Ficha de partido: 17.01.2004: Real Valladolid 0 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Real Valladolid
Real Valladolid
0 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Carlos Marchena
34'
Makukula
43'
Descanso
45'
Torres Gómez
52'
Jesús
55'
Mauricio PellegrinoCarlos Marchena
64'
Rubén Baraja
67'
Xisco MuñozJorge López
73'
CiricRicchetti
82'
Francisco RufeteVicente Rodríguez
82'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: José Zorrilla
Aforo: 26.242 espectadores
Ubicación: Valladolid / España 
Inauguración: 20/02/1982

Rival: Real Valladolid

Records vs Real Valladolid

Máximo goleador: Fernando Gómez (9 goles)
Goleador rival: Vaquero (4 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (22.03.1964)
Mayor derrota: 0 - 4 (30.09.1956)
Más repetido: 1-1 (12 veces)

Crónica

Un punto y a esperar un nuevo error del Real Madrid. A esta conclusión se puede llegar tras comprobar cómo el Valencia es muy superior al Valladolid –lo supo demostrar sobre todo en el primer tiempo–, pero no encontró en esta ocasión el camino del gol.

Disfrutó de sus ocasiones para haber ganado el partido, pero Bizzarri se esforzó lo justo para impedir que el equipo valenciano sumase su sexto triunfo consecutivo. El reparto de puntos, en realidad, se ajusta más bien a lo que sucedió globalmente en el partido dado que tras el descanso el equipo de Fernando Vázquez se esforzó, puso en aprietos a la meta defendida por Cañizares hasta el punto de que en el minuto 47 neutralizó a Óscar un difícil balón, pero en el 86 salvó sobre la misma línea de gol un espléndido cabezazo del espigado delantero Makukula.

A pesar de todo, el Valencia volvió a dejar claro que se trata de un equipo que defiende bien, trabaja con generosidad y marca goles, aunque en esta ocasión Mista no tuvo la lucidez de otras tardes. Se trata de una máquina perfectamente engrasada, sin fisuras ni desaliento. Se pone en marcha, funciona a su ritmo y cuando menos lo espera el rival le da el toque de gracia, pero anoche este planteamiento se vino abajo en su tramo final, es decir por falta de fluidez rematadora.

El Valencia ya en el primer tiempo había dado sobradas muestras de ser superior. Manejó bien el desarrollo del juego y tuvo más capacidad ofensiva que un rival que albergaba todas sus esperanzas en el contragolpe y en especial en el sorprendente Makukula, capaz de acciones dignas del aplauso y de errorres propios de un principiante. Mientras el Valencia desarrollaba un juego basado en el esfuerzo colectivo, el Valladolid esperaba el momento del contragolpe para acercarse al área de Cañizares, que apenas tuvo oportunidad de participar. El mejor disparo lo ensayó Makukula, en el minuto 22, pero el balón salió junto a uno de los postes.

El esfuerzo colectivo del combinado que dirige Rafa Benítez encontró en este tiempo la positiva actitud de Vicente, que asumió todas las responsabilidades en el juego ofensivo y fue quien más inquietó, el que mejor supo cruzar el campo con el balón controlado. Y si se cruzaba el campo era debido a su capacidad de sacrificio para estar en la propia área en los contados momentos en los que hizo falta. Angulo y Mista le supieron acompañar en esta faceta del juego, provocando inquietud e inseguridad en los defensas vallisoletanos. El Valencia dio muestras, en función de su mejor manejo del balón y calidad individual, de que podía marcar en cualquier momento, y oportunidades tuvo para ello cuando primero Ayala y después Vicente tuvieron su momento en el inicio del partido, para ser en el tramo final de esta primera fase cuando Baraja desde fuera del área ensayó el disparo en dos ocasiones, sin que el balón acabara en la red.

La lluvia que empezó a caer durante el descanso tuvo un desarrollo desigual en el transcurrir de este segundo periodo del partido. El coraje y la voluntad con la que se comportó el Valladolid sirvió para contrarrestar la superioridad que hasta entonces había manifestado el equipo valenciano. Pese a todo, se siguió transmitiendo a los espectadores el desarrollado concepto de equipo que se posee. No jugó Aimar y tal vez se perdió frescura creativa, pero al final se consiguió un resultado que aunque no era el esperado, dado que se venía a por la victoria, al menos sirve para mantener todas las esperanzas de seguir figurando en lo más alto de la clasificación.

Es el primer error, si así se quiere interpretar, que el Valencia comete de cara al marcador en las últimas seis jornadas. Sin embargo, también hay que comprender que es difícil mantener un alto poder de concentración con el enorme desgaste físico y psíquico que supone disputar tantos encuentros en muy poco tiempo. Además de la lluvia y el amor propio que sacaron los jugadores del Valladolid, al Valencia también le influyó de forma negativa, en el tramo final del encuentro, el choque entre Jesús y Baraja, que dejó a éste muy tocado de cara a su propio público. A partir de ese instante, minuto 54, fue protestado e insultado cada vez que intervino.