Ficha de partido: 10.04.2005: Valencia CF 2 - 2 Málaga CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 2
Málaga CF
Málaga CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Fernando Sanz
7'
Marco Di Vaio
19'
Marcelo Romero
20'
Miguel Ángel AnguloFrancisco Rufete
28'
Momo Sissoko
32'
Baiano
34'
Marco Di Vaio
44'
Descanso
45'
Miguel Ángel
48'
Xisco MuñozMarco Di Vaio
58'
AmorosoFernando Sanz
65'
Rafael Santacruz
75'
Emiliano MorettiPablo Aimar
76'
ManuJuan Rodríguez
76'
ToteValcarce
80'
Tote
92'
Duda
94'
Final del partido
95'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Málaga CF

Records vs Málaga CF

Máximo goleador: Waldo Machado (6 goles)
Goleador rival: Toto (3 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (31.01.2004)
Mayor derrota: 0 - 4 (24.11.2012)
Más repetido: 1-0 (12 veces)

Crónica

El Valencia jugó con fuego y se quemó. Cañizares cometió un fallo imperdonable en la última acción del partido -en el tiempo de descuento-, cuando se le escapó de las manos un balón que Duda disparó desde muy lejos y que condenó al equipo de Antonio López a un empate que sirve para poco en su lucha por entrar en la Champions. Pero, además del tremendo error del portero, al Valencia le hundió ayer su falta de fútbol y la escasez de claras oportunidades de gol. Porque el encuentro de ayer, sin duda, fue el peor desde que López llegó al banquillo. Fue tan aburrido, que lo mejor de la primera mitad fue el resultado. Porque, pese a los tres goles, el juego fue lastimoso. El Valencia no estuvo fino. Nada fino. Su fútbol careció de muchas cosas que, sin lugar a dudas, la aportan los ausentes. Baraja, Albelda y Vicente, principalmente. Ayer, el equipo careció de presión, fútbol y desborde. Sin embargo, pese a que el partido de los de López fue de los más flojos del técnico cordobés, la superioridad manifiesta ante el rival le permitió marcar dos goles en acciones aisladas e marcharse al descanso con ventaja.

El italiano Di Vaio, al que López ha recuperado para la causa, volvió a ver puerta. Si en Zaragoza tuvo hasta cinco ocasiones claras para marcar, y no estuvo acertado, el entrenador volvió a depositar la confianza en un jugador que tiene en el desmarque su principal cualidad. Ayer, Di Vaio explotó toda su velocidad e inteligencia en este tipo de acciones para marcar dos goles. Pese a estar cuestionado durante algunas fases de la temporada, y que le buscaron recambio de cara al año que viene, el delantero italiano ha demostrado que es válido para el proyecto. Por su parte, el Málaga fue una decepción. Como si de un equipo de la parte baja de la tabla se tratara, el conjunto de Antonio Tapia se metió atrás, en la cueva, y dejó toda la iniciativa al rival -en la segunda parte ya metería a todos los delanteros en el campo en busca de la igualada-. Es cierto que ejerció una buena presión en la media, motivada porque acumulaba un hombre más que el contrario en esa parcela, pero su imagen fue la de un equipo temeroso. Aprovechó su ocasión, en una jugada que culminó Baiano, y se volvió a atrincherar atrás.

Aunque el Málaga no apretaba, el Valencia tampoco se mostraba todo lo solvente que en los últimos partidos. En la segunda mitad, el partido estaba para el equipo que quisiera ganarlo. Era una cuestión de resultado. Porque el fútbol no se veía por ningún lado. Ausencia de elaboración y una larga lista de imprecisiones marcaban el desarrollo del choque. Bajo este tedioso panorama, López y Tapia trataron de mover el banquillo en busca de la solución a los respectivos males. Pero ni por esas. El Valencia no podía sentenciar el partido, marcando un tercer tanto decisivo, mientras que el Málaga se acercaba con peligro a las inmediaciones del área de Cañizares dando un par de sustos. El Valencia jugaba con fuego y se quemó. Porque, en el tramo final, estaba colgado del larguero. Y en una acción desafortunada de Cañizares, la última del partido, lo pagó muy caro.