Ficha de partido: 13.06.1995: Albacete Balompié 1 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Albacete B.
Albacete B.
1 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Tomás
21'
Roberto FernándezAsist: Gaizka Mendieta
28'
Bjelica
29'
Lubo Penev
34'
Descanso
45'
Sala
45'
FonsecaCoco
46'
Juan Carlos Rodríguez
63'
DertyciaAndonov
66'
Santi
67'
Lubo PenevAsist: Pedja Mijatovic
72'
Vicente EngongaAntonio Poyatos
76'
Dertycia
78'
Pepe GálvezLubo Penev
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Carlos Belmonte
Aforo: 17.524 espectadores
Ubicación: Albacete (Albacete) 
Inauguración: 09/09/1960

Rival: Albacete B.

Records vs Albacete B.

Máximo goleador: Fernando Gómez (5 goles)
Goleador rival: Zalazar (2 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (10.04.1994)
Mayor derrota: 1 - 3 (05.12.1993)
Más repetido: 1-0 (5 veces)

Crónica

Francisco Roig pudo aflojarse por fin el nudo de la corbata y respirar hondo. En su primer año de mandato, el presidente del Valencia aún puede aspirar a hacer realidad la promesa que le llevó a la poltrona: "Per un Valencia campió". Se lo debe agradecer a la aparición de dos ilustres, Roberto y Penev, que con sus goles devolvieron la lógica a una eliminatoria que la había perdido en su primer encuentro, cuando el Albacete arrancó un empate a uno en Mestalla. El Valencia afrontó en el Carlos Belmonte su examen más duro de la temporada. Y lo superó. Sin exquisiteces, el cuadro levantino es el primero de los finalistas que el próximo día 24 disputarán el título de campeón de España en el Estadio Santiago Bernabéu.

La empresa se presentaba difícil para el Valencia. Todo Albacete se volcó con un equipo que venia de ganar en el Camp Nou y que pretendía hacer realidad un sueño: llegar por primera vez en su historia a una final de Copa. Los antecedentes inmediatos tampoco eran muy halagüeños para los levantinos, ya que salvo el 4-1 ante el Compostela sus últimos resultados no eran nada alentadores. Tanto, que Roig tiró por la calle del medio y echó a un campeón del mundo del banquillo, Carlos Parreira, para poner la patata caliente en manos de un hombre de la casa, José Manuel Rielo.

El partido no prometía. Veintiséis faltas, repartidas a partes iguales, cuatro tarjetas amarillas, ni un sólo remate a portería con intención, continuas pérdidas de balón, más miedo al fracaso que ilusión por el éxito y, en suma, el fútbol, de vacaciones anticipadas. Ese fue el balance de la primera parte. Ante esta triste evidencia cuesta explícarse como uno de los dos equipos, el Valencia, fue capaz de marcar un gol en lo que se apuntó como la única jugada elaborada del primer tiempo, un oasis en medio del desierto. Fue poco antes de cumplirse la media hora.

Mendieta recibió un balón en su banda derecha y, justo antes de alcanzar la línea de fondo, colgó el balón al segundo palo del portal de Molina. Allí apareció la cabeza de veterano Roberto, un privilegiado en esos menesteres, para picar el balón y empezar a despertar bruscamente de su más bello sueño a la hinchada del Belmonte, que acudió en masa para meter a los suyos en la historia, aunque fuera a empujones.

El 0-1 afianzó al Valencia y atolondró al Albacete. Siguiendo el consejo de Roberto en la víspera: "Si jugamos al fútbol, perderemos", el equipo de Rielo se aplicó en defensa, aparcó los juegos florales y sentenció en cuanto se le presentó ocasión. En el minuto 27 de la segunda mitad, una vertiginosa combinación Mendieta-Fernando-Mijatovic-Penev a la contra llevó el 0-2 al marcador. Por orgullo profesional, pero ya sin posibilidades reales, el Albacete apretó las distancias merced al olfato de gol de Dertycia. El 1-2 fue insuficiente para el Albacete, que tiene en la Liga su reválida, y un auténtico bálsamo para el Valencia, que aún puede demostrar que las promesas de campaña no siempre son falsas.