidad del lado blanquiazul. Mantuvo el Valencia su línea de rendimiento pero sin la peligrosidad de la iniciación y el Español que buscaba la igualada montaba mejor sus ataques alcanzando coja acierto la zona de tiro. Las ocatsiones blanquiazules se suceden. Alguna incursión de Guillot sirve de compás de espera a modo de borrón y cuenta nueva en el haoer y deshacer españolista. A los 3 minutos Re frustra una buena intervención de Amas, por su banda, lanzando el remate alto. A continuación registramos un magnífico zurdazo de José María que va fuera por poco y, a los ocho minutos, el corte impecable de Mestre, arrebatando un balón a Marcial cuando la posición del españolista era inmejorable. Un remate de Rodilla roza el larguero cayendo, el balón cerca de Re que no acierta y, ya en el minuto 30 anoto la más clara oportunidad, fallida. Marcial manda medido a Amas y el exterior centra ligeramente retrasado sobre el área de Pesudo no llegando Re al balón por milímetros. En el lado local, la jugada de "vice-gol" corre a caffgo de Waldo que coloca el balón, de fortísimo remate de cabeza, sobre el poste izquierdo. Esto ocurría a siete minutos del final al que se llega sin que el marcador varíe.

Del Valencia Guillot fue el mejor. Maniobrero en sus ataques y hábil en el disparo, llevó el peso de la vanguardia valencianista. Con él cabe distinguir a Pesudo, Mestre, Sol y Roberto en el trabajo defensivo y a Claramunt en el ataque. Paquito, Poli y Ansola no pasaron de discretos para ser Waldo un delantero más espectacular que efectivo.