Ficha de partido: 24.10.1990: Valencia CF 1 - 1 AS Roma

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
AS Roma
AS Roma

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Desideri
8'
Piacentini
19'
Roberto Fernández
25'
Carlos Arroyo
37'
Descanso
45'
RizzitelliTempestilli
45'
Rizzitelli
73'
Emilio FenollEloy Olaya
75'
Tomás GonzálezCarlos Arroyo
75'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: AS Roma

Records vs AS Roma

Máximo goleador: Vicente Guillot (1 goles)
Goleador rival: Totti (5 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (25.04.1963)
Mayor derrota: 0 - 3 (26.02.2003)
Más repetido: 0-1 (3 veces)

Crónica

Más de tres cuartos de entrada en el Luis Casanova lo cual supuso unas treinta y cinco mil almas se dieran cita en el estadio valencianista. Unos dos mil tifosi pacíficos en la grada. Sé guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del padre del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar. Luis Suárez presenció el envite desde el palco. La recaudación final ascendió a 35 millones de pesetas. Actuaron como capitanes Arias y Giannini. El público lanzó numerosos objets al terreno de juegoo cuando se retiró el árbitro.

Arbitró el colegiado alemán Kirschen.Se equivocó de medio a medio al anular un gol de Penev en el minuto 21 porque consideró que el búlgaro se encontraba en fuera de juego cuando a nuestro juicio no lo fue. En el minuto 63 se volvió a repetir la historia anulando un tanto de Eloy también por "offside". Se le reclamó un penalty clarísimo a Penev en el minuto 39, obra de Berto. Mostró tarjetas amarillas a Desideri, a Piacentini y a Arroyo.

Goles: 1-2, minuto 25. Penev se hace con un balón, lo controla y centra. El esférico cae prácticamente a los pies de Roberto que sólo tiene que empujarlo al fondo de las mallas. 1-1, minuto 73. Voller centra un balón a Rizzitelli, éste se lo lleva a trompicones y aprovechando que Quique y Giner se estorbaron al saltar y la posterior salida de Ochotorena, marca.

Kirschen. Árbitro. Alemán. Difícil de olvidar por mucho tiempo para los valencianistas. Roma. Una legión más que bruta a las órdenes, tras el descanso, de un "regista" de lujo, el "César" Giannini, internacionalísimo de la "squadra azurra". Entre uno, el de negro, y los demás, los romanos, amargaron la noche al euro-Valencia que, de verdad y sin pasiones, mereció liquidar este primer acto con dos goles de ventaja.

Los marcÓ, pero se los anularon. Eso, sin contar un par de acciones dudosillas en el área de Zinetti. Es injusto el 1-1, para muchos seguidores blancos, un atraco a mano armada. Hacía tiempo que no veíamos un arbitraje como este en competición europea. Ahora, dentro de dos semanas en el Olímpico, hará falta poco menos que un milagro, aunque el equipo de Espárrago demostró que no es inferior a tan encopetado rival.

En justa reciprocidad, el Valencia debería tener un arbitraje allí del mismo estilo que la Roma lo tuvo aquí. Nos tememos que no será ese el caso. El primer tiempo fue estupendo por parte de los blancos, que merecieron liquidarlo al menos con un 2-0. A Penev, que mantuvo una lucha de auténtico gladiador con el moreno Aldair (hubo momentos en que sólo les faltó red y tridente) le anularon un gol como una casa, por supuesto fuera de juego que no existió.

Berthold, un paisano de Kirschen, derribó al búlgaro: fue penalty, pero no se pitó. Roberto, ocho años después, marcó un eurogol para el Valencia y el Luis Casanova se vino abajo como aquella noche del 29 de septiembré de 1982 cuando el de Betxí batió al meta del Manchester United, en partido que acabó con triunfo ché, 2-1. Solsona, cerebro hoy en los despachos del Español, hizo el segundo.

Ayer, sin embargo, no pudieron ganar los de casa, que en la segunda mitad se vieron sorprendidos por una maniobra de banquillo italiana. Bianchi, el entrenador romano, espabiló a Giannini y le puso cerca a Rizzitelli. Entre los dos cambiaron las tornas y dejaron patente que además de especular como los ángeles, como cualquier equipo del "calcio", saben jugar al fútbol. La recompensa fue el gol del tal Rizzitelli, en el minuto 73, fatídico él, pues también el sábado en Atocha encajaron los valencianistas la diana en ese minuto.

La Roma jugó mejor entonces y el Valencia acabó pagando el generoso desgaste dísico de la primera mitad. El árbitro, a todo esto, le había vuelto a robar la cartera a los de casa, en el 64, cuando anuló otro gol, de Eloy en esta ocasión, que las cámaras del Canal-9, y no por valencianas, demostraron repetidamente que era legal. Fue el principio del fin, de un empate que nada bueno augura pensando en el 7-N, en Roma, en la Roma de local y en un árbitro que, seguro, segurísimo, no será como el de ayer. Será justo, que es de lo que en definitiva se trata. Encajar un gol en casa en un eurotorneo es casi pecado mortal. El Valencia puede ir confesándose. Y que Dios reparta suerte. La que entre unas cosas y otras le negaron ayer.

Si uno hace caso de la estadística, resultará que al Valencia le "tocaba" empatar, por aquello de que el Barcelona había comenzado la jornada europea venciendo en Islandia, la Real podía cón el Partizán, el Realísimo atomizaba a los tiroleses y el Sevilla cedía un increíble 3-1 en Moscú, cuando parecía tener la igualada en el bolsillo. No había empate español... y tuvo que llegar en un Luis Casanova que empezó frotándose las manos y acabó haciendo cábalas sobre el futuro de su equipo en la presente edición de la Copa de la UEFA. Un empate malo, malísimo, por lo que complica las cosas y por cómo llegó. La Roma se llevó una tajada que no mereció. Pero eso ya importa bien poco.